JARDIN-PARISI

Es inaudito que cualquier fresco
se postule a la presidencia de la
República, pero la cosa adquiere
tintes peligrosos cuando se intenta
mezclar en este desvergonzado
empeño, a la religión.

Por Juan del Garrote

Franco Parisi, por decir lo menos, es un “despreocupado” por la moralidad mínima en su conducta comercial, un personaje oscuro al que no se le debería dar ninguna importancia.

Sin embargo es promovido cínicamente por El Mercucho, tras que descubrió una nueva arista en sus negociados políticos, al incorporar a un sector pequeño de las iglesias evangélicas poco serias a una postulación presidencial, ideada en principio para cobrar la suma que el Servicio Electoral devuelve por sus gastos de campaña a los candidatos, una suma por voto obtenido. 

    

Un sector de audaces, especialmente en Brasil y Colombia, descubrió que ninguna ley les impide declararse predicadores y lo transformaron en un negocio. El carioca Ediar Macedo, que comenzó predicando en las calles y que pronto descubrió la posibilidad de vender supuestos milagros, fue el creador en 1977 de la Iglesia Universal del Reino de Dios. A poco andar consolidó un conglomerado con su sobrino Marcelo Crivella, alcalde de Río de Janeiro, abogando por el triunfo de la fe sobre el demonio, en realidad el éxito de un grupo de estafadores profesionales que han reunido millones de dólares convenciendo a los pobres de despojarse de sus pocos bienes y lavando dinero del narcotráfico y la corrupción de su gente ubicada en cargos públicos de elección popular.

Este culto está presente en más de 200 países, entre ellos Chile. En Brasil, son dueños del segundo grupo de medios más importante gracias a TV Record, que compite en audiencia con la TV Globo, un diario de distribución gratuita, Folha Universal, con una circulación de más de 2,5 millones de ejemplares, un portal de noticias en internet (R7), una editorial, una impresora, transportes aéreos, compañías comerciales e industriales y un ejército mercenario bautizado Gladiadores del Altar, todo bajo la cobertura de un partido político propio que cuenta con dos ministros, 17 diputados nacionales, un senador y representación en las cámaras legislativas provinciales y municipales de casi todo el país.

Macedo, vive en una mansión de cuatro pisos y en su sanitario hay una bañera para seis personas. Este grupo, a quien Lula cometió el craso error de hacer concesiones, jugó un papel preponderante en el golpe de Estado constitucional contra Dilma Rousseff.

Algo así abrió el apetito de Parisi, a quien estimula y bendice El Mercucho en forma descarada, tal vez como una manera de evitar que el Piraña salga con una larga cola en noviembre, pues es un hecho que las falsas encuestas que nos agobian indican que su apoyo es menguante.

Parisi fue acusado y denunciado judicialmente por sus fraudes educacionales con establecimientos como Escuela Sin Fronteras, que supuestamente daba clases por internet, donde una de las víctimas fue el ex futbolista Marcelo Toby Vega.

También hace algunos años, el 2013, la jueza Sonia Rojas Valdebenito condenó a Franco Parisi, Antonino Parisi y Antonio Parisi Sepúlveda, hermanos y padre respectivamente, a pagar al Club de La República y a la sociedad Palermo Multimedia la suma de $792.302.047, a raíz de la negligente gestión de los colegios La Fontaine y Las Américas, donde dejaron rentas impagas, deudas previsionales y laborales, que pagó el Club, propietario principal de ambos establecimientos.

Ahora Franco, de la educación pasó a la fe y dijo:"Queremos tantas cosas, pero no lo podemos hacer solos: lo queremos hacer primero pensando en Dios, que nos ayude", lo que suscitó el aplauso mercurial.

Parisi, al estilo brasileño, trabaja en el canal de Televisión Nacional Evangélica (TNE), un nombre engañoso para un medio por cable, propiedad de dirigentes de la iglesia Unidos en la Fe, cuyo presidente es Danny Molina, pastor a su vez del templo Generación de Adoradores.

Este alega que "lo que Unidos en la Fe busca es establecer una plataforma política, del mundo evangélico y católico, incluso algunos ateos que creen en la vida y en algunos valores que hoy se están perdiendo a nivel familiar en todos los sentidos de la sociedad. Es un partido que nace desde la fe cristiana, pero busca ser una plataforma política para la gente que cree en los valores para construir sociedad".

Molina además se reconoce como "el pastor" de Franco Parisi, quien hace unos meses señaló en La Tercera que a pesar de que "no soy evangélico, creo en Dios". O sea es ateo y seguidor de San Tandeo.

No hay duda que todo es muy raro, especialmente el apoyo publicitario de la derecha, ya que hay en esta aventura quienes tratan de aserrucharle el piso a la jerarquía católica.

Dígase lo que se diga, es un guiso que huele mal. Lo peor es que la patudez y el engaño burdo se están usando como herramientas publicitarias válidas en la campaña electoral.

Así vemos al Piraña declarando a su señora, la Cecilia Morel, cuyos pulmones están vírgenes, como experta en pensiones; a la Ena von Baer como experta en honestidad gubernamental: y al ex contralor Ramiro Mendoza, feroz antisindicalista, como su interlocutor con los trabajadores.

Realmente es penoso decirlo, pero  la patudez está desatada.

ClariNet