Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

JARDINN-POKEMON

Pese a que millones de chiflados
andan locos con este nuevo juego,
la verdad es que se trata de un
descarado intento por controlar no
las mentes, pero sí saber el
paradero exacto de una
persona “de interés”.

Por Juan del Garrote

Y no lo afirmamos nosotros. El Ejército israelí lo prohibió alegando que pone en riesgo la seguridad física de sus soldados; en Irán lo pusieron fuera de la ley de plano; y los clérigos feudales de la Arabia saudita amenazan con las penas del infierno musulmán y el cristiano a quienes siquiera lo mencionen.

Para sus creadores, el llamado Pokémon Go es un éxito en todo el mundo.

Para las policías, es algo muy discutible y por eso Carabineros entregó una guía con recomendaciones para evitar accidentes o robos a los idiotas embelesados por esta estupidez, que se desplazan por las calles en busca de encontrar criaturas pokémon.

El videojuego, según sus creadores, es de realidad aumentada y fue diseñado por la rarita empresa Niantic. La trampita está en que usa el mapa de las ciudades como plataforma para que los jugadores caminen  por las calles, lo que a su vez permite al Gran Hermano saber donde están en cada momento.

Es un dato riesgoso y hasta para lo pacos "es mejor ser un maestro en prevención y después un maestro pokémon". Alertan por ejemplo, que el uso de teléfonos móviles en la vía pública ayuda a que se los roben, especialmente en esquinas poco concurridas, alejadas y sin iluminación. Ya se sabe que en Estados Unidos la policía descubrió bandas de asaltantes que se dirigían a los tontones en puntos marcados en el mapa del videojuego, donde podían dejarlos en paños menores.

Carabineros también reiteró su preocupación respecto a los parámetros de geolocalización de los usuarios y recomienda no informar públicamente los momentos en que se abandona la casa, ya que podría entregarle oportunidades a los cacos para ingresar a viviendas desocupadas.

A su vez, el Consejo para la Transparencia nacional alertó sobre la información que almacena el juego. En el caso de datos personales, el videojuego pide acceder o crear una cuenta mediante el correo electrónico de Google-Gmail. Además, la aplicación cuenta con permisos para almacenar los datos sobre la dirección IP de los teléfonos y el sistema operativo con que funcionan, iOS o Android. También es capaz de establecer el modelo del teléfono inteligente en el que está instalada la aplicación.

Respecto a la geolocalización, el Consejo para la Transparencia destaca que "no solo accede a tu ubicación (mediante red y GPS), sino que la almacena sin precisar que uso hará de ella". Este es un punto fundamental en el desarrollo del videojuego, ya que Pokémon Go requiere que los jugadores caminen por las calles y ver su ubicación para ofrecerles diversas experiencias como son los gimnasios y las pokeparadas.

Para la gente cuerda, el juego es un sistema de espionaje que realmente puede ser usado como herramienta de control en el futuro. Es un experimento mundial, para saber si se puede controlar a las masas y en especial a ciertos sectores de la sociedad, especialmente a la gente antisistema, sin necesidad de que jueguen, basta y sobra que tengan un vecino que sí lo haga, para encubrir esta vigilancia personal, tan poco sutil, para lo que basta el uso de algunos otros ingenios electrónicos.

Además de tenernos cortitos, las compañías se frotan las manos vendiendo teléfonos con GPS y planes de internet. Por eso, ojo con el pokemoneo, porque es demasiado obvio lo que se intenta y ya estamos curados de espanto como para que nos tilden de paranoicos.

ClariNet