SALMONOPOLY8

John Fredriksen, conocido
en el mundo empresarial
como “El gran Lobo”, es el
multimillonario noruego detrás
de la empresa Marine Harvest,
con fuertes inversiones en
Noruega, Chile y en
otros lugares costeros.

En este documental, realizado en ambos países por los periodistas Wilfried Huismann y Arno Schumann , se exhiben las prácticas del cultivo de esta especie y sus devastadoras consecuencias, en especial en Chile, en el medio ambiente marino.

Las jaulas para el cultivo de salmón, además de constituir un ejemplo palmario de maltrato animal debido a sus condiciones de crianza y engorde, han afectado a todo su entorno por el uso indiscriminado de antibióticos y sustancias químicas.

El desastre ambiental producido por Marine Harvest está acompañado por un descalabro social en el sur de Chile.

Al tratarse de una industria no sustentable, que desafía de manera insistente y brutal a la naturaleza, ha sido golpeada por virus y otras infecciones, que han mermado en no pocas ocasiones su producción.

Durante estos episodios, Marine Harvest ha despedido a gran parte de sus trabajadores creando recurrentes crisis laborales en todo el sector. Todo, bajo la débil legislación chilena, que por un lado permite prácticas de producción y uso de antibióticos no toleradas en Noruega, junto con normas de mínima o nula protección al trabajador.

El documental, realizado sobre la base de numerosas entrevistas, exhibe una realidad no expuesta por la prensa chilena diaria.

En todos los testimonios y relatos, hay dos que son impresionantes. Uno de los momentos más impactantes del documental es la entrevista a Maren Esmark, dirigente de WWF en Noruega, organización ambientalista internacional con la que John Friedriksen se alió, a cambio de fuertes apoyos financieros (100.000 Euros al año), implementando parte del plan que pretende presentar a Marine Harvest como empresa ‘verde’ y sustentable, ocultando sus sistemáticos crímenes, contra trabajadores, pobladores y entornos naturales.

El otro momento es en el mercado de Puerto Montt. Un recorrido con las cámaras nos permite ver la venta de salmones  a un precio ridículamente bajo. Sin fiscalización y a vista y paciencia de los incautos consumidores, los reporteros descubren que muy posiblemente se trata de peces muertos por enfermedades.

VEA EL VIDEO EN:

 

http://www.politika.cl/2019/01/08/salmonopoly-la-fiebre-del-salmon/