DINERO-AFP

Hemos denunciado que un
gerente general, el señor
Vildósola de la AFP Capital,
recibe casi $400 millones al
año de su empleador. Y que
ese dinero se paga con
nuestras cotizaciones.

Hemos denunciado que el señor Rodríguez, de AFP Habitat, recibe casi $500 millones al año por el mismo cargo que Vildósola. Y, nuevamente, eso con el dinero de nuestras cotizaciones.

Lo que explicaremos a continuación es simple.

Es altamente probable que estos ejecutivos y otros tengan un buen ahorro. Al menos podemos decir con claridad lo que un chileno promedio podría ahorrar con esos montos. O incluso un chileno no promedio, un chileno del 5% más rico, podría ahorrar muy bien, aunque gaste bastante, con ese ingreso. Pues bien, la pregunta que hacemos es simple. No es legal, ni siquiera es ética. Es práctica.

Si estos señores administran fondos de inversión, promueven fondos de inversión, toman decisiones que señalan que son la mejor inversión para nosotros; asumimos que ellos mismos invierten sus ahorros en instrumentos idénticos, en el Ahorro Previsional Voluntario, por ejemplo; o en los mismos fondos de inversión donde invierten nuestro dinero con presunto talento y supuesta responsabilidad.

Los indicios que manejamos conducen en direcciones distintas a la respuesta que como afiliados a las AFP nos tranquilizarían, pero está la opción de que respondan ellos mismos. Y les permitimos hacerlo. De momento, aclaramos algunos puntos no menores para comprender los fundamentos de este emplazamiento que hoy realizamos.

Somos muchos quienes hemos sumado fuerzas contra el sistema de AFP.

Pero desde la denuncia que realizamos a la fiesta en el Caribe de AFP Capital, hemos hecho un ejercicio muy sencillo y distinto a la crítica política o social: utilizar los mismos fundamentos del sistema para demostrar su inoperancia.

No estamos realizando la crítica ética, que la tenemos. Ni siquiera la crítica política, que también la tenemos. Estamos haciendo algo simple: denunciando que las AFP ni siquiera pasan la prueba de fuego de resistir su propia lógica.

Entiéndase bien, no estamos diciendo que no cumplen sus promesas, pues eso es obvio y no necesita ya ninguna demostración. Estamos diciendo algo tan sencillo como que las mismas AFP saben perfectamente que el sistema que ellos promueven es falso.

Verdad 1: los gastos que realizan no van dirigidos a mejorar la pensión, sino a aumentar las ganancias de la compañía.

El caso es simple. En la fiesta de Playa del Carmen que denunciamos, como también en las de otras AFP en el Caribe o en otros paraísos vacacionales, los invitados no eran los 80 mejores economistas que habían logrado duplicar nuestra rentabilidad en el fondo de pensiones. No, por supuesto. Eran los vendedores que, día a día, salen a captar clientes que están en otras AFP. La Fuerza de Ventas no produce ningún beneficio al afiliado, su trabajo renta a la compañía. Los premios no se dan para mejorar el sistema, solo para aumentar las ganancias.

Verdad 2: el precio del servicio no tiene ninguna relación con la calidad del mismo.

La rentabilidad de las distintas AFP es casi idéntica en cada fondo. Es bastante notorio que ninguna marca la diferencia. El siguiente cuadro es solo un ejemplo (de hecho, es el primer cuadro si se busca la rentabilidad en la Superintendencia de Pensiones, si usted desea ver el detalle, hágalo en https://www.spensiones.cl/safpstats/stats/rentabilidad/getRentab.php?tiprent=FP)

Verdad 3: los ejecutivos saben que su sistema no es un buen mecanismo de inversión. El sistema es suficientemente ineficiente como para que los ejecutivos de las compañías no lo usen como medio de inversión.

Si el sistema de AFP fuera excelente gracias al enorme gasto administrativo que se realiza(ría) en modelos matemáticos predictivos de las acciones de la bolsa, si fuera un robusto aparato de economistas de nivel mundial capaces de detectar las mejores combinaciones de inversión, es decir, si el sistema fuese lo que nos dicen que es, entonces sus propios ejecutivos no dudarían en invertir en el sistema que tan bien conocen.

Pero ¿lo hacen? ¿O invierten en otros fondos? ¿O envían dinero al extranjero? ¿O compran propiedades? Pues bien, los ejecutivos saben que, más allá de contratar algún servicio de inversión en la compañía que trabaja, porque es lo políticamente correcto, el grueso de sus ahorros se va a otros instrumentos de inversión.

Verdad 4: el cálculo de la rentabilidad está basado en un absurdo. La rentabilidad que nos dicen es falsa.

Veamos como referencia el cuadro que está arriba. Es el fondo A el que tiene más ganancias porque tiene más riesgo. Dicho fondo renta alrededor de 6,7% anual, controlando la inflación. Pero ¿cómo se calcula? Se calcula respecto al fondo de pensiones. Pero usted, cuando cotiza, no solo entrega dinero al fondo de pensiones, sino también paga el servicio de administración.

Se lo explicamos mediante un ejemplo. Supongamos que usted se ganó el loto, $100 millones de pesos, digamos. Y compró 2 propiedades. Y paga un servicio de administración de esas propiedades. Supongamos que su administrador le informa que ganará $400 mil pesos al mes y eso le da $4,8 millones al año.

Suena bien. Es una rentabilidad discreta, como 5% al año, pero es parecida a las de las AFP. Pero al llegar fin de año supongamos que el administrador le informa que sus servicios mensuales tienen un costo de $300 mil pesos.

Entonces su rentabilidad bajará al borde del 1%. Usted le dirá que obviamente la rentabilidad que él prometió tenía que considerar los gastos, es decir, tenía que ser sobre el pago que él mismo tendría. De lo contrario, qué sentido tiene su servicio.

Pues bien, la situación es equivalente. Todos los meses nos cobran una serie de cargos en nuestra cotización. Son los gastos administrativos. Pero no los cuentan a la hora de calcular la rentabilidad.

Por Alberto Mayol