HUELLAS-HURACAN8

Las esquirlas del Huracán
comienzan a afectar otras
causas judiciales donde
aparecen como imputados
comuneros mapuche.

Una de ellas es el caso Luchsinger Mackay, que se reinició este lunes después de que la Corte de Apelaciones anulara el fallo que originalmente absolvió a los 11 imputados.


Según Carlos Tenorio, abogado defensor de la familia Luchsinger, “la causa Luchsinger Mackay no tiene ninguna vinculación, ni directa ni indirecta, con lo ocurrido en la ‘Operación Huracán’, que responde a una indagatoria realizada por un grupo dentro de Carabineros”.

Sin embargo, aunque la PDI acaparó gran parte de las evidencias que sustentan la acusación contra la machi Francisca Linconao, Sergio Catrilaf, Juan Tralcal, Aurelio Catrilaf, Eliseo Catrilaf, José Córdova, Sabino Catrilaf, Luis Tralcal, Hernán Catrilaf, José Tralcal y José Peralino, hay al menos una prueba fundamental en la que tomó parte la Inteligencia de Carabineros de la Araucanía.

Se trata, nada menos, que del allanamiento de la casa de la machi Francisca Linconao, elemento central que fundamenta la acusación, en el sentido de que en esa vivienda se habría planificado el asesinato.

Dicha diligencia estuvo al mando del sargento Marco Enrique Gaete Truan, integrante de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada, UIOE, y de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, Dipolcar, de la Araucanía.

El trío compuesto por Patricio Marín Lazo, Leonardo Osses Sandoval y Marcos Gaete Truan conocido en la zona del conflicto mapuche.

Durante años han liderado la labor de inteligencia en la zona, trabajando en diligencias, detenciones y allanamientos. Por lo mismo, sus nombres se repiten en varias causas judiciales en los tribunales de Angol y Temuco.

El Desconcierto identificó, por ejemplo, siete juicios donde los tres funcionarios fueron testigos claves en acusaciones contra 30 personas -todas mapuche- por delitos que van desde el porte de armas hasta la asociación ilícita terrorista.

Todos ellos terminaron absueltos y, en algunos casos, los tribunales acreditaron las irregularidades de las pruebas presentadas por Carabineros.

Gaete, quien se mantiene en funciones en la institución, dirige su propio equipo de diligencias. La defensa de los mapuche en el caso Luchsinger Mackay impugnará cualquier prueba que traiga ese origen, y difícilmente el tribunal no lo acepte.

Línea recta donde la machi

A propósito de las propias declaraciones de Carabineros en el último juicio, así como del fallo de los jueces del Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, se desprenden dos interrogantes respecto del rol de la Dipolcar en el caso Luchsinger Mackay. Ambas se relacionan directamente con la machi Francisca Linconao.

La primera remite a las razones por las cuales un grupo de alrededor de  60 efectivos de Fuerzas Especiales, GOPE y Dipolcar llegaron a las puertas de la casa de la machi la tarde del 4 de enero de 2013, ubicada en la comunidad Pedro Linconao, comuna Padre de las Casas.

El sargento segundo Marco Enrique Gaete Truan fue el encargado de liderar el equipo de rastreo de la ruta de escape de los atacantes que estuvieron la noche del 3 de enero en la Granja Lumahue. Tras el análisis de las huellas de aplastamiento de pasto, huellas plantares y cercos cortados -realizado todo en conjunto con personal de Labocar- llegaron hasta el último registro, ubicada en el cerro Rahue.

Los acusadores -el Ministerio Público, el Ministerio del Interior y la familia Luchsinger- apuntan a que las huellas conducirían hasta la casa de la machi Francisca Linconao.

En realidad, el informe pericial planimétrico N°176-2016, presentado como prueba en el juicio, da cuenta de que la última huella se encontró a exactos 1.100 metros en línea recta de la casa de Francisca Linconao Huircapan.

Gaete, entonces, declaró que entrevistó a diversas personas, quienes le habrían dicho que la noche anterior se escucharon ruidos extraños en la casa de la machi. Sin embargo, Gaete no empadronó a dichos testigos que le dieron la información, la que ni siquiera la mencionó en su informe policial, lo cual impidió que los jueces accedieran a esas declaraciones, que en rigor no existen, y que la defensa interrogara a esos testigos.

El teniente Carlos Ramírez, jefe de Labocar de Temuco, quien también se hizo parte del rastreo de huellas ese día, declaró:

“A otro nivel se decidió proceder al allanamiento de la casa de la machi”. Agregó  que había “dos o tres casas” entre la casa de la machi y la última huella encontrada en el cerro Rahue.

Juana Linconao, hermana de la imputada, declaró hace un mes a El Desconcierto que son cinco casas de la comunidad las que hay entremedio, y que no hay un camino directo entre su vivienda hacia el cerro Rahue.

Los jueces del primer juicio declararon que “no se logró descubrir la razón que motivó la decisión de allanar, precisamente, este domicilio y no otros que estaban más cercanos y dentro de la misma línea recta de mil metros ya descrita”.

Además, “tampoco logran comprender estos Jueces, por qué razón la línea recta de mil metros se trazó justo en dirección hacia la casa de la acusada Linconao y no, por ejemplo, en dirección opuesta o en dirección al sector del Fundo Santa Margarita o hacia el sector Reñico”.

La última frase de los jueces no es gratuita: según pudo constatar este medio, en la carpeta investigativa del caso existen dos testimonios recogidos por la policía que mencionan haber escuchado movimientos desde el cerro Rahue hacia los sectores de Reñico y Santa Margarita. Es decir, en sentido contrario hacia donde está la casa de la machi.

Los carabineros de civil

Ya en la casa, donde se encontraban la machi Francisca Linconao, su hermana Juana y su sobrina, el grupo de oficiales recorrió hasta la última esquina de las cuatro construcciones que son parte del hogar de la machi.

La defensa de Linconao presentó como prueba -y volverá a exponerlo en el juicio actual- un video grabado desde el casco de un carabinero que participó del allanamiento.

En él, se ve cómo la machi Francisca se opuso a la diligencia y discutió con los oficiales. El único que habla con ella es el coronel Pedro Larrondo, quien le dijo que, por orden verbal del juez, tenían autorización para allanar el hogar.

En un momento, se ve cómo personas de civil, con una mochila al hombre, rodean la ruca de la casa, el único lugar que faltaba por allanar. Entonces, el registro muestra a un oficial de civil y con mochila ingresando a la ruca y a otro se para en la puerta.

Juana Linconao se acerca y entonces se escucha una voz que dice: “que no entre, que no entre, soldado, ponte ahí que no entre”.

“Entraron dos, había uno mirando por la ventana de la ruca pa’ afuera, uno adentro y el otro en la puerta. Uno dijo, ‘allá viene, allá viene’. Yo miré pa’ atrás porque no sabía a quién le dijo. ‘Qué es lo que viene’, dije, a lo mejor venían más carabineros, pero no venía nada. Era yo. Di como cuatro, cinco pasos y me atajaron. El carabinero de civil me dice ‘quédate ahí no más’, me paró con la mano. Me quedé así po’, porque yo también me asusto, nunca hemos tenido problemas con carabineros”, aseguró a este medio Juana Linconao sobre dicha secuencia.

Lo siguiente que se ve en el video es que la cámara se acerca a la ruca y registra cómo dentro del lugar se encuentra una mochila, que en su interior tiene un cuaderno azul con números telefónicos, cuchillo, un gorro tipo pasamontaña, un cuchillo y una escopeta hechiza.  La machi fue detenida ese mismo día y formalizada por la tenencia de armas, causa de la que fue sobreseída debido a falta de pruebas.

El hecho de que a Juana Linconao se le haya negado presenciar el allanamiento en la ruca es bastante polémico, pues el Código Procesal Penal, en su artículo 212 (“Procedimiento para el registro”), resguarda el derecho de la persona cuyo hogar es objeto de una diligencia de presenciar cada una de las partes de esta.

Los jueces acreditaron el actuar irregular de la policía debido a esto.

“Esta irregularidad tiene gran importancia para este juicio, pues resulta que todos los elementos incautados aquella tarde, lo fueron desde la ruca, alegando las defensas que existían buenas razones para pensar que tales evidencias hayan sido ‘plantadas’. Lo cierto es que esta ultima conclusión no fue demostrada en juicio, pero no puede desconocerse que la desprolijidad en el trabajo de carabineros y la vulneración selectiva y deliberada de la norma legal ya mencionada impide a este tribunal dar valor probatorio a las evidencias encontradas en tales condiciones”, opinaron los magistrados.

El acta del allanamiento fue firmada por el sargento Marco Gaete Truan junto a un sargento de apellido Galdamez, también miembro de la Dipolcar.

Gaete declaró en el primer juicio que se encontraba vestido de civil ese día, que a la casa de la machi llegaron en camionetas no institucionales y que el presenció, junto a personal del Labocar, la incautación de evidencias que se encontraron ese día. Pero aún se mantienen varias incógnitas respecto a los hechos, como quién y por qué se dio la orden de allanar la casa y qué hicieron los policías de civil en la ruca.

Cuando Todo era Coser y Cantar:

La Complicidad Mediática en la Operación Huracán

oh mediatico-696x391

 

 

La Operación Huracán tuvo cómplices sin cuya colaboración no hubiera alcanzado la dudosa fama que ahora disfruta, y que como siempre, están pasando piola.


Se trata del sistema mediático formal, que prestó su caja de resonancia para legitimar uno de los mayores atropellos a los derechos humanos y a la democracia, desde 1990 al día de hoy.

Para no abundar en detalles, acá van un par de crónicas de El Mercurio y de TVN, cuando todo iba a pedir de boca para la inteligencia policial.

En ellas se puede apreciar cómo se tragaron el sapo de manera acrítica, así como la disposición aquiescente para acoger sin contrate la versión oficial y el nulo chequeo de información, como manda el método periodístico y prescribe la ética profesional.

Nueva unidad de inteligencia que desarrolló la “Operación Huracán” ha detenido a 190 sospechosos de violencia rural

HUACAN1

 

“Llevan varios meses trabajando en silencio y al parecer su trabajo ha sido exitoso hasta ahora. Se trata de la nueva Unidad de Inteligencia Operativa Especial (U.I.O.E.) creada por el general director de Carabineros, Bruno Villalobos, para la denominada macrozona sur que comprende las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos, y que ha abordado de manera especial el conflicto mapuche.

En este trabajo, los efectivos policiales han logrado el arresto de 190 personas por delitos vinculados a la violencia rural que se vive en ese sector del país, en especial en La Araucanía.

La U.I.O.E. -liderada por director nacional de Inteligencia, general Gonzalo Blu- es la misma agrupación policial que llevó a cabo la denominada “Operación Huracán”, que terminó con la cúpula de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y Weichan Auka Mapu (WAM) presos por asociación ilícita terrorista.

Fuentes policiales señalan a Emol que de los 190 detenidos 132 mantenían órdenes de aprehensión vigente por diferentes ilícitos, mientras que el resto fue capturado cuando cometían delitos en forma flagrante.

Tres atentados frustrados Agosto fue complicado para los empresarios camioneros del sur, luego de los atentados que terminaron con 47 máquinas quemadas en Temuco y San José de La Mariquina. Estos ataques gatillaron una serie de críticas a la función de inteligencia en la zona.

Si bien no lograron evitar dichas agresiones, fuentes del caso afirmaron que la U.I.O.E., logró frustrar tres atentados de similares características en la macrozona, los que serían cometidos en los últimos meses.

“La gracia de esta unidad es su trabajo de inteligencia alertando a los carabineros territoriales, y en conjunto han logrado desarticular, detener y adelantarse a los crímenes”, señaló una fuente.

Fuente: Emol

Operación Huracán: Carabineros periciará 30 teléfonos celulares incautados a comuneros y rastrea a posibles financistas

 

HUACAN2

 

 

 

Continúan las diligencias en la macrozona sur (regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos) para encontrar a los comuneros contra quienes hay órdenes de detención por su presunta participación en los ataques incendiarios ocurridos en los últimos meses.

En paralelo, un equipo del Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) se dedicará, de manera exclusiva, a desarrollar una diligencia clave: periciar cerca de treinta equipos telefónicos, entre chips y celulares, que se obtuvieron en los allanamientos.

“Fueron encontrados muchos materiales importantes que nos van a dar cuenta que esa información de inteligencia es efectiva, especialmente celulares y algunos elementos computacionales”, comenta el general inspector Gonzalo Blu, jefe nacional de Inteligencia de la policía uniformada.

El alto jefe policial añadió que “mantenemos interceptaciones telefónicas permanentes de determinadas personas que son blanco de interés para el área de inteligencia”.

En ese sentido, ahora la investigación se amplió para indagar quiénes son los financistas de los ataques incendiarios.

”Seguimos trabajando y va a haber más involucrados. Estamos investigando un tercer grupo y más personas”, añadió en ese sentido el general.

Fuente: Emol

Director nacional de inteligencia tras detención de ocho comuneros: “Esto recién comienza”

 

HUACAN3

 

v

El jefe de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, general Gonzalo Blu, comentó que la detención de los ocho comuneros la jornada del sábado representa el inicio de un proceso investigativo sobre los recientes ataques incendiarios en la zona sur del país.

El uniformador contó que además de estas personas, entre las que está el vocero de la coordinadora Arauco-Malleco, Héctor Llaitul, están tras la pista de otros grupos vinculados a hechos de violencia rural.

“Con la detención de estas ocho personas se ha desbaratado una organización criminal (…) Nosotros vamos a seguir trabajando, tanto de día como de noche, porque esto recién comienza”, dijo a Emol.

Tras la “Operación Huracán” del pasado sábado, tanto Llaitul como los otros siete comuneros fueron formalizados por asociación ilícita de carácter terrorista y dejados en prisión preventiva por los cuatro meses que durará la investigación.

Blu también contó que en lo que va de año 2017 se han registrado otras 167 detenciones de personas relacionadas a delitos de violencia rural, ya sea por ataques a maquinaria agrícola, camiones e iglesias.

Fuente: 24 Horas

Imágenes exclusivas de la “operación Huracán” por dentro

HUACAN4

 

El pasado fin de semana, ocho comuneros mapuches fueron detenidos por su eventual responsabilidad en la serie de ataques incendiarios ocurridos durante el último tiempo en el sur del país.

Cerca de 30 celulares requisados de dirigentes mapuches están siendo revisados por la Fiscalía. En ellos, según Carabineros, se encontraron mensajes sobre incendios y búsqueda de financiamiento.

Tuvimos acceso exclusivo a imágenes de la “Operación Huracán” que terminó con la detención de ocho comuneros, entre ellos el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM). Los capturados fueron formalizados este domingo por asociación ilícita de carácter terrorista.

Fuente: 24 Horas