PEPE-NEGOCIOS

A Pepe no le gusta opinar
sobre temas del extranjero,
pero los grillos de acá y de
allá se comunican y
copuchean de lo lindo sobre
temas como la moral
en los negocios.

Para el insecto, no es misterio que las máquinas financieras no tienen patria ni tampoco ética, solo avaricia. Por eso no le extraña para nada que el heraldo oficial del capitalismo salvaje, el Wall Street Journal, haya revelado que un importante banco de los Estados Unidos compró bonos de la estatal venezolana del crudo, PDVSA.

Según el matutino, Goldman Sachs se echó al bolsillo todos los anuncios sobre una supuesta quiebra económica del gobierno de Caracas e hizo una adquisición de aproximadamente 2.800 millones de dólares en bonos de la petrolera fiscal.

The Wall Street Journal (WSJ), reconoce que el país sudamericano en este momento tiene la mayor reserva de combustible fósil del planeta y por eso es un buen negocio la compra, que vence el 2022, sin importar que el Pato Donald Trump esté muy enojado porque una de sus preocupaciones es cómo derrocar al régimen de Nicolás Maduro, quien, dice el grillo, colabora bastante con sus grandes limitaciones como político y la distancia entre su intelecto y aquel del posiblemente asesinado Hugo Chávez Frías, un militar realmente patriota.

Según cinco operadores allegados a la negociación, informa Pepe, Goldman Sachs pagó unos 865 millones por estos bonos, con un descuento de un 69%.

Un importante funcionario venezolano confirmó esta negociación pero, como es lógico, se negó a entrar en detalles. La noticia causó un patatus entre los dirigentes opositores que siguen sacando gente a las calles y, se sospecha, poniéndolos en riesgo vital para tener con sus muertes la posibilidad de darle credibilidad a sus denuncias sobre una sanguinaria dictadura.

La verdad para el insecto, es que Goldman Sachs no negoció la transacción con el régimen sino que compró los bonos a través de un corredor sin nombre, según el testimonio de tres de las personas familiarizadas con la venta. Se supone que Goldman está apostando a que un cambio en el gobierno podría más que duplicar el valor de la deuda, que negocia a tasas muy rebajadas debido a los miedos crónicos a un no pago.

Lo que consideran en otro caso una traición del banco estadounidense, lo compartió la mentirosa y reaccionaria cadena CNN, que alegó que “no tiene confirmación independiente de esta información y ha buscado la reacción de Goldman Sachs y aquella de parte del gobierno”, aunque sin especificar de cual, el de la Casa Blanca o el caraqueño.

En este escenario y en forma ridícula, la oposición reaccionó pidiendo explicaciones a la administración de Maduro y diciendo que una vez que gane las elecciones, anulará todo.

Realmente risible, dice el grillo, si no fuera por las muertes de una treintena de personas de ambos espectros, en aras de las ansias de ejercer el poder de un puñado de corruptos, apoyados por la CIA y su maquinaria propagandística, la infernal cosechadora mediática de corrupción y homicidios.

ClariNet