PEPE-FAMIGLIA

El insecto se carcajea y dice:
Nadie puede negarle sus logros
al Piraña, como el cambiar esa
frase, la familia que reza unida
permanece unida, que para él
es: La que roba unida,
siempre sigue así.

Comenta que en el escándalo de su colusión con las pesqueras peruanas a costa del mar chileno, hizo que su hijo mayor diera la cara para pasar él colado e insistir en que es un angelito de las finanzas que nunca se ha manchado las manos con platas sucias, cuando la verdad es que se ha revolcado en estas y sin traje de baño, se burla el grillo.

Desde abril, los tiras de la Brigada del Cibercrimen de Investigaciones, hicieron un peritaje a los correos electrónicos de la tramposa empresa Bancard, especialmente a los de su gerente, Nicolás Noguera, cuyas oficinas se ubican en las oficinas de Apoquindo 3000. El citado Noguera entregó un disco duro con variados secretillos ventilados entre los años 2010 al 2014.

Ahí, salió al baile la pesquera de alta mar del vecino país, Exalmar, la gran beneficiada con el fallo de La Haya en el diferendo oceánico de ambas naciones, y de paso aparecieron comunicaciones vinculadas a las gestiones que la misma empresa realizó con la firma minera Dominga.

En los correos se buscó a un hijo de Sebastián Piñera Echenique, Sebastián Piñera Morel y aquellos conocedores de las compañías Exalmar, Pesquera, Perú, Acciones Perú y a las etiquetas correspondientes a los temas Litigio y La Haya. A su vez, para lo vinculado a la minera Dominga, los tirifilos se enfocaron en las palabras de búsqueda: Andes Iron, Dominga, Barrancones, Wagner, Solminihac, Délano, Délano (Carlos Alberto) y Larraín Vial.

Entre los resultados más relevantes de la diligencia, aparecen 160 menciones a Piñera Morel y ninguna respecto al viejo Piraña, flor de papá que le echa la culpa al primogénito. El 30 de enero pasado, el niñito señaló a los fiscales que él se vinculó a Bancard solo hasta marzo de 2011, fecha en la que viajó a cursar un posgrado en la Universidad de Stanford, en California. También dijo que participó “un par de veces” en las reuniones trimestrales de Bancard, y que fue informado “por error” mediante un correo donde el analista Cristóbal Silva (asesor de Bancard) le copuchaba a Noguera que se avecinaba la oferta pública inicial de acciones de Exalmar.

La fiscalía consultó por esta situación al abogado Juan Domingo Acosta, representante de otro de los involucrados, Bancorp, quien respondió en un escrito al fiscal Manuel Guerra, que cuando el hijo del Piraña viajó a California su cuenta de correo electrónico y sus respaldos fueron borrados.

La investigación a Piñera y su familia fue solicitada por el diputado del PC, Hugo Gutiérrez, que los acusa de negociación incompatible y uso de información privilegiada en las inversiones que la administradora Bancorp realizó en Exalmar, cuando el personaje era presidente y Chile litigaba por la frontera marítima con Perú en La Haya, tribunal que concedió a Lima un nuevo límite en aguas profundas, alejadas del borde costero.

Posteriormente, cuenta Pepe, el barbón diputado amplió esa querella a las gestiones que el Piraña realizó para que Barrancones desistiera de trabajar en el norte de Chile, en el momento en que salió a la luz pública que la sucesora de Barrancones, minera Dominga, cuenta entre sus dueños a esta familia que estafa unida.

Según informó el fiscal Guerra las indagaciones siguen su curso y a raíz de ello otra vez, indica el insecto, se unieron a esta frenética danza de la corrupción, el ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner, Cecilia Morel y Magdalena Piñera.

En tanto, se comprobó que bajo el título IPO Exalmar, el analista Silva, explicó en octubre de 2010 los diversos aspectos del trato con la peruana Exalmar, donde el astro es el Piraña Morel.

“La acción no me gusta por fundamentos: negocio muy estacional con altos requerimientos de capital de trabajo expuesto a cambios en regulaciones del sector y al fenómeno del Niño (ocurre cada 10 años. El último fue en el 2002, donde la captura de Perú cayó 80%)”, señaló Silva. “Exalmar compra un 45% del pescado que procesa a terceros o vikings (pequeños pescadores que no poseen planta de procesamiento). El nuevo sistema de cuotas, ITQ, ha aumentado el poder de negociación de los vikings presionando los márgenes de Exalmar. Esto se refleja en el precio creciente de las cuotas que se han transado en el mercado”.

Silva señala también, que “si valoramos la empresa multiplicando el precio promedio de las últimas transacciones de cuotas del mercado que ocurrieron durante el 2010 por el número de cuotas de Exalmar, el valor de la empresa estaría en línea con el valor propuesto con un 10%-15% de retorno”.

En su declaración, que también está incluida en la carpeta de la Fiscalía, Piraña hijo, asegura que ese correo le llegó por equivocación del analista a cargo del tema, y que fue el único recibido por él sobre la posible inversión, algo que no le cree nadie, dado que en último caso era el mejor y más expedito medio para comunicarse con su padre sin involucrarlo directamente.

Además, Piraña Morel, indica el bichito, agregó que “en lo relativo a Exalmar, puedo decir que no tuve ninguna participación en dicha inversión ni en ninguna de las etapas del proceso, ni en el análisis, decisión de compra, ni en el seguimiento, y tampoco en ningún activo de ese tipo, ya que no era parte de mi rol dentro de la empresa. Mi rol era ver inversiones en fondos de inversión administrados por terceros”.

Para Pepe esto debe ser verdad porque todo el asunto siempre estuvo en manos del Piraña viejo. Los demás son fantasías, grita el grillo mientras vuela a otros árboles lejanos.

ClariNet