PEPE-POBRERIO

El insecto se pasea
para allá y para acá.

Medita sobre lo que pareciera un pacto anti-natura – pero que no lo es --, y que une a los nuevos ricos del PDC y el PPD especialmente con los menos obtusos de Renovación Nacional y una parte de la UDI que para evitar que los rochen, sepultan sus maniobras en el falso fragor de la chata polémica diaria y de un periodismo que sabemos  mercenario, ignorante y sin capacidad de análisis, esperando que pasen  desapercibidas. 

No lo digo yo, dice Pepe, es parte del despelote en la DC, donde hay mucha gente que no sabe hacia donde tirar. “Ni uno ni otro sector debe conversar respecto del programa ni comprometerse a definir un programa con otro sector o candidato", afirma al respecto el ex ministro del Interior Belisario Velasco, quien es un "chascón”, que se identifica con el ala más de izquierda de la DC.

Velasco , sin embargo, informa el grillo, no ha conversado con el senador independiente Alejandro Guillier. Velasco, asegura que él no fue parte de las conversaciones con el parlamentario, pero, ante las críticas de otros dirigentes de la colectividad en contra de su sector, asegura que "ha habido dos varas para medir este tipo de situaciones".

Según el insecto, así alude al silencio que reciben las movidas de Gutenberg  Martínez, "el más conservador del partido" El ex diputado Martínez, una momia del sector "guatón", conversa “periódicamente con sectores de la centroderecha”.

Para Pepe, un intento desesperado por encontrar a alguien que pueda reemplazar a lo que queda de la candidatura a La Moneda del Sebas Piraña, un pato cojo a la deriva en un río de aguas turbulentas y revueltas. Choche Burgos insiste en Ricardo Lagos, pero el caudal electoral del lacustre fulano, desapareció.

También agobia a  la derecha el precio que deberá pagar al democratizarse el sistema electoral. Cierto en la municipal la sacó muy barata por cuenta de la abstención sin embargo si esta baja unos pocos puntos, todo el andamiaje conservador se viene al suelo, afirma el grillo.

El tema de fondo, es que más allá de nombres de candidatos, para Pepe, es posible que aún esté cocinando a fuego lento un clima soterrado de rebelión popular, de cansancio ante un estado de cosas que no daba ni da para más y que puede reventar barriendo con todo, como lo están demostrando los propios sondeos que pagan los grandes millonarios para su consumo interno. 

La clase política lo instuye con pavor, constata el grillo, y ve con el ceño frundido las payasadas del Pato Donald Trump en la Casa Blaca o el derrumbe de la derecha tradicional en Francia.

En casa, está el telón de fondo de lo que ocurre en el corazón y la mente de quienes viven humildemente de su trabajo. 

En ese contexto, la posibilidad de echar atrás las tímidas reformas del gobierno actual no aparece delineada y ni las Marianas ni los Gutes lograr consolidar un arrastre significativo, dice el bichito.

Frente a eso, analiza Pepe, la gran pregunta es: ¿Cuáles serán los índices de abstención? Si son grandes, el momiaje salvará al menos su presencia en el Congreso. Si bajan un 10% ¡que la banda toque lo que sepa!, dice Pepe y se aferra a su violín.

ClariNet