PEPE-BARRIGA

El insecto se ríe a carcajadas
de los maipucinos, especialmente
de los que no fueron a votar en
octubre y ahora tienen que
soportar a una alcaldesa que es
más tonta que un picaporte y que
es nada menos y nada más que la
Barrigona del clan de frescos
valóricos de los Lavín.

Lo notó hasta esa señora que se escapó de la película Los Piratas del Caribe, ilustra el grillo y que dirige una banda de mercenarios muy peligrosos que bajo el nombre de PRI (dicen que son más perversos que sus homónimos mexicanos), doña Alejandra Bravo, y quien le pidió a la Cathy de la Barriga de Lavín hijo (ilustre y desconocido diputado por la zona), reconsiderar los masivos despidos de funcionarios que ha llevado a cabo tras asumir en ese municipio. Ella alega que tiene que conseguir pegas para que su suegro tenga donde pagarles un sueldito a sus matones de Las Condes.

La Ale, que se las da de vocera de la oficina de estafas y colusiones Chile Vamos a Robar, hasta sostuvo una reunión con el sindicato de trabajadores a honorarios, que representa a los 470 funcionarios cuyo contrato no fue renovado por la alcaldesa, quien hasta le dio el sobre azul a los ratones del ayuntamiento, quienes encontraron muy sabroso el papelito.

El bichito cuenta que la Ale, para conservar sus ingresos, declaró con la boca más chueca que el Joaco, que se  siente muy orgullosa de que la Barrigona haya ganado democráticamente en una comuna tan importante y que tiene confianza en su gestión. Pero, afirmó humilde como un ramo de flores de potrero, que se deben "revisar la forma de cómo se desvinculó a estas personas, que no es la adecuada, porque lo que quedó en la opinión pública es que todos tenían  contratos falsos. Eso no es así, no pueden pagar justos por pecadores", algo que indica pues, que al parecer la guillotina le cortó las cabezotas a algunos de sus prientos.

La presidenta de los mercenarios, agrega Pepe, sostuvo que dentro del grupo de despedidos a patadas, se cuentan "mujeres embarazadas, con pre y posnatal, inmigrantes, jefas de hogar", un indicio de lo que es el sentido social de los Lavín. La señora vocera hasta se atrevió a sostener: "Eso es muy fuerte, porque no responde a las condiciones en las que uno quisiera que se sostuviera una administración municipal", aunque se hizo la loca con el hecho que la Barrigona sabe tanto de administrar un municipio como su suegro de chino cantonés.

Pepe sostiene que la Ale, lanzada por el tobogán de la crítica, hasta denunció que "no se respetó el artículo 24 del contrato de trabajo a honorarios” de estos desvinculados, un nombre elegante para los descuartizamientos laborales. Por eso los perjudicados han solicitado que se analice objetivamente cada contrato. “Y en este caso ni siquiera se llevó a cabo la evaluación necesaria respecto del despido. Eso es complejo, entra en lo jurídico", aventuro esta grosera caballera priosa.

De todas formas, dijo que el sindicato quiere conversar y llegar a un acuerdo con la Barrigona, sin tener que llegar a los juzgados del Trabajo para presentar una demanda. Por eso, y aunque aseguró que "no se trata de torcer la mano" a la alcaldesa, le pidió iniciar un diálogo con estos trabajadores para reconsiderar la medida. Como se ve, la Barrigona es cosa seria y debe tratar mal, pero muy mal, a las pobres inmigrantes que tienen en el servicio doméstico de su hogar. Bueno, es el cubil de las fieras, puntualiza Pepe y se echa a volar.

ClariNet