PEPE-MIIGRANTES

El insecto se ríe y dice: “Somos
un zoológico pero solo de simios.
Nuestra derecha solo sabe imitar
lo que se hace en el extranjero y
ahora, como el tramposo de
Donald Trump se van
contra los emigrantes”.

El bichito toca un par de arpegios en el violín y luego ataca: “Se les olvida que este país ha sufrido varias diásporas, incluso a comienzos del siglo XIX cuando los criollos empingorotados huyeron por la reconquista española. Si hasta Bernardo O’Higgins murió como exiliado. Tal vez por eso”, razona, “una estrofa de nuestra himno nacional alude al asilo”.

Los nuevos ricos, el siglo pasado, explica, huyeron ya del gobierno de Eduardo Frei padre y luego y con mayor susto, del de Salvador Allende, incluso el dueño de El Mercucho, Agustín Edwards, se burla.

Posteriormente, miles debieron irse, algunos para salvar la vida, otros para hacer el quite al hambre al desaparecer las industrias bajo la dictadura. Y ahora, los bribones del Chile Vamos a Robar, empiezan a hablar mal de los extranjeros que viven entre nosotros, sostiene el grillo. Afirma: “Como Trump hablan de los delincuentes que llegan de otras latitudes, para después terminar anunciando un muro, el de nosotros de campos minados en la frontera norte", remacha.

Pepe se felicita porque la flamante ministra Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez, hizo un llamado a realizar un debate con “altura de miras” sobre el fenómeno de la inmigración, evitando hacer los monos sabios y no hacerse eco de las amenazas del empresario gringo. Para el grillo resulta patético el grupo de parlamentarios de la oposición planteando que se restrinja la llegada de extranjeros y expulsarlos con cualquier pretexto.

Al respecto, la vocera de La Moneda recordó, dice el insecto,  que "Chile es un país, y la presidenta así lo ha reiterado, que acoge a los migrantes. Chile es un país que quiere adaptar lo que tenga que adaptar para asumir este tremendo desafío que significa ser un lugar que atrae a población de otras naciones".

Claro, reconoce el bicho, no siempre llegan los mejores, sin embargo viene gente buena. Y comienza a enumerar: El venezolano Andrés Bello, el polaco Ignacio Domeyko, el argentino Domingo Faustino Sarmiento… La colonia palestina que tanto ha aportado y que todavía en 1960, sus millonarios como Jorge Yarur Banna no podían entrar al Club de la Unión.

Según la ministra, "hay una ley de migraciones que debe actualizarse, adecuarse a los tiempos que corren. Los países se enriquecen desde el punto de vista de su desarrollo con la presencia de migrantes", enfatizó. En las sociedades la diversidad es sana, la apoya Pepe. El racismo sirve para crear dictaduras fascistas, agrega.

Después se echa a volar sin volver atrás sus antenitas, desafiando al viento.

ClariNet