Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

CAMBIO8

El minimalista ajuste
ministerial de Piñera.

Probablemente condicionado por su baja en las encuestas, el Presidente Sebastián Piñera realizó el primer cambio de gabinete de su segundo mandato.  Salieron el polémico ministro de Educación, Gerardo Varela, y la Ministra de las Culturas, Alejandra Pérez.


Gerardo Varela dejó el Ministerio de Educación tras turbulentos cinco meses en el cargo, donde protagonizó una serie de polémicas que hicieron insostenible su permanencia en el Gabinete.

El lugar de Varela fue ocupado por Marcela Cubillos, quien dejó el Ministerio de Medio Ambiente para tomar el Mineduc.

Marcela Cubillos Sigall (51) es abogada de la Pontificia Universidad Católica donde fue alumna de Jaime Guzmán quien la incentivó a convertirse en militante UDI. Es hija de Hernán Cubillos, ministro de Relaciones Exteriores de Augusto Pinochet y uno de los organizadores de la Cofradía Náutica del Pacífico Austral, núcleo desde donde se conspiró el golpe de Estado a Salvador Allende.

Desde 2006 es pareja de Andrés Allamand, con quien se casó en el año 2012 en segundas nupcias, a pesar de haber votado en contra del divorcio en el año 2004. Fue diputada de la república entre 2002 y 2010, y se ha desempeñado como directora del centro de Evaluación de Políticas Públicas de la Universidad Mayor.

Este año fue elegida para ser la Ministra de Medio Ambiente de Piñera, cargo que desempeñó sin estar ajena a las polémicas. En mayo se reveló en un reportaje de Ciper que recibió indicaciones de parte de la empresa no minera SQM para la creación de este Ministerio en el año 2010. Además, la Asociación de Funcionarios de este ministerio denunció el despido arbitrario e ilegal de casi 10% de funcionario(as) y ha recibido críticas por la reforma al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), proyecto que contemplaría la eliminación de direcciones regionales, la disminución de participación ciudadana, además de el cierre de áreas sustentables de de este sistema.

Este enroque hizo que Carolina Schmidt, ex ministra del Sernam y Educación en el primer gobierno de Piñera, volviera al gabinete como ministra de Medio Ambiente.

En el Ministerio de las Culturas, Alejandra Pérez dio paso a Mauricio Rojas, ex militante del MIR y hasta ahora encargado de escribir los discursos de Sebastián Piñera.

Péres tuvo un vacilante paso por la cartera, graficado en los más de cuatro jefes de gabinete que sus cinco meses en el cargo, y que incluso llevaron al senador RN Francisco Chahuán pedir que la echaran “a patadas”.

Rojas fue militante del MIR en su juventud. En octubre de 1973, tras el golpe de Estado, partió rumbo a Mendoza en bus. En enero de 1974 llegó a Suecia, donde se radicó y alejó definitivamente del socialismo de su juventud.

Doctor en Historia Económica de la Universidad de Lund, tiene más de una veintena de libros en materias como historia económica, el estado de bienestar sueco y filosofía política.

En 2013, interesado por el primer gobierno de Piñera, entrevistó al presidente durante siete horas. La conversación quedó reflejada en un libro titulado “Conversando con Sebastián Piñera”.

Dos años después publicó “Diálogo de Conversos”, una conversación con el actual ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero. “El libro narra el por qué Roberto y yo fuimos parte de la destrucción de la democracia en Chile y espero que alguien (…) pueda hacer una autocrítica honesta y decir ‘nosotros fuimos un elemento muy importante en la destrucción de la democracia en Chile’”, dijo Rojas hace unos meses en entrevista con El Líbero.

Piñera lo llevó a La Moneda como director de Contenidos y Estrategia de Presidencia, cargo en el que debe elaborar sus discursos.

Reacciones

A través de su cuenta de Twitter, el ex candidato presidencial y senador, Alejandro Guillier, señaló:

“El cambio de gabinete era un imperativo y la mejor demostración que el gobierno del Presidente Sebastián Piñera no está logrando cumplir las sobredimensionadas expectativas que generó. En cada región que visito veo la necesidad de centrarnos urgentemente en más y mejor empleo”.

El diputado Marcelo Díaz (PS) sostuvo:

“Era un cambio de gabinete muy esperado. El ministro Gerardo Varela tenía una visión de la educación muy distante a lo que los chilenos quieren. Esperábamos cambios más profundos y en el equipo económico porque la situación económica no es la que la gente esperaba”.

El senador del Frente Amplio, Juan Ignacio Latorre, dijo sobre la designación de Marcela Cubillos en la cartera:

“Se va el ministro de los bingos que pasó absolutamente inadvertido. Pareciera que la derecha no tiene gente muy preparada en educación”.

Guillermo Teillier:  “esto no va a cambiar”

El presidente del Partido Comunista y diputado, Guillermo Teillier entregó sus primeras impresiones con respecto al cambio de gabinete del gobierno de Sebastián Piñera, las que corresponden a los ministerios de Educación, Cultura y Medio Ambiente.

En este sentido, Teillier sostuvo que si bien puede pretender acabar con las equivocaciones de sus ministros, la hoja de ruta del gobierno de derecha no cambia:

“Se podrá terminar con los chascarros con el cambio de gabinete, pero la política sigue siendo la misma y las promesas siguen siendo las mismas. El presidente, aprovechando el cambio de gabinete ha dicho que se impulsarán con fuerza la reforma tributaria y la ley laboral, esto significa que la política del gobierno respecto a los trabajadores no es lo que dice el presidente, no es para crear pleno empleo o para mejorar los salarios, en realidad lo que hace es restringir los derechos de los trabajadores y de alguna manera quiere salvaguardar los intereses de las grandes empresas cambiando la reforma tributaria”.

Para el parlamentario y representante máximo del PC, esto no es más que algo “cosmético” ya que detrás de los movimientos en las respectivas carteras, siguen existiendo latentes realidades como el cierre masivo de empresas y el letargo económico por el que pasa el país:

“No hay ninguna esperanza de que con estos cambios ministeriales, que son un retoque, porque son ministros que han molestado al Presidente porque le han hecho bajar en las encuestas, entonces es un  cambio cosmético, pero mientras se hace este cambio, vemos que la economía no despega como se ha prometido, no despega el aumento de puestos de trabajo, al contrario, cierran empresas”.

Luego, enfatizó en lo infecundo de los anuncios:

“Yo creo que poco es lo que cambia, y debemos estar preparados entonces para una ofensiva mayor en relación a los derechos de los trabajadores en nuestro país, y la oposición tendrá que tomar cartas en el asunto, tomar nota de esto porque por más que hayan nuevos ministros, esto no va a cambiar”.


Movimiento estudiantil

Si dependiera de las opiniones de dirigentes del movimiento estudiantil, la ministra Cubillos no la tendrá fácil.

El presidente de la Federación de la Universidad Diego Portales (FEDEP), Rodrigo Rivera, señaló:

“La ministra Marcela Cubillos solo representa la línea de la continuidad neoliberal de este gobierno de Piñera. Con su llegada no vemos se vaya a producir un fortalecimiento de la educación pública o que se mejore las condiciones de los colegios de este país.  El gobierno mantiene su agenda privatizadora y de mercado que pone por delante los intereses de los empresarios y no el de las y los estudiantes de Chile”.

A su turno, el presidente de la FEUSACH, Juan Pablo de la Torre, afirmó:

“La nueva ministra tiene un perfil y está ligada a la dictadura. Por ende no se abren muchas esperanzas para los movimientos sociales a que vaya a cambiar la perspectiva de la educacion. Mas bien lo que se hace hoy día es ratificar la concepción de la derecha de la educación como un bien de consumo en contraposición a lo que decimos las y los estudiantes de Chile que es entender la educación como un derecho social”.

La presidenta FECH, Karla Toro, fue enfática en señalar que desde el movimiento estudiantil se había insistido en que el ministro Varela debía salir hace mucho debido no solo a sus desafortunadas frases sino que porque el omitía dar un debate de fondo y se ausentaba de cualquier tipo de posibilidad de discutir con el movimiento estudiantil. Respecto a la nueva ministra, Toro señaló:

“A  ella ya la conocemos, porque sabemos donde ha militado y con quien ha trabajado, pero que el foco debe estar en dar un debate de fondo en la educación. Queremos dejar de hablar de dichos desafortunados de los ministros, queremos discutir respecto al fortalecimiento y la expansión de la educación publica, en donde el horizonte de una educacion no sexista tiene que estar dentro de este debate, donde terminar con las lógicas crediticias y con las becas sean una realidad al aportar directamente a la educación. Esperamos que la ministra este dispuesta en hablar sobre las demandas del movimiento estudiantil y no sea una piedra de tope para alcanzar la educación como un derecho“.

No pasaron agosto: los errores de los ministros

que gatillaron el primer cambio de gabinete

La tarde de este jueves el presidente Sebastián Piñeraconcretó su primer cambio de gabinete, tras múltiples polémicas que han rodeado a sus ministros.

El primer movimiento de piezas ministeriales se dio a 5 meses de iniciado el mandato, en un contexto de aprobación a la baja, tal como indican diversos sondeos de opinión.

De entre los ministros más cuestionados, Gerardo Varela de Educación y Alejandra Pérez de Cultura, salieron de sus cargos, mientras que Emilio Santelices de Salud, y José Ramón Valente de Economía, se mantuvieron.

Estos son los tropiezos más mediáticos que han marcado hasta ahora el paso de los secretarios de Estado por La Moneda.

Condones para los campeones

Quien más veces fue cuestionado fue el ahora exministro de Educación, Gerardo Varela, quien tropezó varias veces con sus palabras ante la opinión pública.

En abril, el exsecretario de Estado aseguró en conversación con Radio Universo que “a mis niños los he educado sin abejitas. De hecho les he ido a comprar (condones) porque no se atreven cuando chicos”.

En la entrevista, a Varela se le comentó sobre la entrega de condones en los consultorios, pero argumentó, entre risas, que la compra a sus hijos respondía a que sus hijos “son unos campeones, necesitan más de tres parece”.

Luego, explicó que “uno con sus hijos tiene ciertos niveles de libertad y responsabilidad que no necesariamente lo tiene con los niños ajenos, yo no le puedo decir a usted como tiene que educar a los suyos”.

Como consecuencia, Varela recibió críticas incluso desde su propio sector político.

Ocho días después, Varela desató la furia de la oposición y de los defensores de las reformas educacionales de Bachelet cuando le pidió perdón a los sostenedores de colegios particulares subvencionados “por lo mal que los han tratado”.

Sin embargo, no fue la última vez que se refirió en estos términos, ya que a principios de julio aseguró ante los sostenedores que la Ley de Inclusión es una mala política pública.

Criticó también que se perdieron cuatro años en discusiones que sólo interesan a los “ideólogos”, en alusión a la reforma educacional.

En mayo Varela también fue cuestionado por tildar acoso a estudiantes como “pequeñas humillaciones”.

Al momento de presentar a dos profesionales que fueron con él a la sesión, Varela dijo: “Nos acompañan Antonia Bezanilla y Verónica Retamal, ingeniera civil de la Universidad Católica y abogada de la Universidad de Chile, respectivamente, que nos están ayudando en este tema. Ellas tienen la experiencia más reciente de haber transitado por universidades prestigiosas del país y haber experimentado esas pequeñas humillaciones y discriminaciones que son las que estamos llamados a solucionar”.

Más tarde, se explicó insistiendo en el calificativo de “pequeñas”, agregando que a su parecer ese tipo de actos son “que un profesor se concentre, por ejemplo, en educar en matemáticas a los hombres y no a las mujeres, debe ser por igual. Son esas pequeñas cosas, o un comentario del escote de una mujer en un examen oral. Esas son las humillaciones que tenemos que terminar”.

“Lo que dije es que las grandes humillaciones a las mujeres siempre las ha recogido el derecho: las violaciones, el abuso sexual, está recogido por el derecho penal hace mucho tiempo. De lo que estamos hablando aquí es sobre esas pequeñas humillaciones que ocurren cotidianamente, esas son las que el derecho debe hacerse cargo, las normas de convivencia deben hacerse cargo, de manera que haya tolerancia cero hacia la discriminación de género”, agregó al citado medio.

Posteriormente, en julio, el exministro protagonizó una nueva polémica durante el fin de semana, cuando recomendó realizar bingos para mejorar las infraestructuras de recintos educacionales.

Dichas declaraciones, informó CNN Chile, las emitió en la ceremonia de aniversario de Enseña Chile. En concreto, reclamó contra quienes “exigen que el Estado se haga cargo de problemas que son de todos”.

“Todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el Ministerio le arregle el techo de un colegio que tiene goteras, o una sala de clases que tiene el piso malo. Y yo me pregunto, ¿Por qué no hacen un bingo?”, manifestó el ministro durante su discurso.

Varela, en la misma línea, añadió: “Por qué desde Santiago tengo que ir a arreglar el techo de un gimnasio. Son los riesgos del asistencialismo, la gente no se hace cargo de sus problemas, sino que quiere que el resto lo haga”.

Posteriormente, Varela concedió una entrevista a Radio Infinita, en la que pidió que “no se queden con la literalidad de mis palabras, problemas chicos deben solucionarse a nivel local”.

“Si se han malinterpretado las palabras, las cambio. Sí tenemos un problema en infraestructura, el Estado no se las puede solo. Es un trabajo que tenemos que hacer todos”, añadió.

“¡A patadas!”

La ahora exministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Alejandra Pérez, fue criticada por su propio sector en mayo cuando detalló su determinación respecto de pedirle la renuncia al director del Museo Histórico Nacional (MHN), Pablo Andrade.

Lo anterior, luego de la polémica que se creó con la exposición “Hijos de la Libertad: 200 años de Independencia” que estaba siendo presentada en ese lugar y que contaba con la presencia del dictador Augusto Pinochet.

Entonces, la titular de la cartera recalcó que “un museo público no puede avalar o inducir a un error respecto a la educación democrática y la vocación libertaria que tenemos como país”.

“Esta desprolijidad (…) yo la considero grave”, admitió, y recalcó que “no podemos nosotros de tener ese nivel de errores y, de alguna forma, de frivolidad”.

Entre otras reacciones, destacó la del senador Iván Moreira (UDI), quien pidió la salida de la ministra.

A través de su cuenta de Twitter, el cuestionado senador indicó que “quien debiera renunciar es (la) ministra de Cultura por querer cambiar la historia”.

Más adelante, en junio, se vio envuelta en un cruce de palabras con el senador de Renovación Nacional, Francisco Chahuán.

Este último criticó a la titular de Cultura, cuestionando sus capacidades. “Nadie sabe cómo resolver el problema, porque la ministra no es sabida (entendida en la materia)”.

Pero, además, reveló que la ministra concedió una entrevista a El Mercurio de Valparaíso y luego pidió que no se publicara.

“Después pidió que no se publicara. Fue una vergüenza. La debieran haber hecho salir a patadas de este Gobierno. ¡A patadas!”, exclamó.

A esto, Pérez respondió que “en el Chile de hoy no es aceptable ese lenguaje (…) Si el senador saca a patadas a la gente que no le gusta, es un problema serio”.

Pérez además indicó que “me parece extraño su punto de vista”, ya que ella había conversado con él en varias oportunidades.

Valente y Santelices, los que se salvaron

Valente fue fuertemente criticado en su calidad de ministro de Economía por haber calificado de buena idea sacar parte de las inversiones de Chile y llevarlas al extranjero, detallando una serie de beneficios.

Ante la pregunta “¿le recomendaría a un inversionista chileno trasladar parte de su inversión en Chile al exterior como lo ha hecho usted?, el titular de Economía respondió “definitivamente la respuesta es sí”.

“¿Sabe por qué? Porque yo creo que todos, digamos, no es sano que pongamos todos los huevos en la misma canasta (…) así como lo hacen los fondos de pensiones”, añadió.

Las declaraciones de Valente llegaron junto con los “bingos” de Varela, por lo que el presidente Sebastián Piñera debió responder a cuestionamientos desde México, durante una gira internacional.

El ministro de Salud, Emilio Santelices, quien se mantiene aún en su cargo, enfrentó incluso una interpelación en la cámara de diputados por la modificación que realizó su administración al protocolo de objeción de conciencia en la Ley de Aborto en tres causales.

El cambio fue realizado apenas 10 días de asumido el nuevo mandato de Sebastián Piñera.

En concreto, se quitaron las limitaciones para la objeción de conciencia de instituciones, que en principio se había condicionado a la obligación de no recibir recursos estatales.

Sin embargo, en mayo la Contraloría General de la República dictaminó que el protocolo de objeción de conciencia del Ministerio de Salud no se ajusta a derecho.

El organismo liderado por Jorge Bermúdez argumentó que las instituciones privadas que tengan convenio con el Estado tampoco pueden acogerse a la objeción de conciencia, puesto que al recibir financiamiento público se entiende que sustituyen a los servicios de salud y que forman parte de la red pública de salud.

Finalmente, el Ministerio de Salud (Minsal) entregó a fines de junio una nueva versión del reglamento, en que se retomó la norma contemplada en la versión original elaborada durante la administración de Michelle Bachelet.

Este no fue el único traspié sufrido por Santelices, ya que en julio se dio a conocer que vendió su paquete de acciones de la empresa Sonda, la cual presta servicios a Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y mantiene un contrato por US$ 2 millones.

El secretario de Estado había adquirido las acciones -avaluadas en $40 millones- el 13 de marzo mediante la Sociedad de Inversiones San Gabriel, días después de asumir la jefatura de la cartera.

Pese a ello, a través de un comunicado, el Gobierno aseguró que la transacción ocurrió en 2017, específicamente, entre el 19 y 21 de julio.

Aseguraron que se trató de un error cometido por el contador del ministro.

ClariNet