GOBIERNO-CARICATURA8

Los peor es que no es
para reírse. Chile convertido
en una especie de historieta
cómica con un presidente
impresentable y unos
ministros rayanos en la
estupidez. Acá, un resumen
de los últimos hechos que
nos avergüenzan nacional
e internacionalmente.

Hablando de los 23

Por Nancy Guzmán

No me he equivocado, no son los 33 mineros que rescataron del pique en el gobierno anterior de Piñera, se trata de los ministros o secretarios de Estado de este segundo gobierno. De ellos o de alguno de ellos hablaremos.

Por si usted no sabe, los ministros o secretarios de Estado son los colaboradores directos e inmediatos del Presidente de la República en el gobierno y la administración del Estado.

Eso lo dice la Constitución heredada de la dictadura cívico militar que aún nos gobierna, por lo tanto lo que dicen o hacen es lo que su jefe manda, así que debemos tomar nota de cada una de sus palabras, porque ellas son las del Presidente.

Dada las habilidades del Presidente para meter las patas, dar órdenes como si el país fuera su holding, no es de extrañar lo que sus ministros dicen o hacen a diario, al fin y al cabo, reflejan el sentir del Presidente.

Uno de esos émulos es, sin lugar a dudas, el ministro de Educación, Gerardo Varela.

Este hombre de rostro anodino, en menos de un año ha dicho cuanta barbaridad se le ha pasado por la cabeza. Algunos dicen que padece de incontinencia severa de ideas, pero la Constitución lo obliga a hacer y decir lo que su jefe le ordena.

Por eso no es raro que para hablar de sus hijos lo hiciera con el mismo orgullo y la misma falta de gracia que la de su jefe, al decir que “necesitan más de tres condones porque son campeones”, a la vez negarse a poner dispensadores de condones en los colegios públicos, donde abunda el embarazo juvenil y los riesgos de enfermedades de contagio sexual.

  

Pero Varela no se queda ahí, sigue a ciegas la senda neoliberal de su jefe recomendando a los padres y profesores que sean emprendedores, que no se queden esperando que el Estado les de todo. Generosamente aconseja realizar bingos para reunir recursos que mejoren la infraestructura de los colegios, cuyos salones se llueven en invierno y los niños deben estar abrigados como osos para no sufrir hipotermia.

Su jefe, como buen jefe, ante las palabras de su ministro dijo chocho “el ministro Varela ya aclaró sus dichos. Uno puede compartir o no su formas, pero yo prefiero quedarme con el fondo” ¿Alguien le entendió? ¿Quiso decir que las políticas públicas van a ser financiadas con bingos?

Otro ministro que saca lustre a sus palabras es el de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero. El escritor que fue comunista y ahora es capitalista ha basado su carrera literaria en pelar a quienes le financiaron vivir sin trabajar, hasta que encontró una mujer capitalista.

Algunos peladores lo califican de limítrofe por las redes. Quizás algo de eso hay porque solo a él se le ocurre decir que en Chile se discriminaba a los cuicos (versión criolla de nuevos ricos), o que le temía a su cargo de canciller porque tenía experiencia y había viajado por todo el mundo.

Su visceral odio a todo lo que huela a izquierda lo hace declarar el proceso en Venezuela como “ilegítimo y viciado” y callar la permanencia del golpista Temer en Brasil.

Ni hablar de sus comentarios por Twitter de la violencia israelí sobre palestina, son tan graves y de tanta ignorancia que ameritan una condena de la comunidad internacional. Pero como buen lame botas del poder, no dijo ni mu cuando su jefecito propuso a su hermano como embajador en Argentina.

Otro de los chicos maravilla del Presidente que integra esta selecta lista es el ministro de Salud Emilio Santelices. Si bien tiene un currículo que asusta y se especifica que es post grado en salud pública ha metido las patas más de una vez.

Solo a este hombre se le pudo ocurrir que podía cambiar por su cuenta el Protocolo de la Ley de Aborto. Como era de esperarse le cayó Contraloría y sin demora llegó la interpelación de la Cámara de Diputados.

No contento con esta absoluta ignorancia de que en democracia (aunque sea a medias) las Leyes se cambian con otras Leyes, cometió el desatino de entregar cifras falsas sobre la situación del SIDA en el país, sin considerar que es uno de los graves problemas de salud pública del cual se habla y se escribe profusamente.

A través de estas deidades de nuestra democracia podemos avizorar cual es el rumbo del país y comprender que el Gobierno no tiene interés en una educación pública de calidad que permita nivelar las oportunidades. Tampoco tiene interés en la salud pública destinada a las mayorías. Solo hay interés en un crecimiento desigual que permita sostener las altas tasas de ganancias de la gran empresa.

  

Así, en semi-serio, vamos descubriendo la verdadera cara de esta democracia y a donde nos lleva este grupo de amigos de uno de los hombres más ricos del país, que son quienes deciden nuestro futuro y el futuro de quienes aún no nacen, pero que vendrán a vivir en una sociedad que mantiene un modelo de desarrollo extractivista, donde el capital cognitivo no tiene valor, porque este desarrollo se basa en la explotación de recursos naturales para la exportación, sin valor agregado o con escaso valor agregado, lo que genera deterioro ambiental, altas tasas de desempleo o empleo precario, aumento de la corrupción y de la violencia.  

Lindo gabinete: Luego de los bingos de

Varela otro ministro recomienda trasladar

inversiones en Chile y llevarlas al extranjero

El ministro de Economía, José Ramón Valente, (pro UDI) analizó el escenario económico global y recomendó a inversionistas chilenos trasladar parte de sus negocios al extranjero.

En entrevista con CNN Chile y ante la consulta de si le rcomendaría a un inversionista chileno trasladar parte de su inversión en Chile al exterior como lo ha hecho él, el secretario de Estado afirmó que "definitivamente la respuesta es sí", agregando que "¿sabe por qué? Porque yo creo que todos, digamos, no es sano que pongamos todos los huevos en la misma canasta (…) así como lo hacen los fondos de pensiones".

Consultado sobre si a un inversionista que tiene todo invertido en Chile, le está diciendo que parte de su inversión llévela al exterior para tener mayor tranquilidad, más seguridad, el economista respondió que "absolutamente".

"¿Y sabe qué es lo que hace ese inversionista al hacer eso? Deja espacio para que venga un extranjero e invierta en nuestro país. No es dramático que uno diga ‘sabe qué más, tengo todo mi patrimonio acá, voy a invertirlo en Perú, en Argentina, en Estados Unidos", cerró Valente.

Hay que recordar que Valente antes de ser ministro era opinólogo de la economía de los grupos de derecha.

En redes sociales no le perdonaron sus dichos e incluso cuestionaron si es que tendremos que hacer un bingo para sostener nuestra economía.

El senador y ex candidato presidencial Alejandro Guillier dijo en un tuit a Piñera "que llame al orden a sus ministros. De los bingos de Varela, pasamos ahora a Valente desincentivando las inversiones. ¿Tan poca confianza tiene el ministro en nuestra economía? ¿Cómo vamos a generar empleo con estas señales?...Mal chiste los tiempos mejores....¡¡"

Propuesta de ministro de Educación de

solucionar goteras en colegios con bingos

es nefasto en La Pintana, Renca,

Independencia, Lo Prado. Hablan sus alcaldes

Por María Cristina Prudant



 El ministro de Educación Gerardo Varela pasará a la historia con su recomendación a los apoderados de los colegios con problemas de infraestructura. El secretario de Estado en su intervención señaló que "todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el Ministerio le arregle el techo por goteras o una sala que tiene el piso malo, y yo me pregunto, ¿por qué no hacen un bingo?, ¿por qué de Santiago tengo que ir a arreglar el techo a un gimnasio? Son los riesgos del asistencialismo, la gente no se hace cargo de sus problemas".

Piñera lo defendió: “Uno puede compartir o no compartir las formas, yo prefiero quedarme con el fondo”, indicó el jefe Estado en torno a los dichos de Varela.

Cuál es el fondo al que se refiere, la respuesta la entregó el mismo Piñera, aunque sin ser del todo clara sobre la recomendación del titular de la cartera: “El fondo es muy simple. Nuestro compromiso como Gobierno es hacer la gran revolución pendiente en materia educacional”.

Muchas reacciones han surgido por los dichos de Varela , pero de gran importancia es la opinión de los municipios que rechazan el “bingo” del ministro y que tienen  cargo todavía muchos colegios.

“Evidentemente las palabras del ministro Varela son desafortunadas porque en definitiva no se le puede traspasar a los padres y apoderados la responsabilidad de la infraestructura y del mantenimiento. Sin embargo, ponen sobre la mesa un tema que lleva años: la falta de recursos”.

Así el presidente de la Comisión de Educación de la Asociación Chilena de Municipalidades, el alcalde de Lo Prado Maximiliano Ríos (PPD), se refirió a los polémicos dichos del ministro de Educación, Gerardo Varela.

Fondo especial para infraestructura

Y es que lejos de que la “propuesta” del secretario de Estado sea olvidada, para el edil es la instancia idónea para abordar el tema de fondo. “Nosotros queremos solicitarle que por favor destine un fondo especial para atender el mantenimiento en particular y también la infraestructura”, dijo.

“Hay fondos disponibles para mejorar la infraestructura, hay que concursarlos, los municipios salen a buscar esos fondos. Sin embargo, una vez que esto ocurre, los recursos para el mantenimiento son limitados. Entonces lo que ocurre es que se hace insuficiente y se cae en un círculo vicioso. Se mejora la infraestructura, pero se deja de atender otras cosas”, detalla Ríos.

Para el alcalde, “el hecho de estar transitando desde una educación municipal a una educación realmente pública, nos da aliento y es una señal de que las cosas tienen que cambiar. Yo creo que el Ministerio tiene que recoger esta solicitud, especialmente, para aquellos establecimientos que están próximos a ingresar a esta nueva institucionalidad que son los servicios locales de educación”.

Claudio Castro (DC) alcalde de Renca señaló sobre el tema: “Cuando el ministro caricaturiza los bingos comunitarios, que son actividades que realiza la comunidad organizada para atender necesidades urgentes de otros apoderados y pasamos al fondo, que tiene que ver con la renuncia que hace el ministro a su deber institucional que es la mantención de los establecimientos educacionales, nos parece que, por ambas partes, la forma y el fondo representan una tremenda irresponsabilidad”.

En esta comuna hay escuelas con bastantes problemas de infraestructura como la Escuela Pública Lo Velásquez, que necesita 70 millones de pesos para arreglar la techumbre y 50 millones para arreglar los baños.

Todos los esfuerzos para mejorar los colegios

El alcalde de Independencia Gonzalo Durán (PS) no tiene problemas con los 11 colegios que administra porque se ha dedicado a sacarlos adelante consiguiendo recursos de diversas alternativas.

“Nosotros, en general, hemos hecho en estos cinco años un esfuerzo bien importante en materia de infraestructura. Entonces, si bien es cierto tenemos problemas no hay una situación que uno diga que hay un deterioro de la infraestructura grave, a propósito del debate, la verdad que le hemos metido hartos  recursos, algunos del nivel central y recursos municipales y en algunos casos de la empresa privada, asi es que no tenemos para identificar un nivel de deterioro importante”.

El alcalde reconoce que los esfuerzos los ha puesto el municipio y relata un hecho grave respecto a una escuela de su comuna. “Yo tengo una cuestión insólita para contar. Cuando asumí como alcalde teníamos una escuela que durante largos años funcionaba prácticamente inundada con los techos rotos, cables colgando y además es una escuela arrendada y por tanto todo el mundo nos decía que no teníamos cómo resolverlo”.

“Finalmente , conseguimos más de 250 millones de pesos para arreglar la escuela completa. Una escuela bien pobre, con un nivel de matrícula con inmigrantes muy importante, pero lo que pasa que son cosas bien importantes, a propósito del debate de infraestructura, pero ya los tenemos resueltos y más importa la experiencia que mostrar problemas”, destacó.

El alcalde reiteró que “hemos dedicado hartos recursos del nivel central, municipal y acuerdos público-privado para mejorar la infraestructura”.

Respecto al rol que le cabe al Ministerio de Educación explicó que “lo que pasa que hay algunas líneas del Mineduc que son para mejoramiento de infraestructura, pero son tan absurdas como las declaraciones del ministro porque la verdad que hay recursos, hay una línea específica de infraestructura y además nosotros hemos postulado a varios proyectos a través de la Subdere  de los denominados PMU, Programa de Mejoramiento Urbano”.

Consultado si necesita hacer bingos explicó que “no para problemas graves de infraestructura. Las comunidades hacen actividades de este tipo para fortalecer algunas cosas de los colegios, pero efectivamente las declaraciones del ministro (Varela) son completamente inapropiadas porque efectivamente es parte de una realidad que se ha vivido durante muchos años en muchas comunas del país”.    

Un Bingo no soluciona los graves problemas

Claudia Pizarro ( DC), alcaldesa de La Pintana una de las comunas con más necesidades en el país y que cuenta con escuelas que están en muy malas condiciones, lo que lleva a una baja matrícula. 

La alcaldesa comenta que si bien se hacen Bingos para otras cosas, no les sirven para reunir la cantidad de dinero que necesitan para reparar todos los colegios.

“Está demás lo que dijo el ministro, es una frase del ministro bastante desafortunada y entiendo la molestia de todo el mundo, de las personas, apoderados, alcaldes, alumnos , docentes y el personal que no es docente y trabajan dentro de las escuelas. Hay montón de problemas que tenemos con los colegios que tiene que ver con  el día a día, con el factor climático sobre todo. Cuando llega el invierno nos tenemos que preparar”.

Con desazón cuenta que “para mantención dan 10 millones de pesos anuales como aporte el Ministerio de Educación y eso para nosotros significa reponer los vidrios quebrados. Todos los años los hay, entonces cuando se trata de tener salas calientitas o con calefacción, a nosotros nos alcanza para reponer los vidrios”.

El sistema eléctrico está todo malo

La autoridad común al cuenta que “nos regalaron un equipo de aire acondicionado y cuando lo quisimos instalar nos dimos cuenta que el empalme, la capacidad, no nos da se cae el tablero, eso significa que bienvenida la donación, muchas gracias, pero significa tener 5 millones de pesos para reparar el empalme de todos los colegios. Además arreglar todo el cableado”.

“Claro, más que una frase del ministro desafortunada aquí hay un problema de fondo y es que el Estado nunca se ha hecho cargo de la educación pública y la salud y no estoy hablando solo de este gobierno es desde siempre. Yo estudié en un colegio (La Pintana) que está en las mismas condiciones que cuando yo estuve y solo tiene una multicancha que está techada. Este año tuvimos que poner todos los vidrios de esa escuela”.

Claudia Pizarro detalla que “en estos momentos estamos teniendo 800 millones de pesos entre Faep, 2017 y 2018 del Mineduc, solo para invertir que nos permite invertir en infraestructura y eso es para mejorar el comedor de los colegios, para reparar las cocinas , cambiar techumbre, entonces con un bingo no lo hacemos y además, nosotros cuando hacemos inversiones en un colegio al otro año tenemos que hacerlo en otro colegio porque las platas que entrega el gobierno no nos alcanza para todos”.

No todos los colegios tienen jornada única 

“Le tengo que decir que hay 4 colegios de 12 que no tienen jornada escolar completa. Y eso significa que si quisiéramos postular a una jornada completa tener más salas. Tengo que decirle que la gran mayoría de los colegios son de madera. No son apolillados pero la madera desde abajo está carcomida. Los apoderados hacen bingos, peñas pero no da para reparar eso que es el fondo. A mi me encantaría tener calefacción pero tengo que reparar el techo” precisó.

Según dijo “no me he querido meter mucho en la frase, pero aquí el problema real es que hay una deuda histórica con los colegios de esta comuna”.

Recuerda que “a mí me preocupa  la jornada completa escolar, pero eso implica unos 2 mil o 3 mil millones de pesos para reparar un colegio. El problema es que tenemos menos matrículas porque a nadie le gusta ir a un colegio donde las salas tienen goteras”.

Piñericosas on tour: El perro,

“Trum o Tramp” y las piedras

a la embajada de EE.UU.

Autor: Paula Catena, desde México

El Mandatario ayer, en su intervención en la clausura del encuentro empresarial, protagonizó varias anécdotas, incluso, bromeó con la reelección presidencial.

Mientras en Chile la agenda política la tomaban los dichos del ministro Varela -a los que se sumaron hoy los del titular de Economía, José Ramón Valente, quien consideró recomendable sacar parte de las inversiones fuera de Chile-, las piñericosas tuvieron un papel protagónico en la gira del Mandatario en Puerto Vallarta, México, del Presidente Sebastián Piñera, quien viajó para participar de la Cumbre del Pacífico.

Ayer, durante sus intervenciones en el panel de clausura del V encuentro empresarial de la Alianza del Pacífico, Piñera lanzó varias frases que desataron risas entre los presentes. Primero, comparó al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Aberto Moreno -quien es su amigo-, con un perro.

“El perro siempre ha sido el mejor amigo del hombre y yo digo que Luis Alberto ha sido uno de los mejores amigos que ha tenido la Alianza del Pacífico en estos siete años de vida y se lo agradecemos muy sinceramente”, dijo Piñera, descolocando a algunos de los presentes.

Sus palabras provocaron la inmediata intervención de su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, quien manifestó: “No, me resisto a hacer ese chiste. No sé si en Chile tienen la misma expresión, ¿pero el mejor amigo de la Alianza por perro?”.

Ante la arremetida de Santos, el Jefe de Estado Chileno recordó otra frase. “Entre más conozco al hombre, más quiero a mi perro”. Acto seguido, el Presidente Piñera explicó a qué se refería con su analogía del perro.

“Es por ser un amigo leal, permanente, disponible, inteligente y bien intencionado. Pero, yo le quiero decir a Juan Manuel y Enrique (Peña Nieto) que hay vida después de la Presidencia”, indicó desatando algunas risas de los presentes.

En la misma intervención, Piñera invitó a su par de México, Enrique Peña Nieto, a visitar Chile.

“Juan Manuel (Santos) va a venir a Chile, Enrique, te invitamos a Chile porque a mí me tocó enfrentar la vida después de la Presidencia y la principal preocupación, y esto con Martín lo tenemos claro, es preocuparse para volver a la Presidencia”, manifestó.

Y añadió: “Desgraciadamente Enrique y Juan Manuel no pueden, porque sus países no se lo permiten, pero nosotros sí podemos”, agregó, bromeando así con una nueva postulación.

Muy distendido, bromeó con la pronunciación del apellido del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En medio de su explicación respecto de que “el mundo ha cambiado” y que hay nuevas amenazas como el proteccionismo, aseguró que “si se cumplen las advertencias del Presidente ´Trum´ como le dice (Nicolás) Maduro, nosotros le decimos Tramp, los aranceles volverían a los niveles que tenían en la década de los 70”.

Asimismo, en medio de su llamado para sacar adelante los países de la Alianza del Pacífico para que sean desarrollados, Piñera dijo que debe haber un cambio de actitud para enfrentar las realidades “en lugar de andar tirando piedras a la embajada de Estados Unidos, que era lo que hacíamos nosotros cuando éramos jóvenes”.

Y añadió: “Todos fuimos jóvenes aunque ustedes no lo crean. Ustedes me miran mi pelo, que soy el que tengo más canas. Yo les quiero recordar que las nieves eternas solo viven en las más altas cumbres”.

Finalmente, remató recordando cuando conoció a Santos y fueron “a la selva”. “Una vez fuimos juntos a la selva, muy cerca de donde habían raptado a la niña (Ingrid) Betancourt y usted me contó de que habían cohetes tierra-aire que podrían derribar nuestro avión y la verdad es que fuimos, y fue una experiencia inolvidable”, dijo.

“¿Qué están comiendo los ministros?”:

Las reacciones al polémico consejo del ministro de Economía sobre sacar las inversiones del país.

Mientras la ex Nueva Mayoría dispara, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, prefiere guardar silencio.

Polémicas fueron las declaraciones del ministro de Economía, José Ramón Valente, a Tomás Mosciatti en CNN Chile.

El secretario de Estado dijo que él sí recomendaría a los inversionistas chilenos trasladar parte de su inversión al extranjero: “Es sano que no pongamos todos los huevos en la misma canasta”.

Sus dichos han sido comparados con las salidas de libreto de su par de Educación, Gerardo Varela, otro ministro de Sebastián Piñera que ha causado más de un dolor de cabeza al Gobierno.

El mundo político no tardó en reaccionar. El ex presidenciable Alejandro Guillier, y el senador del PS Juan Pablo Letelier, son algunos de los que lanzaron sus críticas. Por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, prefirió guardar silencio.

Como ser Ministro y no morir en el intento

Por Waldo Carrasco

Ser Ministro de Estado no es una tarea fácil. Cuando a usted le ofrezcan serlo piénselo dos, tres o más veces. Piense en quienes desempeñaron ese cargo, en esa cartera, antes; quienes son los Ministros íconos de cada área; piense porque hasta el día de hoy son recordados.

Así a la ligera, yo le diría que el principal secreto para que le vaya bien, y quizá quedar como aquellos que no pasaron al olvido, es que asuma que usted será el conductor de un proceso, de una idea contenida en el Programa de Gobierno que  a usted le hace sentido, el portavoz de una nueva o corrección de una política pública. En síntesis usted dejará de ser usted por un ratito, ya no será lo que es sino lo que representa.

Otro consejo es que trate, en lo posible, de hacer cosas diferentes a las que algunos Ministros del Presidente Piñera han hecho estos días.

Por ejemplo, no sucumba a la tentación intelectual de aparecer como brillante analista recomendando la inversión extranjera para sortear los vaivenes de la economía local, menos si es el Ministro de Economía. Su ocupación es, óigalo bien, generar confianza en los empresarios locales para que las sonrisas de ellos incluso animen a capitales extranjeros a invertir en Chile. A quién le importa que usted sea un tipo lúcido e informado, no haga ostentación de eso,… no , escuche, usted será juzgado por el impulso a la economía nacional no a cuántos empresarios, por más cara de clientes suyos que tengan, advirtió de la debacle.

Ahora, si es Ministro del Trabajo es bien feo que arme una mesa de trabajo para revisar y reformular el indicador de la cesantía. Menos si en el último tiempo han cerrado grandes fábricas dejando a miles de jefes de familia sin empleo. Se nota mucho pues, un Ministro debe tener algún decoro y tratar de ser un poco más refinado en sus operaciones; mal ahí,  feo, burdo y de mal gusto.

En caso de ser Ministro de Salud, bueno, sabe que pisa terreno complejo después de su incursión en esa forma subrepticia que tuvo de evitar la implementación de la Ley de Aborto en tres causales. Quedó dañado, usted debe ser aún más cuidadoso y no lo fue cuando adjudica 115 millones de pesos para “arrendar” una aplicación que compara precios de medicamentos, que el MINSAL tendrá en unos 9 meses más por un diseño propio, pero que arrendó ahora para que el Presidente tenga algo que anunciar en su cartera en la cuenta anual. Un buen Ministro es prolijo y se hace rodear de gente que lo protege, incluso de usted mismo.

Si es Ministro de Educación y está más allá de la coronilla no lo puede dejar en evidencia. No es propio de su cargo mandar a quienes piden que se les arreglen los techos de sus escuelas que hagan Bingos. No se ve bien, además que se nota mucho su corazón privatizador y recuerde que usted no es lo que es sino lo que representa. Otra cosa un Ministro buen padre de familia no expone a sus hijos diciendo que son unos “campeones” y que necesitan poco más y toneladas de preservativos.  

Y cuando vuelva a hablar de la infraestructura de los colegios y los “excesivos” reclamos de las comunidades educativas, eche antes un vistazo a su nivel de ejecución presupuestaria en ese ítem, se dará cuenta que está muy por bajo de lo esperable. Así que antes de enojarse con alumnos y apoderados chicotee a su equipo en el ministerio.

Ser ministro no es fácil, parece que se fuera a perder la vida a la vuelta de la esquina, que están expuestos mucho públicamente; aunque en Chile por tradición los Ministros duran bastante en sus cargos y eso debiera traerle cierta clama; lo que está claro, con estos ejemplos, es que el mayor peligro está en usted mismo. Aún así, arriba ese ánimo,  recuerde que hay muchos casos exitosos, se puede ser Ministro y no morir en el intento.

Gerardo Varela, el verdadero

vocero del gobierno

Por Francisco Mendez B

Conocidas las declaraciones en que Gerardo Varela mandaba a los apoderados de colegios del Estado a hacer un bingo para financiar costos de infraestructura, los medios destacaron esta noticia como una nueva “torpeza” del ministro de Educación, centrándose solamente en la desfachatez con que dijo esto, ya que era mejor fijarse en las formas.

En las redes sociales, en cambio, muchos reclamaron que esto era una “ofensa” para los niños y una “falta de respeto” para los padres, sin detenerse en que, más que cualquier otra cosa, es una postura ideológica en la que esas observaciones morales no tienen ninguna cabida.

A Varela no le importa mucho lo que puedan decir desde la otra vereda con discursos sentidos y lágrimas en los ojos. Él está convencido de que el Estado- aparato del que forma parte a su pesar- no debe influir en la vida de las personas, y cree que las sociedades son más “libres” sin normas a las que los seres humanos deban atenerse para educarse, recibir un buen sistema de salud y tener seguridades previsionales que garanticen reales grados de certezas.

Pero no es solamente él quien piensa esto. Es todo el gobierno. De lo contrario, habríamos visto una reacción más rotunda por sus palabras; sin embargo, eso no ocurrió. Lo que presenciamos fue silencio de algunos y el apoyo incondicional de un Presidente Piñera que, con camisa blanca y tono resuelto, desde México, dijo que lo importante era “el fondo”. ¿Y cuál era el fondo?

Sencillo: que el objetivo es lograr una “gran revolución en educación” sin medir costos, ni reparar en nimiedades como, por ejemplo, que el Estado haga el trabajo que le corresponde por ley.

¿Realmente alguien esperaba otra cosa? ¿Sinceramente hay quienes se sorprendieron de las palabras de un ministro que, si es que uno lo piensa, ha terminado siendo el verdadero vocero del gobierno? Parece que sí. Había bastante gente, sobre todo en la oposición, que estaba segura de que, a pesar de su marcado sesgo ideológico, la administración piñerista tenía otra concepción de cómo deben funcionar una sociedad. Y esa es la gran razón por la que la derecha gobernará por mucho tiempo.

¿Por qué los opositores no salen de la zona de confort y hacen una confrontación ideológica a lo que dijo el ministro?¿Tanto les cuesta rearmarse y realmente convencer a la ciudadanía de que lo de Varela no es un exabrupto, sino una forma de mirar el mundo? ¿No es tal vez la hora de ponerse a hacer algo que sea más importante y relevante que sacar al titular de Educación?

No se sabe. Parece que no entienden-o quieren hacer como si no entendieran- que, aunque este salga de su cargo, los inquilinos de La Moneda seguirán pensando igual. Por lo que parece importante hacer algo a más largo plazo.

Pero en las filas “progresistas” el largo plazo parece fatigar, ya que algunos de los miembros del Frente Amplio prefieren dar entrevistas a ciertos medios, donde hablan de cualquier otra cosa que no sean temas de izquierda, mientras sus principales líderes, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, se pasean diciendo que, para mostrar su poca ambición de poder y su pureza de alma, se retirarán luego de la política para trabajar desde otro lado.

Para qué hablar de la ex Nueva Mayoría, ahí ni siquiera vale la pena detenerse mucho.

¿Entonces qué hacemos? ¿Cómo afrontamos esto si es que, frente a un manifiesto ideológico del gobierno, no hay nadie que quiera responderle haciendo política? Es complejo, pero sobre todo triste. Porque tal vocería de Varela, en cualquier sociedad realmente politizada, daría para unir fuerzas tras un proyecto. Acá, por el contrario, eso no pasa. Es un tema demasiado estructural para un progresismo que anda preocupado de que no lo ofendan.

Ministro Varela ¿Y si hacemos un bingo?

Por Marcelo Astete

Al escuchar y leer, al tratar de entender y comprender al ministro de Educación, Gerardo Varela, sobre sus dichos sobre los bingos y el asistencialismo, cuya explicación fue que son palabras sacadas de contexto y que no representan lo que él quería decir, se me vienen tres imágenes y quisiera compartirlas.

La primera es sobre los problemas de infraestructura que sufren muchos establecimientos educacionales en el país, de todos los niveles. La educación media la estudié en Coronel, comuna al sur de Concepción, una zona carente de recursos y con altos índices de desempleo y pobreza. Allá se inició el primer “movimiento pingüino”; las filtraciones en las paredes, techos y pisos fueron los reclamos iniciales de los alumnos de los “liceos acuáticos” en Lota, Coronel y Tomé.

Luego  se sumarían las demandas de mejora de la educación y más tarde se expandió a un movimiento nacional que busca el cambio integral sobre la materia. 

Lamentablemente acá no hubo bingos, rifas ni completadas que pudiesen sumar la cantidad necesaria para arreglar las falencias de algunos edificios que el mismo Mineduc mandató a construir, así que se debió molestar a la cartera a cargo para que solucionara este tema. Ni el sostenedor, alcalde o Intendente tenían los recursos necesarios, sino el centralismo de Santiago que reaccionó después de algunos meses de tomas y protestas.

La segunda es mi participación en un bingo, en diciembre del 2017. Este fue para pagarle el tratamiento de cáncer a un familiar, ya que la póliza de la isapre no cubre todas las prestaciones necesarias ante las enfermedades catastróficas. El resultado del bingo fue un dinero insuficiente pero necesario para la realización de unos exámenes que debía realizarse. Lamentablemente, para enfermedades de alto costo los bingos no son una herramienta suficiente para cubrir los copagos y menos para solicitar una atención adecuada, oportuna y de calidad en pos de sanar y mejorar la vida de una persona.

La tercera imagen es sobre los dichos del actual Presiente Piñera, en donde indica -en su campaña electoral- que él no cree en la Gratuidad en la Educación Superior y que uno, en la medida de que le “vaya bien en la vida” deba pagar los altos costos de una educación librada al mercado, desregulada en lo curricular y no fiscalizada en lo que corresponde al lucro. La educación superior debía costearse con becas y créditos, siendo ambas herramientas parte de una batería de asistencialismo para aquellos que, por sus medios directos, no pueden hacer frente a los aranceles. ¿Cuantos bingos no serán necesarios para pagar una colegiatura, una matrícula y el proceso de tesis?

Varela no está equivocado, porque su cosmovisión se encuentra estructurada en que “la educación, como lo salud y la seguridad, son tanto derechos como bienes económicos”, por ende, los que pueden pagar su educación de calidad, con una buena infraestructura, sin gotera ni problemas en los pisos y los que deben recurrir al Estado para adquirir las prestaciones básicas en las que se compromete mediante el pacto social en el cual nos encontramos insertos.

De hecho, en su cosmovisión, una buena parte de la población vive del asistencialismo del Estado, donde la ciudadanía recurre cuando, por motivos personales, de mercado o regulación, no ve satisfechas sus demandas.

Claramente, su cosmovisión debe suponer también que la mayoría de los chilenos recibe el sueldo mensual porque se lo merece, porque quiere ganar el mínimo y tener una pensión paupérrima, o porque quizás fueron flojos y por ello el monto de capitalizado en sus cuentas individuales es bajo, que muchos alumnos optan a ciertas universidades de dudosa calidad porque eligen libremente y no por un resultado de hasta donde alcanzó el bolsillo y el puntaje, tras recibir una educación mediocre en metodología pedagógica y contenidos, o bien aquellos que hacen fila en los consultorios a las siete de la mañana porque no desean desembolsar para un plan privado de salud.

“La solución para la educación no es la gratuidad ni la prohibición del lucro —y menos de la selección y el copago—, sino que el desafío es cómo seguir atrayendo inversiones, competencia y talento a un sector que la requiere con urgencia. Esto se logra con libertad para organizarse, libertad para financiarse y libertad para educar”, escribiría también en la columna de El Libero.

El problema no es Varela, el problema es de cierta parte de la elite chilena que vive en otro país, medio desarrollado y medio nórdico, que escriben las reglas del juego para todos los demás, queriendo borrar con el lápiz la realidad presente y que por alguna razón cree contar con cierta libertad de palabras, que en el ánimo, en el fondo y en la manera son nefastas para un gobierno que trata de correr la cerca de su universo desde una derecha que cree que todos pedimos asistencialismo (a la que corresponde el Ministro) hasta un centro desdibujado.

Una polémica tras otra: Gobierno pide a

ministros Varela y Valente cuidar “la

forma, las frases y los conceptos que se usan”

Desde La Moneda reaccionaron ante las desafortunadas declaraciones públicas recientes del ministro Gerardo Varela y su par José Valente: "No nos cabe más que ser cuidadosos, pero el compromiso con la infancia y la inversión es total por parte del Gobierno", aseguraron desde la Secretaría General de la Presidencia.

Solo polémica han despertado los dichos de los ministros de Educación y Economía en los medios de comunicación, razón por la cual el Gobierno llamó a Gerardo Varela y a su par José Ramón Valente a cuidar sus declaraciones públicas.

Primero fue el titular de Educación el que sugirió realizar bingos para solucionar los problemas de infraestructuraque afectan a los colegios de todo el país. En tanto, el pasado martes, el ministro de Economía aconsejó a los empresarios que retiren parte de sus inversiones en Chile, argumentando que “no es sano que pongamos todos los huevos en la misma canasta”.

El ministro Secretario General de la Presidencia (Segpres), Gonzalo Blumel, se refirió a los episodios y señaló que “naturalmente hay que ser cuidadosos en la forma, en las frases y los conceptos que se usan, porque tenemos que preocuparnos de que ratifiquen de buena manera el espíritu del Gobierno y la acciones que está impulsando el Ejecutivo”.

Además, Blumel recalcó que “no nos cabe más que ser cuidadosos, pero el compromiso con la infancia y la inversión es total por parte del Gobierno”.

Sin embargo, de todos modos en el oficialismo defendieron a Valente: “Lo que ha dicho el ministro es una realidad y no va cambiar por el hecho de que él lo diga o no lo diga. Y el que lo niegue, es porque no sabe nada de economía”, argumentó el diputado UDI Guillermo Ramírez.

Por su parte, el senador PPD Ricardo Lagos Weber señaló que “más allá de que en el fondo hace un llamado a no confiar tanto en la economía chilena y a pedirle a los inversionistas chilenos que vayan a invertir afuera, quizás esta sea una de las razones por las cuales el Gobierno no pueda consensuar al interior del Gobierno la reforma tributaria que tanto han anunciado”.

¡ANÉCDOTAS DE PALACIO…!

POR ENRIQUE FERNÁNDEZ

Todavía no se apaga el asombro que deja una de las últimas anécdotas de las autoridades del país, cuando aparece otra que provoca tanta o más perplejidad. ¿Será que la gente se equivoca al indignarse o burlarse de estos chascarros? ¿O es que definitivamente los líderes de la nación son cada día más expertos en cometer errores?

Protestas y carcajadas estallaron el fin de semana cuando el Presidente Sebastián Piñera anunció la creación del CNI (Consejo Nacional de Inteligencia). Era un anuncio trágico y también cómico, porque la CNI fue la policía secreta del dictador Augusto Pinochet. Creó la CNI en reemplazo de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), porque así se lo exigió Estados Unidos tras el asesinato en Washington del ex canciller chileno Orlando Letelier, en septiembre de 1976.

Enfrentado ahora a la nueva CNI, en este mes de julio de 2018, Piñera le cambió el nombre y dijo que el nuevo organismo se llamará CAI (Consejo Asesor de Inteligencia). Si la sigla hubiera sido CAIN (Consejo Asesor de Inteligencia Nacional), más de alguien podría recordar el nombre de Caín, que según el Presidente “mató a su hermano Abel”.

LOS BINGOS

Las protestas y las burlas volvieron a estallar el domingo, después que el Ministro de Educación Gerardo Varela propuso solucionar con “bingos” los problemas de infraestructura que afrontan cientos de colegios públicos. Esta vez no improvisó, como cuando dijo que sus hijos son “campeones” porque les entrega preservativos los fines de semana.

O cuando calificó de “pequeñas humillaciones” el acoso sexual que denuncian las estudiantes. Por el contrario, el titular de Educación leyó un discurso en una ceremonia oficial y dijo:

“Todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el ministerio arregle el techo de un colegio que tiene goteras o una sala de clases que tiene el piso malo y yo me pregunto: ¿Por qué no hacen un bingo?”.

No fueron aplausos precisamente los que se extendieron por las redes sociales. Las críticas airadas advirtieron que más de mil colegios no tienen agua caliente y decenas de escuelas no cuentan con baños, sino con letrinas. Los dirigentes de la oposición plantearon que el Ministro renuncie y los mensajes en Internet propusieron ingeniosos proyectos para financiarlos con “bingos”.

Entonces el Ministro encargado de la educación quiso aclarar sus dichos. Y en una explicación no exenta de vulgaridad insistió en que los problemas de los colegios no pueden tener una solución estatal. Y para ser más preciso, dijo:

“El Estado no se la puede solo. El desafío acá es mayor”.

INVERTIR FUERA DE CHILE

Pero si la permanencia de Gerardo Varela en el gabinete del Presidente se torna cada vez más incierta, su colega de Economía José Ramón Valente se encargó de desviar la polémica educacional hacia el área de su cartera. En una entrevista con CNN admitió que, en vez de tener inversiones en Chile, prefiere llevar sus capitales a otros países.

Ante la pregunta “¿le recomendaría a un inversionista chileno trasladar parte de su inversión en Chile al exterior como lo ha hecho usted?”, Valente respondió: “Definitivamente la respuesta es sí”.

“A un inversionista que tiene todo invertido en Chile, ¿usted le está diciendo: parte de su inversión llévela al exterior para tener mayor tranquilidad, más seguridad?”, preguntó el entrevistador. “Absolutamente”, señaló el secretario de Estado, para que nadie se confunda.

“¿Y sabe qué es lo que hace ese inversionista al hacer eso? Deja espacio para que venga un extranjero e invierta en nuestro país. No es dramático que uno diga ‘sabe qué más, tengo todo mi patrimonio acá, voy a invertirlo en Perú, en Argentina, en Estados Unidos””, agregó el Ministro, que tiene una sociedad de inversiones junto a su esposa e hijos.

Como en este caso no hay lugar a que el Secretario de Estado afirme que fue “mal interpretado” o que lo “sacaron de contexto”, tuvo que ser el Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, el encargado de bajarle el perfil a estas declaraciones. La entrevista del Ministro con CNN “es una anécdota y no vale la pena seguir en eso porque el compromiso es que la inversión esté en nuestro país y eso es lo que quieren todos los chilenos”, afirmó Blumel.

La última anécdota la protagonizó el martes el Presidente Piñera, al hablar durante la clausura de la Cumbre de la Alianza del Pacífico que se celebraba en Puerto Vallarta, México. En su discurso comparó con un perro al Presidente del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Luis Alberto Moreno. Según su singular metáfora, Moreno , ”ha sido uno de los mejores amigos que ha tenido la Alianza del Pacífico en estos siete años de vida”.

Cuando el mandatario colombiano le pidió que explicara su analogía, Piñera le recordó un antiguo dicho: “Mientras más conozco a los hombres más quiero a mi perro”.

Es, por cierto, otra de las anécdotas por las que el Presidente de Chile pasará a la historia.

ClariNet