CUENTECITA8

A dos meses de haber asumido
la presidencia, el Piraña llegó al
Congreso con una cuenta de
morondanga, con muchas
vaguedades y manteniendo su
esquizofrenia de llamar a acuerdos
mientras sigue enlodando
burdamente al gobierno anterior.

Hubo una serie de anuncios, enfocados principalmente en materias de seguridad, infancia, y fortalecimiento de la familia, pero también existen otros puntos que, a pesar de que son demandas que han irrumpido con fuerza en la discusión pública, no fueron ni siquiera mencionados por el mandatario en las más de dos horas de locución.

Iniciativas como que parejas homosexuales puedan adoptar o las reformas al sistema de pensiones se convirtieron en las grandes ausentes en el discurso de la Cuenta Pública que el presidente Sebastián Piñera dio este viernes desde el edificio del Congreso en Valparaíso. Entre las causas, algunas de ellas no estuvieron presentes debido a que han generado división al interior de su conglomerado.

Educación no sexista

A pesar de que indudablemente el último mes ha estado marcado por el movimiento estudiantil feminista y sus demandas, durante la Cuenta Pública no hubo ni una sola alusión a la educación sexista, que es una de sus principales consignas.

En la misma línea de su “Agenda Mujer”, el mandatario mencionó propuestas administrativas que buscan, en sus palabras y con cita a Gabriela Mistral incluida, “recuperar el tiempo perdido y marcar un antes y un después en la forma en que tratamos a nuestras mujeres”.

Entre ellas, celebró que la Ley de Universidades del Estado “que promulgamos la semana pasada” incluya un protocolo que establece mecanismos de prevención, investigación, control y sanción en casos de abusos.

Aunque en realidad dicha medida fue incorporada durante la tramitación de la iniciativa por parte del gobierno de Michelle Bachelet. El mandatario también mencionó iniciativas como el convenio del Ministerio de Defensa y Gendarmería con el Ministerio de la Mujer para combatir la discriminación al interior de dichas instituciones, mientras que sobre la demanda prioritaria del movimiento feminista ni rastros.

Demandas LGTBI

Diversidad e inclusión son palabras que ni se escucharon en la Cuenta Pública.

Y a pesar de que el concepto de familia fue el eje que articuló el discurso de Piñera –se anunció la creación del Ministerio de la Familia y el Desarrollo Social y se anunció que “el progreso de una nación depende de la creatividad y esfuerzos de individuos libres y familias sanas”–, no hubo ni una sola mención al matrimonio igualitario, asunto siempre en deuda con la comunidad LGTBI.

En la misma línea, el mandatario anunció que el Ejecutivo enviará al Congreso a tramitación la nueva Ley de Adopciones, cuyo objetivo es “poner los derechos del niño como principal prioridad y encontrar para cada niño la mejor familia adoptiva posible”.

Sin embargo, no se entró en detalles sobre el texto debido a que este asunto ha generado especial debate al interior de Chile Vamos, y de hecho el conglomerado solicitó al gobierno retrasar el ingreso de la indicaciones a dicha ley hasta después de la cuenta pública. Esto para evitar tensiones y conflictos debido a que el proyecto permitiría a un juez escoger libremente entre una familia heterosexual u homosexual.

Otro de los puntos que divide los bandos en Chile Vamos es la Ley de Identidad de Género (LIG), que tampoco fue siquiera mencionada.

Actualmente, la iniciativa continúa su discusión en una Comisión Mixta y durante los últimos meses de tramitación ha generado roces especialmente entre los dirigentes de Evópoli –quienes han abogado por que se incluya a los menores de edad en la normativa– y las principales figuras del conservadurismo del sector, como Jacqueline Van Rysselberghe (UDI).

Conflicto Estado mapuche

Un solo párrafo de las 74 páginas de discurso destinó el mandatario a los “pueblos originarios”, pero la palabra mapuche no se mencionó ni una sola vez.

En este ámbito, Piñera anunció que durante su administración “impulsaremos su desarrollo económico y social y su reconocimiento constitucional.

Promoveremos y apoyaremos su cultura, cosmovisión, lenguaje, tradiciones y formas de vida. Impulsaremos las iniciativas acordadas por el Grupo de Trabajo por el Desarrollo y la Paz en la Araucanía, la regularización de títulos de propiedad, y los incorporaremos a la administración de los Parques Nacionales en las áreas de Desarrollo Indígena”.

En un tono vertical y unidireccional, la participación no aparece por ninguna parte, y sólo se anunciaron medidas que apuntan al desarrollo de la región de La Araucanía, como el Plan Araucanía. Sin embargo, aspectos como implementación de cuotas en el Congreso y reivindicación de territorios no formaron parte del discurso.

Sistema de AFP

A pesar de la adhesión que generaron las manifestaciones y plebiscito de la Coordinadora “No + AFP”, durante la cuenta pública solo se anunció el fortalecimiento del Pilar Solidario “con un aporte especial a las pensiones de los más vulnerables, las mujeres, los de mayor edad y la clase media”.

Sin embargo, no hay luces de que haya continuidad al proceso de reforma al sistema previsional. De hecho, durante esta semana la administración Piñera decidió retirar el proyecto que crea el Consejo de Ahorro Colectivo, uno de los pilares de la reforma impulsada por Bachelet y cuyo propósito administrar “responsablemente y eficazmente” los nuevos recursos que se obtendrían a partir del “Nuevo ahorro colectivo”.

Las mujeres

Las mujeres no fueron las referentes del discurso de Sebastián Piñera en su primera cuenta pública como presidente, tras el retorno a La Moneda. El Mandatario sostuvo una extensa lectura que repasó los primeros meses del gobierno y los desafíos futuros, una exposición en donde solo una mujer fue destacada entre una serie de alusiones a figuras masculinas.

En un contexto de discusión y movilización feminista, la ausencia de referencias a mujeres chilenas que resultan inspiradoras para la sociedad en medio de una cuenta pública del jefe de Estado, no pasa desapercibida.

En una hora y media de discurso, el Presidente destacó a Bernardo O’Higgins, Enrique Mac Iver, Andrés Bello, Alberto Hurtado, Patricio Aylwin y Arturo Prat, mientras que la poetisa Gabriela Mistral fue la única mujer aludida.

La Premio Nobel de Literatura fue recordada por Piñera cuando abordaba la realidad preocupante que viven los niños y niñas en el país: “Ante esta dramática realidad es bueno recordar las sabias palabras de Gabriela Mistral: ‘El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde'”, consignó el Mandatario. También la citó a la hora de hablar de su agenda feminista pero sin mencionar el concepto que engloba la lucha de las mujeres en Chile y el mundo.

La segunda mujer -y última- mencionada durante la cuenta pública del Presidente fue Carmen Gómez Peña, la mujer de 63 que fue asesinada en su asalto a su casa en La Reina, que Piñera recordó con el objetivo de hablar acerca de la ley de responsabilidad juvenil.

Desde entonces, ninguna otra mujer fue aludida en el discurso del Mandatario, hasta que, casi cerrando su exposición, volvió a recordar a Gabriela: “Somos los herederos del legado de nuestros próceres, de la civilidad de Andrés Bello, el heroísmo de Arturo Prat y el humanismo de Gabriela Mistral”, una visibilización que dejó con gusto a poco y causó algunas críticas en redes sociales.

Los “decretazos” que se esconden detrás de

los “grandes acuerdos” que anuncia Piñera

"Creo que hemos dado un gran paso hacia la unidad y amistad cívica, el respeto mutuo, el espíritu de colaboración y la voluntad de diálogos y acuerdos", dijo el mandatario, olvidando la aprobación vía administrativa del protocolo de objeción de conciencia y la modificación de la actual Ley de Extranjería.

El presidente, Sebastián Piñera, lleva a cabo este viernes la primera cuenta pública de su segundo mandato en el Congreso de Valparaíso. Tras 25 minutos de discurso, en los que dedicó palabras a O’Higgins, Padre Hurtado, Enrique Mac Iver y Patricio Aylwin, el mandatario empezó a revisar sus acciones desde que el nuevo ejecutivo se instaló a La Moneda el pasado 11 de marzo.

“Tres grandes líneas de acción han marcado nuestro quehacer durante los dos meses y 20 transcurridos desde entonces. En primer lugar, retomar la sana tradición republicana del diálogo y los acuerdos y fortalecer la unidad entre los chilenos”, dijo el presidente, para luego destacar también  sus actuaciones ante “urgencias y demandas sociales que no podían esperar” y “la reactivación de la economía y la creación de empleos”.

A continuación aseguró que el “eje central” del discurso que realizó el mismo día en que asumió la Presidencia fue “la búsqueda de acuerdos amplios y sólidos, a través del diálogo” y recordó los cinco grandes acuerdos nacionales en distintos temas: infancia, seguridad ciudadana, desarrollo y paz en La Araucanía, salud digna, y desarrollo integral y lucha contra la pobreza.

“Hoy podemos constatar, con gran alegría y satisfacción, que hemos constituido exitosamente amplias mesas de trabajo transversales, para lograr grandes acuerdos nacionales en los cinco temas mencionados“, afirmó Piñera.

Tras los aplausos, manifestó su “profundo agradecimiento” a aquellos que “generosamente” acudieron al llamado. “Creo que hemos dado un gran paso hacia la unidad y amistad cívica, el respeto mutuo, el espíritu de colaboración y la voluntad de diálogos y acuerdos, que el país tanto necesita, merece y demanda”, agregó.

Sin embargo, en sus 82 primeros días de gobierno la administración Piñera fue noticia por dos medidas que se implementaron por vía administrativa, a golpe de decretazo. La primera fue el pasado 23 de marzo, justo a 11 días de asumir el nuevo gobierno, cuando el ministro de Salud, Emilio Santelices, decidió aprobar un nuevo protocolo de objeción de conciencia en el marco de la Ley de Despenalización del Aborto en 3 causales.

Las críticas y presiones que algunos establecimientos de salud privados como Universidad Católica y la Clínica Alemana de Osorno ejercieron al Ministerio de Salud dieron su fruto.

Sin embargo, las demandas presentadas por la oposición ante Contraloría terminaron por obligar al ministro de Salud, Emilio Santelices, a retirar el nuevo reglamento. Eso le costó al secretario de Estado una interpelación del Congreso y una futura acusación constitucional que impulsaron las diputadas de la bancada del Frente Amplio.

El segundo decretazo fue el pasado 10 de abril, cuando anunció varias medidas administrativas para abordar “las urgencias” en materia migratoria de forma inmediata, modificando así la Ley de Extranjería.

El decretazo impulsado por Piñera buscó la regularización a través de la visación consular, es decir, la entrega de visas para permanecer de forma legal en Chile se entregan en los países de origen y se elimina la posibilidad de solicitar el visado temporal por motivos laborales en Chile.

En el caso de los inmigrantes venezolanos y haitianos el mandatario anunció cambios específicos para ellos para solicitar sus visas consulares. 

A través de la vía administrativa, el mandatario también llevó a cabo un “proceso de regularización migratoria extraordinario” para registrar a todos los migrantes que estaban en situación irregular en el país, analizar su caso y decidir caso a caso la entrega de documentación. Los que entrarán al país a partir del cierre de este proceso y lo hagan por pasos inhabilitados o aquellos a quienes les caduque su visa y queden en situación irregular enfrentarán a partir de ahora la deportación.

Las “incivilidades” en la calle que Piñera quiere

castigar más duro:

Consumo de alcohol, graffitis y comercio ambulante

También incluyó el consumo de drogas en el espacio público, los ruidos "molestos", el botar basura en lugares no habilitados, el daño o destrucción de mobiliario urbano e instalaciones en plazas y parques o el uso "indebido" de fuegos artificiales, entre otros.

En nombre de “la convivencia entre los chilenos”, el presidente Sebastián Piñera lanzó este viernes en la primera cuenta público de su segundo mandato varias polémicas medidas que afectarán la forma de habitar el espacio público de los ciudadanos y ciudadanas.

En algunos casos se trata de nuevas medidas de control del uso del espacio público, y en otros casos propone endurecer las restricciones ya existentes para habitar las calles de las ciudades y pueblos del país.

“Combatiremos con mayor rigor, eficacia y penas más severas las incivilidades que tanto deterioran nuestra calidad de vida”, espetó el mandatario.

Como “incivilidades” incluyó el consumo de alcohol y drogas en la calle, las pinturas, graffitis o rayados no autorizados en inmuebles y bienes, públicos o privados, “especialmente los con valor patrimonial”, los ruidos “molestos”, el botar basura en lugares no habilitados, el daño o destrucción de mobiliario urbano e instalaciones en plazas y parques, el uso “indebido” de fuegos artificiales, el comercio ambulante y la venta clandestina de alcohol.

“Esta nueva y enérgica actitud mejorará la seguridad, la sana convivencia y la calidad de vida de nuestros compatriotas”, concluyó el mandatario.

Pescadores artesanales y cuenta pública:

“Piñera nuevamente apuntó solo al

maquillaje en la Ley de Pesca”

Los dirigentes de Condepp aseguraron que "para terminar con los privilegios de las siete familias, se debe dejar estipulado que los recursos pesqueros son de todos los chilenos y del Estado de Chile”.

Decepción fue lo que manifestaron desde el gremio de los pescadores artesanales por la cuenta pública del presidente Sebastian Piñera.

Así lo hizo saber el vocero del Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp), Hernán Machuca, quien aseguró que “nuevamente Piñera evitó comprometerse con los cambios profundos que la ley requiere y que apuntan a que los recursos pesqueros son de propiedad de todos los chilenos, y no –como ocurre actualmente- de las 7 familias de la industria”.

“Piñera nuevamente apuntó solo al maquillaje en la Ley de Pesca”, afirmó Machuca, y señaló que “para terminar con los privilegios de las siete familias, se debe dejar estipulado que los recursos pesqueros son de todos los chilenos y del Estado de Chile”.

El pescador agregó que sin ese punto, los pescadores artesanales seguirán en la incertidumbre y “sin políticas de cuidado de los recursos pesqueros, sin poder vender nuestros productos a precios juntos, porque quienes manejan la pesca son un puñado de privilegiados a quienes el mismo Piñera les entregó por ley dichos regalos”.

El análisis internacional de Piñera en su cuenta

pública: Nacionalismo, seguridad y comercio

La demanda de Bolivia por la salida al mar, la integración comercial a través de los tratados de libre comercio y la crítica al gobierno venezolano marcaron el discurso del mandatario en materia internacional.

“Frente a la demanda de Bolivia ante la Corte de La Haya, les puedo asegurar a todos mis compatriotas que defenderé con absoluta decisión y con toda la fuerza de la historia, los tratados vigentes y el derecho internacional, nuestros territorio, nuestro mar y nuestra soberanía”, expresó el presidente con un marcado acento nacionalista en su discurso. Luego, en la parte final de su discurso, sobre el mismo tema, reiteró: “Seguiremos defendiendo con fuerza y decisión nuestros legítimos derechos frente a la demanda de Bolivia ante la Corte de La Haya”.

Sobre las relaciones comerciales con los países vecinos, recordó la participación en la VIII Cumbre de las Américas celebrada en Lima el mes pasado y las dos visitas oficiales a Argentina, presidida por Mauricio Macri, con quien Piñera ha evidenciado muy buena sintonía, y Brasil, gobernado por Michel Temer, que hoy alcanza sólo un 5% de aprobación de la ciudadanía tras la implementación de varias reformas polémicas (pensiones, trabajo, etc.).

De estos encuentros, aseguró que obtuvo “promisorios resultados en la integración comercial, física y energética y en el fomento de nuestro desarrollo y nuestras relaciones de buena vecindad”. De estos vínculos, el mandatario también subrayó el reciente envío a los respectivos parlamentos de un Tratado de Libre Comercio entre Chile y Argentina, así como el inicio de negociaciones con Brasil con el mismo propósito.

Además, el presidente anunció su intención de fortalecer sus intenciones también con Perú e impulsar “con vigor y voluntad” la Alianza del Pacífico, así como las relaciones con América Latina y el resto del mundo.

Precisamente a nivel internacional, anunció su interés en avanzar en la aprobación e implementación del TPP-11, el Tratado de Libre Comercio con Inglaterra e India y el fortalecimiento del Tratado con China y la Unión Europea.

Sebastián Piñera hizo mención aparte de la situación de Venezuela. “Hemos reafirmado nuestro compromiso con los derechos humanos, la libertad y la democracia, manifestando con fuerza nuestro compromiso y solidaridad con la lucha del pueblo venezolano por recuperar su libertad, su democracia y su progreso”, dijo con intención de deslegitimar al gobierno de Nicolás Maduro, reelegido hace poco más de una semana en las elecciones presidenciales.

“Compatriotas, Chile es y seguirá siendo el asilo contra la opresión y el defensor de la libertad donde quiera que esta se vea amenazada”, enfatizó luego.

Reacciones por cuenta pública de Piñera

Varias personalidades da la esfera política del país salieron rápidamente a cuestionar algunas de las medidas anunciadas por el mandatario.

Centralismo:

En ese sentido, uno de los anuncios más llamativos en materia de transporte que realizó tiene que ver con la creación de un nuevo proyecto que reemplazará el Transantiago y que contemplará una importante extensión de los servicios del Metro.

Por ello, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, cuestionó a través de su cuenta de Twitter: “Centralismo portaliano el del gobierno. Regiones y ciudades olvidadas en discurso ¿Nuevas líneas, estaciones y KM de metro para Santiago? ¿El resto del país, y Valparaíso por supuesto, no tenemos necesidad de transporte público y red de trenes?”.

Educación: 

Por su parte, el presidente del Colegio de Profesores, criticó que en materia educacional: “Ha sido de una pobreza preocupante. En los hechos no existe una agenda de Gobierno en materia educacional. No está en las prioridades. Lo que hace son anuncios muy genéricos o repetición de hechos que ya se están cursando.

“Si el Presidente Piñera entiende por calidad en la educación, la sesgada idea de que subiendo el rendimiento en pruebas estandarizadas sería el reflejo de una buena educación, queremos decirle que está absolutamente equivocado. El Simce o la PSU son instrumentos insuficientes para hacer un reflejo de una buena educación. Por el contrario, generan distorsiones muy severas dentro de los procesos educativos. Está repitiendo el mismo error que se ha cometido por mucho tiempo y que tiene a nuestra educación con los problemas que ya están más que diagnosticados”.

Medio ambiente:

En materias medio ambientales, el director nacional de Greenpeace, Matías Asún, cuestionó: “Nos parece completamente insuficiente el tratamiento y relevancia que el presidente le ha dado a los temas medio ambientales.

De hecho, la palabra solo aparece tres veces en su extenso discurso.

Nos llama mucho la atención la escasa extensión y profundidad con que ha abordado el grave problema que enfrenta Chile por los devastadores efectos que está teniendo el cambio climático en el país.

Tampoco el presidente ha hecho mayor referencia al tema de la propiedad del agua ni a las graves y diversas amenazas contaminantes que enfrentan hoy los mares de Chile”.

Además agregó que “ha dicho que esperan potenciar la electromovilidad, especialmente en buses y taxis, pero ni sus ministros ni el propio presidente se mueven en autos eléctricos. 

Los invitamos a que entreguen una señal y ejemplo potente al país y que dejen de usar vehículos a bencina. Desde ya le planteamos un desafío al presidente Piñera: que en las actividades y celebraciones de las próximas fiestas patrias el país lo vea desplazándose solo en vehículos eléctricos”.

“La endogamia piñerista es el partido que

domina al Gobierno”: Bacheletismo sale a

flote previo a la primera cuenta pública

El círculo cercano a la ex presidenta Bachelet aprovecha la primera cuenta pública de Piñera para preparar su despliegue mediático e intentar poner orden en la oposición.

El miércoles por la noche se concretó el primer encuentro de los ex ministros y ministras del gobierno de Michelle Bachelet.

Y tras meses de silencio, el bacheletismo salió con todo: “La endogamia piñerista es el verdadero partido que domina al gobierno de Piñera. Gran parte de sus ministros son un directorio de empresas, no un gabinete al servicio de los chilenos”, dice el documento de síntesis del encuentro, publicado hoy por El Mercurio.

A la cita llegaron Mario Fernández, Mahmud ALeuy, Paula Narváez, NIcolás Eyzaguirre, Francisco VIdal, Claudia Pascual, Pedro Güell, todos cercanos a la ex presidenta durante sus dos mandatos presidenciales.

El texto que resume el encuentra plantea una situación bastante crítica antes de la primera cuenta pública del gobierno de Sebastián Piñera. “El gobierno lleva tres meses. Esta cuenta será solo una expresión de deseos, que veremos con el paso del tiempo si cumplen o no (…) Lamentablemente, durante estos tres meses, más que gestión, hemos visto acciones de márketing y una compulsión por atribuirse como propias diversas medidas que son de gestiones anteriores y que deben ser miradas con una visión de Estado, no como logros individuales”, dice el texto.

También se plantea que “vía decretos y otras medidas administrativas buscan torcer el sentido de las leyes que el Congreso ya aprobó democráticamente”, en referencia a la polémica definición del protocolo de objeción de conciencia en el aborto en tres causales.

“Existe ausencia de mirada de largo plazo. No se conocen políticas en materia de vivienda, en Infraestructura y Obras Públicas, en Innovación y Emprendimiento, en Ciencia y Tecnología. Anuncios sueltos sin perspectiva”, continúa el documento.

Pero el encuentro no fue solo para reunión de camaradería. El texto da cuenta que el grupo tendrá también un despliegue público a partir del día de hoy con voceros con presencia en los medios.

Se espera que durante el primer semestre se concrete la ONG desde donde operará tanto la ex presidente Bachelet como su grupo cercano.

En la salida del Congreso, personeros de la oposición entregaron sus reacciones del discurso, donde el Mandatario deslizó una crítica a la pasada administración. "Hay un discurso contradictorio, descalifica al anterior gobierno y hace una descripción apocalíptica del Chile que recibe y acto seguido llama a la unidad", dijo el ex vocero de gobierno y actual presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde.

El timonel socialista agregó que "hay evidentemente una contradicción y además se viste con ropa ajena". "Gran parte por los anuncios de hoy corresponden a iniciativas que se empezaron a impulsar en la administración anterior", dijo Elizalde.

Por su parte, la diputada comunista Camila Vallejo (PC) sostuvo que "el discurso dejó mucho que desear" y "que esa soberbia yo creo que hay que superarla". "Se dedicó a golpear el gobierno anterior, culparlo de todos los males y apropiarse de proyectos que fueron de autoría de la Presidenta sin reconocerlo", dijo la parlamentaria a raíz del anuncio del Sistema único de Créditos que busca reemplazar el Crédito con Aval del Estado.

El presidente del Senado, Carlos Montes (PS), valoró que "pone como tema la infancia y seguridad que necesitamos construir acuerdo y necesitamos que sea así", pero que "inmediatamente comenzó una descalificación muy fuerte al gobierno anterior". "Cuando se descalifica un gobierno ni siquiera se reconoce lo que se logro en energía, ni tampoco en educación parvularia donde pegamos un salto realmente impresionante en cuanto a cupos y cobertura (...).Está con un sesgo muy fuerte de que todo lo anterior es malo", dijo el senador socialista.


"Una relación bipolar con la oposición":

El análisis de los expertos a la

Cuenta Pública del Presidente Piñera

Vieron un discurso que llamó a la unidad, al mismo tiempo en que criticó lo realizado por el gobierno anterior. Si bien los analistas valoraron las medidas anunciadas, advirtieron que "deberían estar articuladas y tener un relato".

Dos lecciones son las que ha dejado la historia reciente de Chile, aseguró este viernes el Presidente Sebastián Piñera durante la primera cuenta pública de su segundo mandato ante el Congreso Pleno. La primera, es la importancia del valor de la unidad y la amistad cívica, del diálogo, la colaboración y la búsqueda de acuerdos, y el peligro de los "intentos refundacionales" y la "lógica de la retroexcavadora", en una clara alusión al gobierno anterior.

La segunda, es la que recuerda que el valor del progreso y el desarrollo debe sustentar las demandas ciudadanas. A su juicio, ambas fueron "practicadas" por quienes condujeron la transición hacia la democracia, haciendo un guiño a la ex Concertación.

Dos tesis que abrieron el debate sobre el tono político que utilizó el jefe de Estado en su discurso, el cual implica una jugada que le puede traer tantos réditos como costos a su administración.

En Emol, seis expertos analizaron el mensaje del Presidente.

¿Cómo evalúas el discurso del Presidente Sebastián Piñera?

Con este discurso el Presidente Piñera rompe con la tradición republicana de no hablar en contra del gobierno anterior durante la Cuenta Pública, porque es algo que tradicionalmente no se hace mucho. Su discurso estuvo un poco desorganizado en términos temáticos, y eso, cuando se trata de discursos largos, es difícil porque al que escucha le cuesta unir las ideas. Sobre el contenido fue grandilocuente, aunque no tan novedoso. Lo más novedoso fue el anuncio sobre las nuevas líneas de Metro, aunque después aclaró que será en hartos años. También quedó cojo en cuanto a materias de género y educación no sexista. Lo que me llama la atención es la concepción que muestra de una derecha conservadora que no cree en el Estado como la solución a los problemas, pero que por otro lado está anunciando nuevos ministerios. Yo creo que el gobierno tiene un asunto no resuelto con respecto al Estado.

Mireya Dávila, académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile

Lo que vi fue una relación bipolar con la oposición, porque hace frecuentes llamados a la unidad nacional y al diálogo, pero no trepidó en infringirle críticas y golpes duros a la oposición y al gobierno de Bachelet. Esa relación no es buena, porque el gobierno no tiene mayorías en el Congreso y requiere el apoyo de otras fuerzas políticas. Con este tipo de discursos binarios no creo que ayude a conseguir el entendimiento que necesita. Esta lógica que maniquea entre blanco y negro, entre bueno y malo, no ayuda a ese clima. La mayor falencia es que carece de una identidad, no dejó instalado con mucha claridad un proyecto de gobierno, un norte, un "hacia allá vamos". Lo que hizo fue enumerar muchas medidas, que son importantes y hay que valorarlas, pero que parecen una lista de supermercado. No vi un propósito. Son medidas que deberían estar articuladas, tener una coherencia, un relato.

Marco Moreno, decano Facultad de Gobierno U. Central

No era una cuenta complicada porque no tenía que presentar resultados, sino dar cuenta del estado en que se encontraban las cosas y fijar la agenda hacia adelante. Hizo un par de puntos respecto a que la cosa no venía muy bien, lo que políticamente le conviene. Sin embargo, hablaba mucho sobre hacer acuerdos, pero imponía una versión política o de sociedad que es propiamente de derecha. Cuando uno dice "acuerdos", uno supone que está dejando la ideología en la casa, pero no es el caso. Eso implica negociar desde una base ideológica. "Hagamos acuerdos, pero esta es nuestra posición". Y si bien hizo lo correcto con respecto a ofrecer soluciones, faltó un sueño, algo más de sustento retórico. Tampoco debe sorprender, pero él no es una persona que viene a soñar sino a "solucionar", entonces lo hace por medio de una carta gantt, una hoja de excel, una calculadora. Después de cuatro años de reformas estructurales y de mucho relato, los chilenos no están muy interesados en eso, pero si no se corrige y no logra darle una columna vertebral a su gobierno, cuando esté más cerca la próxima elección va a ser un problema, porque la gente va a volver como un columpio hacia el otro lado buscando un poco más de retórica.

Kenneth Bunker, doctor en Ciencia Política y creador de Tresquintos

Creo que es algo disonante el discurso, porque el llamado al diálogo confluye con una crítica en general o insistir con esta idea de la retroexcavadora y refundacional del gobierno anterior, que no ataca directamente a la Presidenta, pero si por supuesto a parte importante de la oposición. Yo me imagino que la oposición va a reaccionar en eso de manera rápida y contundente, porque es compleja la señal. Yo creo que es un riesgo haber apostado por aquello, seguir por el camino del ataque puede generarle costos en términos de la tramitación de los proyectos de ley que debieran ahora notarse más en el Congreso. Yo no hablaría de bipolaridad, hablaría de riesgo. Por alguna razón que supongo habrá calculado el Presidente y sus asesores, asume el riesgo de hacer una crítica fuerte a lo que fue el gobierno de la Nueva Mayoría, que es la bancada más importante y el gobierno no tiene mayoría en el Congreso, entonces es una compleja señal.

Gloria de la Fuente, doctor en Ciencia Política y creador de Tresquintos

Yo creo que este discurso está más pensado para ordenar a la coalición de gobierno que para iniciar un dialogo con la oposición, es un discurso que evita los temas conflictivos dentro del oficialismo, como la agenda valórica, y hace una crítica muy fuerte al gobierno anterior, lo trata de lo peor y mediocre. Por lo tanto, lo que buscó políticamente es tratar de ordenar a las fuerzas de su propio sector más que tender puentes de dialogo y abrirse a acuerdos con la oposición. A mi me sorprendió eso. Para aprobar las leyes simbólicas de su gobierno, cambio en las isapres, pensiones, la reforma al sistema de salud, infancia requiere del apoyo y concurso de la oposición. Por tanto, el tono más confrontacional con la oposición no va a rendirle frutos políticos.

Claudio Fuentes, profesor de la Escuela de Ciencias Políticas de la U. Diego Portales

Piñera busca consensos con los desencantados del bacheletismo. Ese es su propósito. Sabe que el PDC salió dañado de esa coalición y también sabe que la única posibilidad de crecer está hacia el centro. Por tanto, el cortafuego está a la izquierda. El propósito es aislar al bacheletismo y retratarlo como un agente de polarización. Piñera dejó muy en claro que su gobierno es de unidad nacional, marcando fuertes diferencias con el gobierno anterior. Ante la rearticulación del bacheletismo, Piñera no dudó en comentar el clima de crispación y el estancamiento económico que tuvo el país. Lo que Piñera identifica como retroceso es precisamente el gobierno anterior. En la práctica, está polarizando el debate, pero al mismo tiempo sabe que el bacheletismo está en decadencia y que, incluso, es visto con desconfianza por parte de políticos que participaron de ese gobierno. Esto le permite ampliar su base de apoyo, crecer hacia el centro, aislar a la izquierda y fracturar a la oposición. Esa es la estrategia.

Mauricio Morales, cientista político, académico de la Universidad de Talca

ClariNet-Eldesconcierto-EMOL