Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

FIFA

Gianni Infantino es el nuevo
presidente de la FIFA.

Ese fue el resultado del partido más crucial en la historia reciente del fútbol: elegir al sucesor de Blatter, luego de varios meses en que esta organización estuvo involucrada en casos de corrupción. Las votaciones fueron realizadas hoy en Zúrich, con la participación de 207 federaciones, de las 209 autorizadas a participar en el escrutinio.

“Todos juntos restableceremos la imagen de la FIFA”, dijo Infantino. “Hemos pasado momentos tristes, momentos de crisis pero esos tiempos han terminado ya. Gracias a todos, vamos a trabajar juntos”.

“Esta ha sido una competición deportiva y una gran señal de democracia en FIFA. Gracias a todos”.

La elección a la presidencia tuvo una segunda vuelta, después de que ninguno de los cuatro candidatos obtuviera dos tercios de los votos en la primera ronda (Gianni Infantino con 88, el jeque Salman 85, el príncipe Ali 27 y Jerome Champagne 7. El sudafricano Tokyo Sexwale se retiró justo antes del escrutinio).

Con 207 federaciones votantes, hacían falta 138 para que el nuevo presidente fuera elegido en la primera ronda y 104 (la mayoría simple) para el caso de la segunda vuelta.

Finalmente, Gianni Infantino obtuvo 115 votos. El nuevo presidente tendrá como misión restaurar la imagen y la credibilidad de la FIFA, sumida en la peor crisis de su historia, sobre un fondo de corrupción a gran escala.

Durante la jornada se aprobó además un paquete de reformas en las que venía trabajando la FIFA en los últimos meses, para mejorar la transparencia y reformar su forma de gobierno.

Los nuevos estatutos fueron aprobados con 179 votos a favor, 22 en contra y 6 abstenciones.

Entre las principales reformas se encuentran la limitación a tres mandatos de cuatro años, 12 años como máximo, para el presidente de la FIFA y todos los otros altos responsables (miembros del Consejo de la FIFA de nueva creación, de la Comisión de Auditoría y Conformidad y de los órganos jurisdiccionales).

Asimismo, se separarán las funciones políticas y de dirección. Por una parte, el Consejo de la FIFA, que reemplaza al actual Comité Ejecutivo, estará encargado de definir la estrategia de la FIFA; mientras que el secretario general ejecutará las decisiones del Consejo.

Se establece la elección de los miembros del Consejo de la FIFA por las federaciones después de “controles de integridad reforzados” por parte de una Comisión de Control, igualmente creada para la ocasión.

El número de miembros del Consejo se elevará a 36 (por 24 del actual Comité Ejecutivo).

Entre otras medidas aprobadas están: publicación de los ingresos del presidente de la FIFA y de todos los demás altos responsables (miembros del Consejo de la FIFA, de la Comisión de Auditoría y Conformidad y de las órganos jurisdiccionales); reducción del número de comisiones de 26 a 9, pero creación de una comisión que reúne a los colaboradores (representantes de los clubes, de los jugadores, de las ligas, etcétera) y refuerzo de la presencia de las mujeres en los órganos de gobierno, con al menos una mujer elegida en el Consejo por cada confederación.

Maradona: "Infantino es un traidor"

El suizo Gianni Infantino, secretario general de la Unión de Federaciones de Fútbol Europeas (UEFA), fue electo hoy como nuevo presidente de la FIFA, tras ganar este viernes con mayoría simple las elecciones celebradas durante el Congreso Extraordinario de la FIFA.

“Nosotros vamos a restaurar a la FIFA”, fueron las primeras palabras emitidas por el recién electo presidente. Pero ¿cuáles son las primeras reacciones?

¿Podrá sacar a la FIFA del momento gris de la actualidad?

Aunque son muchos los mensajes de felicitación que han llegado, otros dudan que este nuevo presidente pueda cambiar el escenario actual del fútbol.

En exclusiva para Telesur, el comentarista deportivo Víctor Hugo Morales analizó el panorama del fútbol mundial con el suizo Gianni Infantino al frente de la FIFA por los próximos tres años.

Para Morales, Infantino representa “la continuidad de las políticas de corrupción de la FIFA en los últimos años”.

En entrevista para el sitio web de teleSUR, Morales aseguró que nadie que estuviera inmiscuido en la FIFA puede estar exento de la ola de casos de corrupción revelados en los últimos años, que coparon los titulares con el término “FIFAgate”.

Asimismo, previo a las elecciones presidenciales en FIFA, Diego Armando Maradona habló sobre los candidatos y se decantó por el jeque Salman Bin Ebrahim Al Kalifa, así como por el príncipe Alí bin Al Hussein.

El exfutbolista argentino consideró entonces que cualquiera de estos dos candidatos tenían más posibilidades de ganar y en lo personal, esperó que así fuera, ya que consideró que un triunfo de Gianni Infantino significaría perpetuar los problemas de corrupción en la FIFA.

“Infantino es un traidor total porque teniendo al jefe (Joseph Blatter) entre las cuerdas, por no decir entre las rejas, siguió trabajando como si nada. Y pasó de revolver pelotitas (en los sorteos) a presentarse como candidato a presidente de la FIFA. Está todo muy mal”, indicó Maradona.

La FIFA y un Fútbol sin Futbolistas

La FIFPro, la federación sindical de jugadores profesionales, repudió la votación que ungió a Gianni Infantino al frente de la máxima entidad del fútbol mundial. Dice que los derechos de sus 65 mil afiliados en el mundo fueron ignorados.

Julio Grondona no tenía un pelo de ingenuo. Días antes del Mundial 2002 confesó: “El fútbol lo soluciona todo”. Sabía por qué lo decía. El suizo que desde el viernes tomó la posta en la FIFA, Giovanni Infantino, es pelado aunque tampoco tiene un pelo de tonto. Tal vez, en estas horas que desparrama entusiasmo, piense en aquella frase.

Que el fútbol proveerá, como Dios manda. Porque necesitará apoyarse en el magnetismo que provoca el juego para gobernar. Además de hacer buena letra.

Los protagonistas centrales del deporte más masivo del mundo repudiaron la elección que lo depositó en el cargo de presidente. En rigor, sus representantes nucleados en la FIFPro, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales que integran 65 mil jugadores en todo el planeta.

Su titular, Philippe Piat, comentó:

“Las reformas atrincheran y recompensan a las 209 federaciones miembro y a seis confederaciones, a pesar de su complicidad en la corrupción y en los escándalos que continúan afligiendo al fútbol”.

Fue un golpe al plexo con nada de bienvenida.

En un comunicado que difundió en su página web el mismo día de la votación, el sindicato amplió la idea: “FIFPro ve con desaprobación la elección que ha tenido lugar hoy en la FIFA y que deja al nuevo presidente, Gianni Infantino, con independencia de cuáles sean sus méritos o fracasos, afianzado en una cultura y estructura de gobernanza abierta a prácticas corruptas”.

Se sabe cuáles fueron esas destrezas para recibir coimas.

Su realización sólo fue posible con la presunta complicidad de grandes bancos de Estados Unidos y Europa que lavaron el dinero y de varios empresarios mediáticos como los acusados Alejandro Burzaco, Hugo Jinkis y su hijo Mariano, todos argentinos.

En esta saga sobre las cloacas de la FIFA que todavía se continúa filmando, la FIFPro sugirió que “una verdadera reforma garantizaría que los futbolistas, los clubes y las ligas participaran de manera justa y proporcionada en la gestión de este deporte, para crear decisiones vinculantes en todas las cuestiones que les incumben”. Se desprende del comunicado que se sienten ignorados.

La Federación Internacional de Futbolistas parece estar varios pasos adelante del sindicato argentino, Futbolistas Agremiados (FAA), que no se ha pronunciado en su sitio oficial sobre el escándalo desde que se produjo, el 27 de mayo de 2015.

Es el mismo gremio que se fundó en 1944 –21 años antes que la FIFPro– y forjó su crecimiento en luchas por el Estatuto y el Convenio Colectivo de Trabajo a principios de la década del 70.

Hoy continúa Sergio Marchi como su secretario general y el arquero de Boca, Agustín Orion, es su secretario gremial. La única referencia indirecta al escándalo en la patronal del fútbol mundial es la adhesión a un comunicado de Scholas Ocurrentes, una fundación pontificia de la que FAA es colaborador voluntario.

En junio del año pasado, el Vaticano suspendió un acuerdo económico que había firmado con la AFA, la Conmebol, Agremiados y TRISA, una compañía donde son socios el grupo Clarín y Torneos y Competencias. Scholas iba a recibir por ese convenio una donación de 10 mil dólares por gol o penal atajado durante la última Copa América que entregaría a las escuelas para la educación de los niños mediante el deporte.

Cuando estalló el escándalo de la FIFA, aquella obra impulsada por el papa Francisco no aceptó recibir el dinero en esas condiciones. En el comunicado al que adhirió Agremiados, se leía que Scholas “se abstendrá de recibir fondo alguno hasta que se esclarezca la investigación judicial en curso…”

FIFPro fue muy dura con la FIFA porque considera que la elección de Infantino no modifica su matriz corrupta. Difundió su “especial preocupación por los 65.000 futbolistas profesionales de ambos sexos a quienes representa, pues como resultado de la estructura de monopolio de la FIFA sus derechos suelen ser abiertamente ignorados e incluso quebrantados”.

En la misma línea que FIFPro, cuya sede está en Hoofddorp, Holanda, Luis García, secretario general de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales y ex integrante del seleccionado de su país, dijo sobre el escándalo: “Se ha tomado el dinero del fútbol, el dinero de los jugadores”.

En sentido parecido se pronunció Carlos Soto, el presidente del sindicato chileno:

“Tenemos que estar seguros de que el dinero está en buenas manos”.

Las invocaciones a la transparencia y a una manera más austera de gobernar que expresó Infantino en su discurso apenas lo eligieron, no se compadecen con ciertas prácticas que todavía perduran en la FIFA.

Por ejemplo, la manipulación de licencias, la ausencia de planes para revisar contratos sospechados, el pago de viáticos anuales por 300 mil dólares, los pasajes de avión en primera clase, las entradas de protocolo y hasta la confección de trajes a medida para el staff.

La FIFPro reclama para eso poder acceder a los balances.

Infantino ahora tiene la palabra. Dirigente de origen suizoitaliano, con una carrera de quince años en el fútbol en constante ascenso y un mandato manifiesto que parece venirle de la historia, hizo su autorretrato:

“Mis padres son italianos y me enseñaron a distinguir el bien del mal. Luego crecí en la Suiza alemana: el orden, la disciplina y la fiabilidad. Posteriormente, fui a la Suiza francófona: libertad, igualdad y fraternidad, con unos toques revolucionarios”.

Con ese cóctel de varios ingredientes, la FIFA espera resolver su pasado, presente y futuro. La historia parece que no la absolverá tan fácilmente.

ClariNet