CARADURISMO8

Ejército cierra sin responsable
sumario interno sobre viajes y
viáticos ordenado por Contraloría.

El Ejército resolvió cerrar “sin responsables” el sumario ordenado por la Contraloría, a raíz del desvío de recursos presupuestarios, que permitió pagar viáticos y sueldos por trabajos que no se realizaron y que podría alcanzar a más de 3 mil millones, de acuerdo a cifras del Ministerio Público, según informó radio Bío Bío.

La decisión de la entidad castrense, se refiere al llamado Fondo de Ayuda Mutua (FAM), una suerte de sistema de solidaridad informal que funcionó desde principios de los sesenta principalmente los encuadrados en Coyhaique. En él, oficiales y suboficiales depositaban dinero mes a mes y cuando llegaba el retiro, obtenían una suma de dinero similar a un finiquito.

Sin embargo, fórmula creada colapsó en 2006, y -principalmente suboficiales- perdieron millonarios aportes. Para paliar las pérdidas de los uniformados, el entonces general Óscar Izurieta, resolvió devolver la plata a través de viáticos y contratos de trabajo, cuyas labores nunca se realizaron. Este hecho se mantuvo hasta 2016, bajo la administración del general Humberto Oviedo, donde se regularizó.

De acuerdo a la información obtenida por radio Bío Bío, la indagatoria administrativa fue enviada por el Ejército al organismo fiscalizador para que realice la toma de razón, trámite que puede validar o revocar lo obrado.

Un alto funcionario de la entidad fiscalizadora indicó al mencionado medio que existe una probabilidad importante de que el expediente generado por los militares sea devuelto y se ordene sancionar a los responsables, atendido que no se habrían cumplido los estándares administrativos.

Fuentes que conocieron de la indagatoria, explicaron que un aspecto llamativo de la investigación interna, es que en las conclusiones, las críticas fueron dirigidas al exjefe del Comando de Personal, Daniel Aberlt, quien precisamente fue quien a través de distintos oficios terminó con la práctica irregular. Sobre este aspecto, a través de una querella, este último acusó que el auditor general del Ejército lo presionó precisamente para salvar a Izurieta en la indagatoria castrense.

ClariNet