LATROCINIO-MILITAR

Maniobras del Ejército
ocasionan daño
irreversible en
Monumento Nacional
Camino del Inca.

El paso de vehículos de gran tonelaje, pertenecientes al Ejército, provocó la pérdida irreparable de cientos de hallazgos arqueológicos en el Camino del Inca o Qhapac Ñan, de más de 3.000 años de antigüedad, patrimonio ancestral de la comunidad Quechua de Quipisca, Región de Tarapacá.


La Comunidad Indígena Quechua de Quipisca se encuentra consternada frente al daño irremediable ocasionado a su patrimonio ancestral, por lo que denunció estos hechos a la fiscalía de Pozo Almonte, la Gobernación Provincial del Tamarugal, y el Consejo de Monumentos Nacionales.

El pasado 8 de junio, diversos vehículos y camiones de gran tonelaje de las Fuerzas Armadas de Chile, correspondientes a personal del Fuerte Baquedano de Pozo Almonte, participaron en entrenamientos militares en la Pampa del Tamarugal, donde arrasaron parte significativa del camino patrimonial Camino del Inca, Qhapac Ñan, el cual posee una data de más de 3.000 años de antigüedad y una amplia variedad de evidencias arqueológicas, que le han valido el ser reconocida como Monumento Nacional.

El tránsito del convoy militar causó daños irreparables en un tramo de más de seis kilómetros, en el Camino del Inca.

Los efectivos eran conscientes del daño que estaban ocasionando, ya que esa misma mañana fueron advertidos por un monitor de la Comunidad Indígena Quechua de Quipisca y un arqueólogo de la Fundación Desierto de Atacama, mientras estos desarrollaban sus actividades habituales de monitoreo ambiental entre Pozo Almonte y Quipisca, informando a los uniformados que dicho camino es parte de un Monumento Nacional de carácter arqueológico y los cuidados con los que debían proceder.

Inicialmente, se retiraron y se comprometieron a no volver a transitar por el camino. Sin embargo reiteraron la acción por la tarde y al ser nuevamente interpelados, señalaron que “esta era zona militar”.

Monitor de la comunidad quechua de Quipisca informa a personal del Ejército del valor cultural y ancestral del Camino del Inca o Qhapac Ñan
 
Los monitores arqueológicos testimonian que a su paso los vehículos del Ejército atravesaron varias veces esta sensible ruta arqueológica que antaño unió diversos poblados de Tarapacá, y además constataron la remoción de material para construir trincheras sobre este camino prehispánico, aumentando con ello el impacto sobre estos sitios arqueológicos.

Tras estos graves hechos, la Comunidad Indígena Quechua de Quipisca presentó una denuncia ante la fiscalía de Pozo Almonte, para que se inicien todas las investigaciones necesarias para establecer las responsabilidades correspondientes, y remitió una carta al Gobernador Provincial del Tamarugal, informando de los mismos.

A ello se suma la denuncia ingresada  ante Consejo de Monumentos Nacionales, acompañada de un informe técnico elaborado por la Fundación Desierto de Atacama.

Afectación a patrimonio ancestral indígena

La Comunidad Indígena Quechua de Quipisca, en cuyo territorio ancestral se encuentra este tramo del Qhapaq Ñan, está profundamente afectada por los graves e irreversibles daños causados al patrimonio cultural asociado a este camino prehispánico, que incluye geoglifos, campamentos y diversos sitios arqueológicos de profunda significancia ancestral para las comunidades indígenas locales, además de gran un valor científico y turístico.

En los últimos años, la Comunidad en conjunto con la Fundación Desierto de Atacama, viene desarrollando una serie de acciones para favorecer la reconstrucción comunitaria y el resguardo de la zona, como elementos centrales de su identidad cultural y patrimonial. Siendo una de ellas la realización de un Catastro y Valoración Arqueológica del territorio de la comunidad, a cargo de los arqueólogos y profesionales de la Fundación.

Gracias a ello, se ha logrado reunir múltiples evidencias arqueológicas que se remontan a más de 7.000 años atrás y que incorporan todos los períodos prehispánicos, desde el Arcaico hasta el Período Tardío o Inca (ca. 10.000 AC a 1.540 DC), además de evidencias directas de la época colonial y de tiempos del salitre.

Dado el detalle del catastro realizado por la Fundación Desierto de Atacama, fue posible identificar en el sector intervenido por personal militar (6,58 kilómetros ubicados entre la ruta A-65 y el lecho de la Quebrada de Quipisca en su desembocadura en la pampa), al menos 122 sitios de estructuras con distintas funcionalidades y épocas, destacando varios campamentos de descanso, estructuras de carácter ceremonial y geoglifos, entre otros, y 440 hallazgos muebles asociados a este trascendental sitio arqueológico.

Entre dichos bienes muebles, se registraron materiales alfareros que son representativos del Período Formativo (ca. 1000 AC a 500 DC), Período Intermedio Tardío (ca. 900 DC a 1450 DC) y del Período Tardío o Inca (1450 DC a 1536 DC), además de botijas de la época colonial y materiales de la época del ciclo salitrero.

Hechos reiterados

Cabe destacar que esta no es la primera vez que personal del Ejército irrumpe en este sector arqueológico ocasionando daños significativos. En efecto, en el marco de los trabajos del Catastro Arqueológico antes referido, la Comunidad y la Fundación Desierto de Atacama ya habían constatado afectaciones por proyectiles militares.

Ante esta situación, con fecha 10 de junio del 2016, la Comunidad y la Fundación establecieron contacto con personal de la “Escuela de caballería blindada Coronel Santiago Bueras Avaria”, en la ciudad de Iquique, para informar acerca del importante hallazgo arqueológico y patrimonial, y dar cuenta de las afectaciones realizadas por ejercicios militares.

Se les entregó, además, un documento oficial a nombre de la Comunidad Indígena Quechua de Quipisca y la Fundación Desierto de Atacama, en el cual se explicita la necesidad de protección de estos monumentos y la obligación legal de salvaguardarlos, y se les proporcionó material exclusivo de georreferenciación (ubicación geográfica con GPS).

En esa reunión, personal de las FF.AA. indicó que el sector no es utilizado por los militares, y que no se practican ejercicios, ni se movilizan vehículos por el área.

Wilfredo Bacian, Presidente
Comunidad Indígena Quechua de Quipisca

Red de Comunidades Indígenas en el Camino del Inca

Fuente: Fundación Desierto de Atacama