FUND-SOL

Siete de cada diez
hogares chilenos no
alcanzan a cubrir
sus gastos.

Investigador de la Fundación Sol, Alexander Páez, dice que entre 2012 y 2015 creció en 10 puntos el porcentaje de hogares que no llega a fin de mes. “A nuestro modo de ver las necesidades de consumos aumentan mucho más rápido de lo que aumentan los ingresos. Es decir, los ingresos están rezagados en relación con las necesidades de consumo y al costo de la vida en general de la población”.

“Al 70 de por ciento de los hogares chilenos no les alcanzan los ingresos disponibles mensuales para el gasto mensual.

Hasta el cuarto quintil los ingresos son insuficientes para el gasto”, dice el investigador de la Fundación Sol, Alexander Páez, al ser consultado por la VIII Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF), realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE,) que arrojó que el gasto promedio mensual de los hogares de las capitales regionales del país ascendió a $1.121.925 en el periodo 2016-2017.

El experto explica que, por ejemplo, en el quintil más bajo el gasto supera en un 66 por ciento el ingreso mensual de los hogares. “Hay ahí un tema muy crítico respecto de la brecha que existe entre ingreso y gasto”, sostiene.

Ahora, agrega, ésta también esa la realidad de los quintiles dos y tres, ya que en el cuarto quintil hay una pequeña diferencia en favor de los ingresos. “Pero muy pequeña”, recalca.

Consultado sobre el promedio de ingresos en ese quintil, dice que son del orden de entre 600 y 800 mil pesos en el hogar.

Entonces, Paez dice que la señal es que “la mayoría de los hogares, no sólo los más pobres, sino que son el 70 por ciento de los hogares a quienes no les alcanzan los ingresos para el gasto que tienen.

Esto quiere decir que el gasto es superior al ingreso. Entonces, es una realidad que cuando uno observa las encuesta de 2012 esa proporción de hogares era del 60%. Por lo tanto, el primer diagnóstico es que entre 2012 y 2017, aumentó la promoción de hogares a los cuales el ingreso no les alcanza para los gastos que tienen incurridos mes a mes”.

Lo anterior quiere decir que en un lustro aumenta en 10 por ciento la cantidad de hogares que debe recurrir a la deuda para cubrir sus gastos.

Ahora -prosigue el investigador- “al hacer el análisis en detalle, en los primeros quintiles de ingreso, quizá la mitad de la población, el caso es aún más dramático ya que concentran mayor proporción de gasto en alimentación, gastos en necesidades básicas.  Por lo tanto, lo que nosotros hemos dicho a partir de otras fuentes, como la Encuesta Suplementaria de Ingresos del INE, o la Encuesta Casen del Ministerio de Desarrollo Social, es que los ingresos en Chile, sobre todo los ingresos del trabajo, son absolutamente insuficientes para solventar el gasto común de un hogar mes a mes”.

Respecto del aumento del porcentaje de hogares que no les alcanza, responde que “a nuestro modo de ver las necesidades de consumos aumentan mucho más rápido de lo que aumentan los ingresos. Es decir, los ingresos están rezagados en relación con las necesidades de consumo y al costo de la vida en general de la población”.

Para Páez, sería relevante tener un IPC de los pobres o uno alternativo que se relacione entonces con la realidad del gasto de los hogares chilenos.

El endeudamiento

Según dice Alexander Páez, la cifra promedio de gasto de los hogares (1 millón cien mil y fracción) se sostiene por la extensión del crédito.

“Con solo dar tu RUT en una casa comercial puedes obtener una tarjeta de crédito que permite sacar avances en efectivo, acceder a bienes de consumo intermedio, a bienes suntuarios incluso. Entonces las características de consumo en Chile están bien distorsionadas porque la media el acceso al crédito. Y este acceso al crédito, a su vez, esta estratificado; es decir, los sectores de más bajos ingresos acceden a créditos más caros, con mayores tasas de interés porque, a su vez, no están regulados necesariamente por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF). Sino que funcionan como una casa comercial, o bien hay formas informales de endeudamiento como los prestamistas usureros. Entonces ese endeudamiento hace sentido con la encuesta”.

ClariNet