MECANISMO-FUENTES-ALBA

Las maniobras que lo
acercan a una imputación
por lavado de dinero.

El general (R) recurrió a varios subterfugios para ocultar el dinero proveniente de los gastos reservados del Ejército que incrementaron su patrimonio. Por eso, la Fiscalía lo formalizará por lavado de dinero en las próximas semanas.

En el expediente surge un dato hasta ahora desconocido: unos meses antes de dejar el Ejército, en 2014, giró US$ 250 mil, la totalidad del saldo de los gastos reservados destinados a su mandato.

El teléfono sonó insistentemente, a fines de 2013, en el Departamento de Finanzas del Ejército. Al otro lado, el entonces comandante en jefe del Ejército, general Juan Miguel Fuente-Alba Poblete, daba una orden inusual: “tráiganme de inmediato US$ 250.000”. El receptor del llamado, un alto oficial castrense, quedó atónito ante la cantidad de dinero solicitada: la totalidad del saldo de los gastos reservados de que disponía el general. La petición, que se encuentra descrita en un testimonio secreto de la investigación que lleva adelante la ministra Romy Rutherford, ocurrió a pocos de meses de que el jefe del Ejército dejara el mando en marzo de 2014.

Cinco años después de ese episodio que grafica cómo el general Fuente-Alba manejaba a voluntad las remesas de gastos reservados asignadas para labores de inteligencia y seguridad del Ejército, la jueza Rutherford lo mantiene privado de libertad en el Batallón Militar de Peñalolén.

El exjefe castrense enfrenta un procesamiento en calidad de autor de una histórica malversación de casi $ 3.500 millones provenientes de caudales públicos, y que Fuente-Alba usó para fines personales y familiares.

En el expediente hay más situaciones que complican el futuro judicial del exmilitar. A la malversación de caudales públicos ya imputada se sumará la formalización por lavado de dinero que estudia el fiscal jefe de la Fiscalía Centro Norte, José Morales. El jueves 21 – y tras el procesamiento contra Fuente-Alba- el investigador del Ministerio Público y la jueza Rutherford sostuvieron una reservada reunión de coordinación.

Una vez imputado el delito base por parte de la justicia militar, en este caso la malversación, ahora es el turno de la justicia ordinaria. La Fiscalía formalizará al general Fuente-Alba por el mecanismo con el que habría intentado ocultar el origen ilícito de su abultado patrimonio obtenido desde los gastos reservados del Ejército.

Los testimonios que inculpan al general (R) permanecen en un cuaderno secreto de Rutherford y en piezas reservadas de la carpeta de investigación del fiscal Morales.

Una de las declaraciones clave es la del exjefe de Contabilidad y Remuneraciones del Departamento de Finanzas del Ejército, coronel Sergio Vásquez, quien en su testimonio relata una de las medidas que Fuente-Alba adoptó cuando supo, a fines de 2014, que estaba siendo investigado.

El oficial habría descrito cómo el comandante en jefe del Ejército, general Humberto Oviedo, sucesor de Fuente-Alba y también investigado por la jueza Rutherford, le habría ordenado en marzo de ese año la coordinación de la entrega de $ 800 mil mensuales a los exjefes militares, generales (R) Juan Emilio Cheyre, Óscar Izurieta y Juan Miguel Fuente-Alba. Según confesó hace algunos días este último, mediante el uso de gastos reservados se entregaba mensualmente esta suma de dinero a sus antecesores por concepto de “apoyo”.

Vásquez ratifica esta “mesada” que se le encargó coordinar en marzo de 2014 y que se entregaba a principios de cada mes.

Para materializar los pagos, Vásquez se dirigía a la Dirección de Finanzas del Ejército (DIFE) donde se le entregaban, en un sobre blanco, $ 2 millones 400 mil en efectivo: $ 800 mil para cada ex comandante en jefe antes mencionado. El coronel -personalmente- los llamaba para avisarles que estaba listo el dinero.

Casi siempre, según la declaración de Vásquez, los sobres blancos eran retirados por oficiales de seguridad que cada exmilitar tenía a su cargo, y en otras ocasiones, desde el propio Ejército se encargaban de hacer llegar este “apoyo”.

Pero a fines de 2014, Fuente-Alba llamó a Vásquez para cambiar el mecanismo de pago. Usando un teléfono personal y cuando ya habían salido a la luz pública las sospechas sobre el origen de su abultado patrimonio, el general (R) le ordenó al coronel que a contar de esa fecha los $ 800 mil mensuales fueran depositados directamente en sus tarjetas de crédito Visa y Mastercard del Banco de Chile.

Las otras maniobras del general

“La vocación de servicio de un militar no mira tanto el resultado económico”.

Así explicaba el general Fuente-Alba a Revista Caras, en febrero de 2014, días antes de dejar el cargo de comandante en jefe del Ejército, la baja en el interés de jóvenes por ingresar a la Escuela Militar. Su frase resulta ahora una paradoja cuando la jueza Rutherford lo acusa de apropiarse de casi $ 3.500 millones mientras ocupó el máximo cargo de la carrera militar.

La debacle de Fuente-Alba tiene fecha de inicio: 5 de noviembre de 2014. Ese día el fiscal de Alta Complejidad de la Fiscalía Centro Norte, José Morales, abrió de oficio una investigación secreta en su contra.

Sin mediar denuncia y motivado por una fortuita revisión de antecedentes en páginas de internet que cuestionaban de forma anónima la gran cantidad de propiedades, autos de lujo y nivel de vida de Fuente-Alba , que no se condecía con el sueldo de un militar, el Ministerio Público decidió revisar la situación económica del excomandante.

Un informe de la Unidad de Análisis Financiera (UAF) confirmó, en abril de 2015, las sospechas. Entre 2004 y 2015 Fuente-Alba realizó 19 compraventas de once bienes raíces, seis de esas transacciones fueron con sus hijos Adolfo y Fernando de -entonces- 30 y tantos años.

Dos de las casas adquiridas por Fuente-Alba, según los analistas de la UAF, “fueron pagadas al contado”, por un total de $ 218 millones. Asimismo, una propiedad adquirida en 2013 por $ 125 millones no registraba hipotecas, por lo que habría sido pagada en efectivo.

Una situación similar quedó de manifiesto con su esposa, Anita Pinochet Ribbeck, quien entre los años 2013 y 2015 adquirió “dos bienes raíces por un total de $ 274 millones, pagado, por lo menos uno de ellos, al contado y con dinero en efectivo”, se lee en el informe. Los analistas de la UAFdestacaron que Pinochet no registraba actividad económica después del 2010, ni participaba en alguna sociedad, ni imponía ante una AFP.

“Dichas adquisiciones carecen de una justificación aparente del origen de fondos con los cuales fueron financiadas”, sostiene el reporte. A eso se suma, se lee en el documento, la adquisición de Fuente-Alba de dos automóviles por $ 96 millones en 2015, lo que junto a la compra y traspaso de casas “superaban significativamente sus ingresos tanto de remuneraciones percibidas del Ejército como de su pensión”.

En octubre de 2016, la abogada Joanna Heskia -defensa del oficial retirado- entregó al Ministerio Público un análisis patrimonial privado que intentaba rebatir las conclusiones de la UAF. Según este informe, una de las justificaciones para el abultado patrimonio del exjefe del Ejército eran sus habilidades financieras. “Juan Miguel Fuente-Alba Poblete es un activo inversionista, razón por la cual, todos los ingresos percibidos el 2014, tanto de la venta de bienes inmuebles y muebles, herencia recibida por parte de su esposa Anita María Pinochet Ribbeck, así como los fondos recibidos por su retiro del Ejército, los depositó e invirtió inmediatamente, inversiones que ha mantenido hasta el presente”, se leía en el documento.

En la investigación contra Fuente-Alba hay una arista que involucra el mal uso de viáticos y el pago de viajes suyos y su esposa, cuyos traslados y compras eran financiados con platas fiscales. De eso es testigo clave el coronel Jorge Cortés, quien declaró que tenía la orden de entregar a Rodolfo Hidalgo, funcionario de la Comandancia y hombre de confianza de Fuente-Alba, $ 12 millones en efectivo los primeros días de cada mes.

El destino de esos dineros era conocido por varios oficiales de esa repartición: el mantenimiento, funcionamiento, fiestas y otros, en la casa fiscal que ocupaba el comandante en jefe y su familia. Los dineros egresaban por orden de Fuente-Alba, se sacaban en sobre y nunca quedó registro en el Ejército.

Cuenta en el extranjero

Solo en una o dos ocasiones el general Fuente-Alba le dirigió la palabra a Luis Donoso Santibáñez. Al menos así lo recuerda el suboficial que trabajó por más de 36 años en el Ejército, siempre en el área de Finanzas, realizando labores para los ex comandantes en jefe Augusto Pinochet, Ricardo Izurieta, Juan Emilio Cheyre, Óscar Izurieta, Humberto Oviedo y Juan Miguel Fuente-Alba. Sin embargo, con este último tuvo solo un par de encuentros, en que casi no le habló.

Pese a la nula relación entre ambos en sus carreras militares, en la investigación contra Fuente-Alba este exsuboficial resultó ser una pieza clave de otro de los mecanismos que habría ideado el general (R) para ocultar el origen de los dineros fiscales:depósitos de viáticos en dólares en una de las dos cuentas bipersonales que él y su cónyuge mantenían en el banco HSBC de Estados Unidos.

Donoso llegaba hasta una sucursal de BancoEstado ubicada en calle Bandera, solicitando hablar con algún ejecutivo. En el recinto, el suboficial era conocido. No pocas veces llegó con efectivo (en dólares) para realizar una transacción internacional. Fueron varias transferencias a la cuenta en el extranjero del general Fuente-Alba con las que cuenta la jueza Rutherford y que fueron analizadas por un equipo multidisciplinario de la PDI. En ellas se describe un flujo de diversas sumas en dólares al extranjero, una de ellas por US$ 26 mil.

Durante varios meses la jueza Rutherford y en paralelo el fiscal Morales han trazado la ruta de los dineros de Fuente-Alba. Son estas maniobras las que sustentarían una pronta imputación por lavado de activos, que -incluso- podría alcanzar a su esposa, Anita Pinochet. La mujer ha sido interrogada en calidad de imputada por la Fiscalía Centro Norte. En dicho interrogatorio se hizo hincapié en los constantes depósitos en efectivo de carácter mensual, entre 2011 y 2015, a su única tarjeta bancaria, algunos de los cuales llegaron a sumas de US$ 5.000 y US$ 6.000.

Los lujos de Anita

En el proceso judicial existe un testimonio de un exoficial que habría presenciado la vida de lujos de los Fuente-Alba Pinochet. Según declaró este uniformado, de los gastos reservados que se giraban se ocupaban altas sumas para diversos regalos que la esposa del comandante en jefe compraba para sus amistades en exclusivas tiendas de Alonso de Córdova. Entre ellos, según se investiga, está la compra de pañuelos en Hermés o insumos de cocina en la tienda de Verónica Blackburn. Esta última era amiga de Pinochet.

En una ocasión, en febrero de 2011, Fuente-Alba habría instruido el envío de US$ 2 mil en efectivo cuyo destino habría sido una lujosa cena en París que Pinochet brindó a Blackburn.

El nivel de vida del matrimonio está descrito en una serie de declaraciones. Un sobre de color café con dinero en efectivo era el símbolo del dinero que mensualmente se asignaba a los gastos de la casa del general. En el lugar, según se ha establecido, trabajaban 21 personas de planta del Ejército que oficiaban como choferes, mayordomos, telefonistas, cocineros. Sobre las fiestas, se dice que incluso llegaron a gastar $ 800 mil en flores y sumas aún más elevadas en bandas de piano y violín polaco, además de exclusiva banquetería.

La defensa de Fuente-Alba no quiere referirse a la situación judicial de su cliente a la espera de que la jueza les dé acceso a los cuadernos reservados con los que ha sustentado su procesamiento.

Cuatro cocineros, dos mayordomos y un telefonista:

Los detalles de la millonaria vida del general (r) Fuente-Alba

Interferencia entregó un detalle pormenorizado de los gastos en los que habría incurrido el ex comandante en jefe del Ejército. Viajes a Europa con su cónyuge, estadía en los mejores hoteles y pago de servicios básicos en su casa serían parte lo que se costeó con dinero del Ejército.

El 20 de febrero pasado, La Tercera PM reveló el análisis financiero que la Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones entregó sobre el caso por el cual el general (r) Juan Miguel Fuente-Alba se encuentra procesado.

Allí, se detallaban los particulares gastos que habría realizado el ex comandante en jefe del Ejército como parte de la malversación de caudales públicos por la cual está siendo investigado.

El monto aproximado, determinado por la ministra en visita Romy Rutherford, asciende a los $3.500 millones.

Lee también: Corte Marcial rechaza libertad de general Fuente-Alba y continuará detenido en Batallón de la Policía Militar

A esta información su sumó este miércoles la entregada por Interferencia, donde se detalla de manera pormenorizada en qué habría destinado los millonarios montos.

Según el medio mencionado, Fuente-Alba habría dedicado al menos $12 millones al mes, durante cuatro años, en mantener su casa y su familia. Esto contemplaba los servicios básicos, todo lo cual habría sido financiado por el Ejército.

Asimismo, tenía cuatro cocineros, dos mayordomos, un telefonista, un jardinero, choferes y personal de servicio de apoyo, el cual era asignado por el Ejército.

“Ayudó” a ex comandantes en jefe con montos entre los 400 y 800 mil pesos mensuales. A esto se suman los regalos -aún incalculables- a generales y autoridades políticas, los cuales Interferencia individualizó como pulseras de oro para las esposas de generales y otros objetos de hasta $250 mil cada uno.

Además de estos presentes, cerca de $1,2 millones mensuales habrían terminado en oficiales del Estado Mayor, comandantes de división, comandantes en funciones matrices, entre otros. Todos ellos, beneficiados por un monto dedicado para adquirir “ropas adecuadas de presentación”.

En lo privado, la publicación detalla de los gastos incluyen al menos 50 viajes al extranjero. Gran parte de estos en compañía de su cónyuge, Anita Pinochet. Todos estos fueron costeados con fondos reservados.

Lee también: Ejército y corrupción: Presidente Piñera anunció reformas al interior de las FF.AA.

“En una oportunidad fue enviado a Haití, cuando allí estaba la misión militar chilena. Salió desde Pudahuel y estuvo en Miami tres días; de allí voló a Haití donde permaneció algunas pocas horas y luego viajó a Punta Cana por otros tres días”, detalla el medio.

Los destinos favoritos de Fuente-Alba serían principalmente europeos: Madrid, Londres, París, Bosnia Herzegovina, Chipre, Croacia, entre otros. Allí habría llegado a los mejores hoteles, arrendado vehículos de lujo y frecuentado los restaurantes más conocidos, todo pagado con fondos reservados del Ejército.

A esto se suman los 9 vehículos que adquirió en Klassic Car, los 5 que compró en Kaufmann, otros 2 que compró en Aventura Motors -uno para su esposa-, que en total hacen cerca de $500 millones.

Actualmente, Juan Miguel Fuente-Alba permanece detenido en el Regimiento de Policía Militar, ubicado en Peñalolén, Región Metropolitana.

ClariNet