FRAUDEE-MILICOS

Viajes a Miami
y Punta Cana.

Los oficiales compraban pasajes con cargo al Ejército. Luego, y utilizando agencias de viaje, cambiarían los destinos originales para acudir a otros, con fines de vacaciones. Incluso, utilizarían esta maniobra para incluir a familiares en estos viajes.

La ministra en visita de la Corte Marcial, Romy Rutherford, se prepara a citar como imputados a cerca de 20 altos oficiales del Ejército, entre los cuales la mitad serían generales, por el presunto fraude fiscal en viajes al extranjero. Se trata de una de las aristas de la defraudación a la institución castrense, en que ya existen dos coroneles en retiro procesados.

Los exuniformados a quienes les levantaron cargos fueron Sergio Vásquez Undurraga y Rodolfo Hidalgo Fariña, cuyos procesamientos fueron ratificados el jueves de la semana pasada, ocasión en que también estuvo presente la consejera del CDE María Inés Horvitz.

El modus operandi, según la investigación de Rutherford, consistiría en que los oficiales compraban pasajes con cargo al Ejército. Luego, y utilizando agencias de viaje, cambiarían los destinos originales para acudir a otros, con fines de vacaciones. Incluso, utilizarían esta maniobra para incluir a familiares en estos viajes.

De hecho, el procesamiento que la jueza dictó contra Vásquez señala que a mediados de 2012, el retirado coronel viajó a Washington para asumir como el agregado del Ejército en Estados Unidos. Eso sí, antes de llegar a destino estuvo 10 días en Miami con su familia, con cargo al erario fiscal. Esto significó un gasto cercano a los US$ 16 mil.

Al año siguiente, en 2013, Vásquez lo habría hecho de nuevo. Esta vez, para hacer un viaje a Punta Cana, donde también se incluyeron familiares.

Lo que investiga ahora la jueza, según fuentes cercanas a la indagatoria, es que esta práctica sería común al interior del Ejército, por lo que la indagatoria se ampliará a esta veintena de oficiales que también habrían utilizado este método para financiar viajes personales.

ClariNet