LABORATORIOS8

Tras más de un año de
análisis, el Consejo de
Defensa del Estado (CDE)
decidió querellarse por estafa
en contra de los principales
ejecutivos de los laboratorios
Fresenius Kabi Chile Ltda,
Sanderson S.A y Biosano S.A,
que el 3 de agosto de 2016
fueron acusados por la
Fiscalía Nacional
Económica (FNE) de colusión.

La acción legal del CDE fue proveída ayer por el 8° Juzgado de Garantía de Santiago y, en lo principal, reproduce la acusación que hiciera la FNE en contra de los tres laboratorios, los cuales se habrían repartido las licitaciones de 93 medicamentos genéricos convocadas por la Central Nacional de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast), entre 1999 y 2013.

La querella, dijo el CDE, es en contra de Pedro Pablo Echeverría Bascuñán, de Fresenius Kabi Chile; Mariano Ojeda Martínez, de Sanderson; y los hermanos Claudio Reginato Vásquez y Maurizio Reginato Vásquez, ambos de Biosano.

En su oportunidad, la FNE señaló que las empresas concertadas obtuvieron ingresos sobrenormales, logrando concentrar un 85% del mercado durante el período imputado.

“Las requeridas acordaban cuál de ellas ofertaría el menor precio en licitaciones para adquirir medicamentos inyectables genéricos contenidos en envases de menor volumen, respecto de los que podrían haber competido, buscando determinar quién proveería estos medicamentos”, explicó el CDE en su querella, sin agregar una estimación del costo monetario causado por las empresas al Fisco.

Sin embargo, en un documento denominado “Informe: Colusión en Licitación Cenbast”, adosado a la querella por el CDE y elaborado por la misma Cenabast, se establece que en los años 2011 y 2012 todos los proveedores de Cenabast congelaron sus precios, “mientras que el índice de precios de los proveedores involucrados (en la colusión) mantiene su tendencia al alza, alcanzando un aumento promedio de 53% respecto a sus precios del año 2007”.

En su oportunidad, la Cenabast tampoco estimó el daño el Fisco, por lo que se esperaba que el CDE lo hiciera. Como esta última entidad tampoco lo hizo, probablemente será el Ministerio Público, a través de peritajes, el que deba estimar el daño. La fiscalía, en tanto, abrió esta investigación el 5 de agosto del año pasado, dos días después de que la FNE presentara su requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

Así, el caso se desarrolla por dos carriles paralelos: mientras en el TDLC se dirime si la eventual colusión atentó contra la libre competencia, la fiscalía busca establecer si estos hechos constituyeron un fraude al Fisco. La querella del CDE, de hecho, ahora se acumulará a la investigación que lleva el Ministerio Público, a cargo del fiscal Pablo Norambuena.

Norambuena, en tanto, ya ha realizado varias diligencias en el caso, obteniendo confesiones de los ejecutivos y declaraciones inéditas de cómo nació y operó la colusión.

Desde Biosano indicaron que “desde hace un tiempo iniciamos conversaciones con el CDE, ya que nuestro propósito es compensar el potencial impacto que la conducta del laboratorio pudo haber ocasionado a la Cenabast”, agreagando que para ello, ya entregaron una propuesta de acuerdo al CDE.

El tema fue abordado por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío mediante dos reportajes en profundidad que puedes revisar acá:

Las inéditas confesiones que relatan cómo se gestó y operó la colusión de los laboratorios

Los correos y escuchas telefónicas que revelan detalles inéditos del cartel de los laboratorios

ClariNet