KARLA-TORO

“No nos hicimos cargo de
la movilización feminista
porque nos desbordó”.

Por Meritxell Freixas

La nueva líder estudiantil de la Universidad de Chile insiste en que el Frente Amplio trabajará para entender la institución "como una herramienta de lucha, no solamente por una educación pública, sino también feminista". Dice que priorizará el cumplimiento de los protocolos contra el acoso sexual y el trabajo en red con las voceras de las tomas feministas. Respecto al episodio de su antecesor, aclara que "fue una negligencia por la cual Alfonso fue sancionado".

Feminista y militante frenteamplista, de Izquierda Autónoma. Son las principales marcas del discurso de la nueva presidenta de la Fech, Karla Toro.

La flamante líder estudiantil asumió este jueves luego de que su compañero, Alfonso Mohor oficializara su renuncia tras ser acusado de encubrimiento en un caso de acoso laboral en el Centro de Estudiantes de Ingeniería (CEI).

Pese a que desde su suspensión, en junio pasado, fue sustituido por el vicepresidente de la Fech, Matías Gallegos, tal y como estableció la interpretación de los estatutos que hicieron varios estudiantes de la Universidad, la presentación de la renuncia formal de Mohor cambió el rumbo de los liderazgos y entregó a Toro la Presidencia. Eso, porque los estatutos de la Fech establecen que, ante la renuncia del presidente, tiene que asumir la segunda mayoría de la lista ganadora.

Karla Toro conversa con El Desconcierto a pocas horas de llegar a su nuevo cargo.

¿Cómo se va a dar continuidad a las demandas impulsadas por el movimiento estudiantil feminista durante las tomas de las últimos meses?

– Hacemos una crítica a cómo la Fech y todos los espacios institucionales no se hicieron cargo de una manera correcta de la movilización feminista porque -como instituciones- nos desbordó. Así, tomaron relevancia importante las asambleas de mujeres y nuestras compañeras que ejercieron como voceras en distintos espacios a nivel nacional. A partir de eso, en la interna de la Universidad de Chile, vamos a abrir espacios para formar parte del Congreso de la Federación, el cual se pueda dar al calor de las luchas que se dieron este año para apuntar hacia un principio feminista que rija la Fech. También, a nivel nacional, queremos articular una demanda nacional por una educación feminista en donde podamos apelar directamente a la educación sexista que está en el mercado y poder golpear la reforma educativa cerrada por el gobierno de Michelle Bachelet.

¿Con qué acciones específicas van a concretar eso?

– Consideramos muy positivo que a nivel nacional los petitorios que pelearon nuestras compañeras fueron ganados y aceptados por Rectoría. Lo importante ahora es que en cada institución se pueda cumplir con estos petitorios. Por otra parte, a nivel de Universidad de Chile, lo primero es conversar con las vocerías de nuestra interfacultad, que fueron las compañeras que representaron socialmente la movilización para negociar este petitorio y que podamos empezarlo a aplicar desde ya.

También, articularnos como Confech asumiendo nuestras autocríticas en el haber estado por fuera de la movilización y ponernos a disposición de dar una discusión política hacia una demanda por una educación feminista. Esto no es un proceso de cierre de la movilización o una bajada de brazos. Al contrario: estamos llamando a participar a la marcha del próximo 25 de julio a las 18h por el aborto libre y gratuito. Es importante entender que la lucha por una educación feminista tiene que ir de la mano de una disputa de los derechos sexuales y reproductivos.

Sobre la autocrítica que ha hecho su compañero, Alfonso Mohor esta mañana, en la que habló de refundar la Fech y de buscar fórmulas para que los y las estudiantes participen de su Federación, ¿cómo tiene pensado trabajar en eso?

– Para nosotros el Congreso es fundamental porque nos permite abrir un proceso de recuperación y refundación de la Federación hacia los mismos estudiantes. La mejor manera de que los estudiantes puedan ver que la Fech está funcionando es que nos vayamos a los espacios, que estemos en terreno, salir a pelear incluso dentro de la [Universidad de] Chile porque está en un contexto en el que necesita ser evaluada. Necesita que el movimiento feminista golpee la mesa no sólo a nivel de orgánicas o de Frente Amplio, sino también a nivel de organización social. Eso significa que el Centro de Estudiantes tiene que recuperar su importancia.

– ¿Qué medidas van a tomar para evitar que se repetir casos de acoso laboral como el que le costó el cargo al ex presidente Alfonso Mohor?

En primer lugar, aclarar que esto fue una negligencia por la cual Alfonso fue sancionado. El primer paso que estamos dando como Frente Amplio es asumir la responsabilidad de entender la Fech como una herramienta de lucha, no solamente por una educación pública, sino también feminista. Si vamos en esta línea, lo prioritario es que el protocolo contra el acoso se pueda cumplir, que los estatutos de la Fech tengan un horizonte feminista que no permitan ningún tipo de violencia hacia mujeres ni la disidencia. Esa disputa que queremos dar a nivel de Fech es importante que sea triestamental, por eso queremos convocar un encuentro triestamental a nivel de universidad a mediados de septiembre u octubre.

ClariNet