Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

GRETA8

Greta Thunberg (Estocolmo;
3 de enero de 2003) es una
centrada en los riesgos
planteados por el cambio climático.

En agosto de 2018, cuando tenía quince años, Thunberg se tomó un tiempo fuera de la escuela para manifestarse fuera del parlamento sueco, sosteniendo un cartel que pedía una acción climática más fuerte. Pronto, otros estudiantes participaron en protestas similares en sus propias comunidades. Juntos organizaron un movimiento de huelga climática escolar con el nombre de Viernes para el Futuro. Después de que Thunberg se dirigió a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018, se realizaron huelgas estudiantiles cada semana en algún lugar del mundo. En 2019, hubo al menos dos protestas coordinadas en varias ciudades que involucraron a más de un millón de alumnos cada una.1

Thunberg es conocida por su manera contundente ​ de hablar del hecho, tanto en público como a los líderes y asambleas políticas, en la que insta a la acción inmediata para abordar lo que ella describe como la «crisis climática». En casa, Thunberg persuadió a sus padres para que adoptaran varias opciones de estilo de vida para reducir su propia huella de carbono, incluido renunciar a viajar en avión y no comer carne.

En mayo de 2019, Thunberg apareció en la portada de la revista Time, que la nombró «líder de la próxima generación» y señaló que muchos la ven como un modelo a seguir. Thunberg y el movimiento de huelga escolar también aparecieron en un documental de Vice de treinta minutos titulado Make the World Greta Again. Algunos medios han descrito su impacto en el escenario mundial como el «efecto Greta Thunberg».

El movimiento ‘Fridays For Future’, abanderado por una niña sueca de 16 años que decidió plantarse ante la inacción política frente al cambio climático, se ha extendido como la pólvora en países de todo el mundo.

No es youtuber, ni protagonista de una serie, ni canta en un grupo de moda, pero no le hace falta: allá donde va, miles de jóvenes la reciben con ovaciones y el público de todas las edades abarrota las salas para escuchar sus palabras. Se llama Greta Thunberg, tiene 16 años y además es síndrome de Asperger, un dato que recalca en todos sus perfiles de las redes sociales.

¿Qué es lo que ha hecho esta adolescente sueca para, en tan solo unos meses, hacerse famosa a nivel mundial? Algo tan importante, pero que podría perfectamente haber pasado desapercibido, como es protestar por la inacción política ante el cambio climático. En agosto de 2018, Thunberg inició su actividad en solitario y se plantó delante del Parlamento sueco con un cartel que decía “huelga escolar por el clima”. Tras las elecciones suecas, la joven activista siguió protestando todos los viernes, una acción que ha inspirado el movimiento Fridays For Future, protagonizado por jóvenes que imitan sus huelgas escolares en cientos de ciudades de todo el mundo. Un fenómeno que algunos ya han bautizado como “el 15M climático” y que acaba de llegar a España. Además, el 15 de marzo se ha convocado una huelga mundial por el clima que llama a la acción colectiva estudiantil en todo el planeta. 

¿Por qué ha calado tanto el discurso y la acción de Greta Thunberg? “La cuestión no es tanto por qué se movilizan ahora, sino por qué se movilizan con ella”, reflexiona  Josep Lobera, profesor de sociología en la Universidad Autónoma de Madrid. “Ella no viene diciendo nada nuevo ni ha aportado más información sobre el cambio climático. Pero la clave es que es una niña, y que su figura no está asociada a ningún sindicato ni partido político”. Para Lobera, el ‘fenómeno Thunberg’ se explica desde el hartazgo y la desconfianza generalizada de los ciudadanos en la clase política. “La gente no se manifiesta con la organización ecologista o el partido de turno, pero ve a Greta Thunberg, que es una niña que no lleva ninguna bandera ni se relaciona con ninguna ideología y piensa: ‘Con ella sí que me manifiesto’”.

“Queremos que escuchen a los científicos”

“Me llamo Greta Thunberg y soy militante climática” dijo la joven sueca en su intervención, el pasado mes de febrero, ante el Consejo Económico y Social de la UE. “La mayoría de políticos no quiere hablar con nosotros. Muy bien, nosotros tampoco queremos hablar con ellos. Queremos que hablen con los científicos, que les escuchen, porque nosotros repetimos lo que llevan diciendo décadas". Greta Thunberg es clara y contundente en su discurso, y no ha dudado en reprochar la actitud de políticos y funcionarios en todos los actos y lugares en los que ha hablado, tales como la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas (COP24) o el Foro de Davos.

Sus palabras y la contundencia de su discurso han movilizado a centenares de jóvenes en todo el mundo que han crecido escuchando hablar de cambio climático, que lo han estudiado en los libros y que ahora se plantan frente a la inacción política para tomar las medidas necesarias que lleven a aumentar ese umbral crítico de 2° C, recientemente rebajado a 1,5° C según las recomendaciones del último informe elaborado por el IPCC.

"Hacemos huelga escolar porque hemos hecho nuestros deberes. Ustedes, los políticos, no han hecho los suyos. Empezamos a arreglar su desastre y no pararemos hasta lograrlo”. Thunberg es consecuente: no utiliza el avión y se desplaza en tren en sus ‘giras climáticas’.

En una emotiva conferencia TEDxStockholm, la joven contaba que a los ocho años, cuando escuchó por primera vez hablar del cambio climático provocado por la especie humana, pensó que el asunto era de tal importancia que todos los medios de comunicación dedicarían a ello sus titulares, que las medidas para mitigarlo serían prioritarias en la agenda política, que si los combustibles fósiles eran una amenaza se dejarían de utilizar… “¿Por qué seguíamos como si nada? ¿Por qué no había restricciones? ¿Por qué no eran ilegales?”, preguntaba. “Se dice que el cambio climático es una amenaza y el problema más urgente, pero todos actúan igual que siempre”.

Llegó tarde, pero a principios de 2019 comenzaron las primeras movilizaciones estudiantiles en España. “En otros países hay organizaciones y partidos ecologistas más fuertes que están dando más cobertura y apoyo: lo llevan al Parlamento Europeo, lo visibilizan. Son sociedades más organizadas en cuanto a los temas ambientales”, reflexiona Lobera. “Además, la percepción que se tiene en España es que lo que sucede en Europa está muy lejos, no está pasando aquí”. 

A pesar de todo, la ola verde ha acabado por llegar al sur de Europa. El 18 de enero tres estudiantes universitarios hicieron una sentada frente a las dependencias de la Generalitat en Gerona, y durante las semanas siguientes algunos jóvenes más se fueron sumando a este acto simbólico. Lucas Barrero es estudiante de Biología y Ciencias Ambientales y fue uno de esos tres pioneros del movimiento en nuestro país: “Empezamos a concentrarnos porque veíamos que en el resto de Europa la iniciativa había arraigado y se había extendido rápidamente, pero aquí en España aún no había surgido nada”, nos explica. “Y, sin embargo, según la Agencia de Medio Ambiente Europea somos uno de los países del continente más vulnerables al cambio climático. Los jóvenes estamos hartos de que año tras año los políticos vayan a las cumbres y después de negociaciones infinitas se lleguen a acuerdos mínimos que luego ni siquiera se cumplen. Nosotros, como país firmante del Acuerdo de París de 2015, nos hemos comprometido a unas medidas que, por ahora, no hemos comenzado a aplicar”.

Para este joven estudiante, la creación de los perfiles en redes sociales ha sido clave en la expansión del movimiento: “Pasamos de ser entre tres y diez personas  a unas 120 en la última semana.  También, a raíz de esta difusión vino una compañera de Barcelona a interesarse y a ver cómo nos organizábamos”. Barcelona, Madrid y otras ciudades ya se han unido a la iniciativa y ha surgido una nueva plataforma denominada ‘Juventud por el Clima’, que pretende aglutinar el movimiento y coordinar las acciones de cara a la huelga escolar del 15 de marzo. La ola verde contra el cambio climático es ya imparable.

Vida

Greta Thunberg nació el 3 de enero de 2003 en Estocolmo,78​ hija de la cantante de ópera Malena Ernman y el actor Svante Thunberg. ​ Su abuelo paterno es el actor y director Olof Thunberg.

Thunberg dice que escuchó por primera vez sobre el cambio climático en 2011, cuando tenía ocho años, y no podía entender por qué se estaba haciendo tan poco al respecto.

Tres años más tarde, se deprimió y se aletargó, dejó de hablar y comer, y finalmente le diagnosticaron con síndrome de Asperger,​ trastorno obsesivo-compulsivo (TOC),​ y mutismo selectivo.1213​ Si bien reconoce que su diagnóstico «me ha limitado antes», no ve su autismo como una enfermedad y en cambio lo ha llamado su «superpoder».

Durante unos dos años, Thunberg desafió a sus padres a reducir la huella de carbono de la familia al hacerse vegana y dejar de volar, lo que en parte significaba que su madre tuvo que abandonar su carrera internacional como cantante de ópera. ​ Thunberg acredita la eventual respuesta de sus padres y los cambios en su estilo de vida al darle esperanza y creer que ella podría marcar la diferencia.9​ La historia familiar se cuenta en el libro de 2018 Escenas del corazón.

A finales de 2018, Thunberg comenzó las huelgas climáticas escolares y los discursos públicos mediante los cuales se convirtió en una activista climática reconocida internacionalmente. A su padre no le gusta que falte a la escuela, pero dijo: «[Respetamos] que ella quiera ponerse de pie. Puede sentarse en casa y ser realmente infeliz, o protestar y ser feliz».​ Thunberg dice que sus maestros están divididos en sus puntos de vista sobre su clase perdida para hacer su punto. Ella dice: «Como personas piensan que lo que estoy haciendo es bueno, pero como maestros dicen que debería parar».

Thunberg publicó una colección de sus discursos de acción climática, Nadie es demasiado pequeño para marcar la diferencia, en mayo de 2019 con las ganancias donadas a la caridad. ​ En uno de sus primeros discursos exigiendo acción climática, Thunberg describió el aspecto de mutismo selectivo de su condición como si solo hablara cuando fuera necesario, y dijo "ahora es uno de esos momentos".

​ En 2019, Thunberg también contribuyó con una voz en off para el lanzamiento de «The 1975», la canción principal de una banda inglesa del mismo nombre. Thunberg termina instando: «Entonces, todos allá afuera, ahora es tiempo de desobediencia civil. Es tiempo de rebelarse». Los ingresos irán a la rebelión de extinción a petición de Thunberg.

Huelgas estudiantiles por el cambio climático

El 20 de agosto de 2018, Thunberg, que entonces estaba en noveno grado, decidió no asistir a la escuela hasta las elecciones generales de Suecia de 2018, realizadas el 9 de septiembre, tras la ola de calor y los incendios forestales en Suecia. Su demanda fue que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono con base a lo establecido en el Acuerdo de París, por lo que decidió protestar sentándose en las afueras del Riksdag todos los días durante la jornada escolar, junto con un cartel que decía Skolstrejk för klimatet (en sueco, «huelga escolar por el clima»).

Después de las elecciones generales, Thunberg continuó protestando cada viernes, lo cual llamó la atención a nivel internacional e inspiró a jóvenes estudiantes de todo el mundo a participar en huelgas estudiantiles. Desde diciembre de 2018, más de 20 000 estudiantes realizaron manifestaciones en más de 270 ciudades en varios países, incluyendo ItaliaAlemaniaAustraliaAustriaBélgicaCanadáDinamarcaFinlandiaJapónPaíses BajosReino UnidoSuiza y en América —ArgentinaBrasilChileColombiaEstados UnidosMéxico y Uruguay—.1819202122

En Australia, miles de estudiantes inspirados por Thunberg, decidieron protestar los viernes, ignorando las palabras del Primer ministro Scott Morrison, sobre «más aprendizaje en las escuelas y menos activismo».

Los viernes 15 de marzo, 24 de mayo y 20 de septiembre de 2019, tuvieron lugar tres grandes convocatorias de movilizaciones estudiantiles por todo el mundo y de manifestaciones para pedir medidas efectivas que detengan el cambio climático, siguiendo la convocatoria mundial del Fridays For Future promovido por Greta Thunberg.

Activismo

Thunberg participó en la manifestación Rise for Climate (en inglés, «En pie por el clima») en las afueras del Parlamento Europeo en Bruselas y la Declaración de la Rebelión organizada por el movimiento Extinction Rebellion en Londres.

Discurso para TEDx Estocolmo

El 24 de noviembre de 2018, ofreció una charla en TEDx Estocolmo.28​ Thunberg habló sobre el autismo como una forma de por qué no puede entender la inacción del gobierno y de la ciudadanía sobre la amenaza climática. Concluyendo su charla, Thunberg dijo: «Hemos estado hablando durante treinta años y vendiendo ideas positivas. Y lo siento, pero no funciona. Porque si hubiera sido así, las emisiones habrían bajado, pero no lo han hecho».

Discurso ante la COP24

El 4 de diciembre de 2018, Thunberg ofreció un discurso en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018 (COP24), que se estaba celebrando en Katowice (Polonia), este discurso obtuvo notoriedad en numerosos medios de comunicación alrededor del mundo. El 12 de diciembre de 2018, Thunberg realizó otro discurso ante la asamblea plena del COP24, declarando:

Mi nombre es Greta Thunberg. Tengo 15 años. Soy de Suecia. Hablo en nombre de Climate Justice Now (...) Ustedes solo hablan del crecimiento económico verde y eterno, porque tienen demasiado miedo de no ser populares. Solo hablan sobre seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotros los niños. Pero a mi no me importa ser popular. Me preocupo por la justicia climática y por el planeta (...) Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas en países como el mío puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos los que pagan por el lujo de unos pocos (...) Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos (...) Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el suelo y debemos centrarnos en la equidad. Y si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, tal vez deberíamos cambiar el sistema en sí mismo. No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Nos han ignorado en el pasado y nos volverán a ignorar. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente. Gracias

.

Greta Thunberg ante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, 2018

Participación en el Foro Económico Mundial

En enero de 2019, Greta Thunberg, junto con su padre, se embarcaron en un viaje de 32 horas en tren hacia ZúrichSuiza, para participar en la Asamblea Anual del Foro Económico Mundial, que se celebró en la ciudad de Davos, y que congregaba a representantes de múltiples empresas, académicos, líderes de opinión y medios de comunicación de todo el mundo.

Al llegar a Suiza, junto con un grupo de jóvenes seguidores se 'sentaron' en las afueras de la sede en donde se iba a realizar el evento, como protesta por el cambio climático; a diferencia de los demás invitados de la asamblea, quienes fueron a hospedarse en hoteles, Thunberg decidió hacerlo en una instalación temporal llamada Arctic Basecamp, ubicada en las montañas de la ciudad. Al llegar al evento, fue recibida por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde.

​ El 24 de enero, Thunberg fue miembro de una sesión en la que participó junto con el cantante Bono, la economista Christiana Figueres, la antropóloga Jane Goodall y el economista Kengo Sakurada.

El 26 de enero, fue partícipe en una sesión llamada «Preparándonos para la alteración climática», en la que también participó el Presidente del Banco Nacional de Francia, François Villeroy, y el consejero delegado de la compañía estadounidense Expedia, Mark Okerstrom. Allí, Thunberg realizó otro discurso que, al igual que el realizado en la COP24, obtuvo notoriedad mundial:

Nuestra casa está en llamas. Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), estamos a 12 años de poder resolver nuestros errores. En Davos, a la gente le gusta hablar sobre el éxito, pero su éxito financiero ha tenido un precio inimaginable, y en cuanto al cambio climático, debemos reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos en su forma actual, ya lo han hecho, y los medios de comunicación no han logrado generar una mayor conciencia pública sobre el tema. Pero el homo sapiens aún no ha fallado. Si, estamos fallando, pero aún hay tiempo para cambiar todo (...) Resolver el cambio climático es el desafío más grande y complejo que ha enfrentado el homo sapiens. La solución, sin embargo, es muy simple, que incluso un niño pequeño podría entender. Tenemos que detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (...) O bien, evitamos que las T° aumenten sobre los 1,5 °C o no lo hacemos. O evitamos la reacción en cadena de los ecosistemas que se deshacen o no lo hacemos. O elegimos continuar como civilización o no. Los adultos dicen: Tenemos que dar esperanzas a la próxima generación. Pero no quiero tu esperanza, ni quiero que la tengas. Quiero que entres en pánico, que sientas el miedo que yo siento todos los días, y luego quiero que actúes (...) Quiero que actúes como si tu casa estuviera en llamas, porque eso es lo que está pasando.

Greta Thunberg ante la Asamblea Anual del

Foro Económico Mundial, 2019

Discurso ante el Comité Económico y Social Europeo

El 21 de febrero de 2019, Thunberg participó en una conferencia del Comité Económico y Social Europeo donde advirtió a la Unión Europea de que sus metas de reducción de emisiones para 2030 no eran suficientes para evitar las peores consecuencias del calentamiento global.37​ Después se manifestó junto con otros 7.500 estudiantes por el clima en un concentración convocada en Bruselas.

Marcha mundial 15-M contra el cambio climático

El 15 de marzo de 2019, millones de personas en todo el mundo realizaron una huelga mundial, como rechazo a la pasividad de los gobiernos mundiales en no aplicar políticas y leyes que velen realmente sobre el medio ambiente y hacer caso omiso a los efectos que ha propiciado el cambio climático (como mayor probabilidad de desastres naturales, temperaturas extremas, escasez hídrica, etc). La huelga fue ideada y encabezada por el movimiento FridaysForFuture, bajo el liderazgo de Greta Thunberg.

​ La marcha mundial se llevó a cabo en varias ciudades de un total de 123 países a nivel mundial, en un total de 2000 manifestaciones, cuya mayoría fueron realizadas de forma organizada y pacífica. En total, la marcha 15-M congregó entre 1.5 y 2 millones de personas en todo el mundo y contó con el apoyo de 12000 científicos alemanes, suizos y austríacos al movimiento.

Discurso ante la Asamblea francesa

El 23 de julio de 2019 Thunberg ofreció un discurso en la Asamblea francesa en el que denució que el movimiento del que forma parte era «de amenazas y burlas por citar cifras y hechos científicos» y retó a «aquellos que dicen que exageramos» a leer el último informe del Grupo de Expertos Intergubernamental de la ONU.

Discurso en el Austrian World Summit R20

En mayo de 2019 Thunberg se reunió con Arnold Schwarzenegger, el secretario general de Naciones Unidas António Guterres y el presidente de Austria Alexander Van der Bellen en una conferencia organizada por Schwarzenegger. Citando el más reciente informe del IPCC Thunberg dijo «Si no hemos culminado los cambios necesarios para aproximadamente el año 2030, desencadenaremos probablemente una reacción en cadena irreversible y fuera del control humano. Pasaremos a un punto de no retorno que será catastrófico». 17.000 personas procedentes de 30 países diferentes asistieron al evento.

Viaje a Estados Unidos en el velero Malizia II

El 14 de agosto de 2019 Thunberg inició una travesía por el océano Atlántico a bordo del velero Malizia II con la intención de llegar a Estados Unidos para participar en la Cumbre sobre la Acción Climática que tiene previsto celebrarse en Nueva York el 23 de septiembre de 2019 y en otros eventos relacionados con el clima. En el velero le acompañaron Pierre Casiraghi (dueño de la embarcación), Boris Herrmann (que se alternará al timón con Casiraghi), su padre Svante Thunberg y el documentalista sueco Nathan Grossman.

Thunberg decidió viajar en el Malizia II para evitar las emisiones contaminantes de los aviones.464748​ Thunberg llegó a Nueva York el 28 de agosto de 2019.

Discurso en la Cumbre sobre la Acción Climática ONU de 2019

El 23 de septiembre de 2019 Thunberg ofreció un discurso en la sede de Naciones Unidas en Nueva York donde había sido invitada para participar en la Cumbre sobre la Acción Climática ONU de 2019.51​ En su discurso, Thunberg ofreció cifras sobre los efectos del calentamiento global y añadió comentarios como: «Estos datos son demasiado incómodos y ustedes no son los suficientemente maduros para decirlo tal y como es» o «Nos están fallando, pero los jóvenes están empezando a entender su traición. Si eligen fallarnos, yo les digo: nunca les perdonaremos. El cambio viene les guste o no».

Premios y condecoraciones

En mayo de 2018, Thunberg fue una de las ganadoras de la competición de Svenska Dagbladet, en relación a escribir un artículo de debate sobre el clima para la población joven.

Fue una de las tres nominadas para el premio héroe juvenil del medio ambiente del 2018, patrocinado por World Nature's Fund.

Thunberg fue nominada por la compañía eléctrica Telge Energi para el Children's Climate Prize, para niños y jóvenes que promueven el desarrollo sustentable, pero declinó porque los finalistas tendrían que volar hacia Estocolmo.

En noviembre de 2018, se le otorgó la beca Fryshuset del Joven ejemplar del Año.

En diciembre de 2018, la revista Time puso a Greta Thunberg en la lista de las 25 adolescentes más influyentes del mundo (aparece en el octavo lugar).

Más adelante, la misma revista la mencionó entre las 100 personalidades más influyentes del mundo en el año 2019

El 8 de marzo de 2019, los tabloides suecos Aftonbladet y Expressen posicionaron a Thunberg como la Mujer del Año en Suecia, en una lista en la que estaban nominados la política Ebba Bush y la deportista Frida Karlsson, entre otras.

El 14 de marzo de 2019, tres políticos noruegos propusieron postular a Greta Thunberg para el Premio Nobel de la Paz, debido a que su lucha contra el cambio climático no solo ha movido a millones de personas alrededor del mundo, sino que también sería esencial para evitar futuros conflictos bélicos ante la falta de recursos naturales.

En 2019 Amnistía Internacional ha otorgado a Greta Thunberg el premio anual de Embajador de Conciencia.

Greta Thunberg es doctora honoris causa por la Universidad de Mons 

El 12 de julio de 2019 la Real Sociedad Geográfica Escocesa (Royal Scottish Geographical Society) concedió a Thunberg la medalla Geddes Environment.

El 21 de julio de 2019 recibió el Premio de la Libertad de Normandía. El presidente de esta región francesa, Hervé Morin, ha reconocido que la activista sueca ha conseguido que la lucha contra el cambio climático sea un objetivo «colectivo».

El 25 de septiembre de 2019 le fue concedido el Premio Right Livelihood. ​ El jurado de este galardón, conocido como el "Nobel alternativo", le premió por "inspirar y amplificar las demandas políticas por una acción climática urgente que refleje hechos científicos”.

Impacto «Efecto Greta Thunberg»

Thunberg ha inspirado a varios de sus compañeros en edad escolar en lo que se ha descrito como el «efecto Greta Thunberg».

​ En respuesta a su postura abierta, varios políticos también han reconocido la necesidad de centrarse en el cambio climático. El secretario de Medio Ambiente de Gran Bretaña, Michael Gove, dijo: «Cuando te escuché, sentí una gran admiración, pero también responsabilidad y culpa. Soy de la generación de tus padres y reconozco que no hemos hecho lo suficiente para abordar cambio climático y la crisis ambiental más amplia que ayudamos a crear».

El político laborista Ed Miliband, responsable de la introducción de la Ley de Cambio Climático de 2008, dijo: «Nos han despertado. Les damos las gracias. Todos los jóvenes que se declararon en huelga han sostenido un espejo en nuestra sociedad ... han enseñado todos nosotros una lección realmente importante. Te has destacado entre la multitud».

En junio de 2019, una encuesta de YouGov en Gran Bretaña encontró que la preocupación pública por el medio ambiente se había disparado a niveles récord en el Reino Unido desde que Thunberg y Extinction Rebellion habían «atravesó la burbuja de la negación».

En agosto de 2019, se informó una duplicación en el número de libros para niños publicados que abordan la crisis climática, con un aumento similar en las ventas de tales libros. Los editores atribuyen esto al «efecto Greta Thunberg».

Inspirados por Thunberg, ricos filántropos e inversores de los Estados Unidos han donado casi medio millón de libras para apoyar a Extinction Rebellion y los grupos de huelga escolar para establecer un fondo de emergencia climática.

Trevor Neilson (en), uno de los filántropos, dijo que los tres fundadores se pondrían en contacto con amigos entre los multimillonarios del mundo para donar «cien veces» más en las próximas semanas y meses.

En febrero de 2019, Thunberg compartió escenario con el entonces presidente de la Comisión EuropeaJean-Claude Juncker, donde él describió que «En el próximo período financiero de 2021 a 2027, cada cuarto euro gastado dentro del presupuesto de la UE se destinará a medidas para mitigar el cambio climático».

​ Los problemas climáticos también jugaron un papel importante en las elecciones europeas de mayo de 2019, ​ ya que los partidos verdes casi duplicaron su voto para terminar en segundo lugar con un 21%, ​ aumentando su número de diputados al 71.

​ Muchas de las ganancias provienen de países del norte de Europa donde los jóvenes han salido a las calles inspirados por Thunberg. ​ El resultado les da a los verdes la oportunidad de ejercer influencia en el nuevo parlamento europeo.

En junio de 2019, Ferrocarriles Suecos (SJ) informaron que el número de suecos que tomaban el tren para viajes domésticos había aumentado un 8% más que el año anterior, lo que se consideró reflejaba la creciente preocupación pública sobre el impacto de volar en las emisiones de CO2, que fue destacado por la negativa de Thunberg a volar a conferencias internacionales. Sentir vergüenza de tomar un avión debido a su impacto ambiental ha sido descrito en las redes sociales como Flygskam o «vergüenza de volar», junto con la etiqueta #jagstannarpåmarken, que se traduce como #mequedoenelsuelo.

Críticas y respuestas

Críticas a Thunberg y su campaña

En una columna de opinión, Christopher Caldwell (en) afirmó que el enfoque simple y directo de Thunberg sobre el cambio climático pondría a los manifestantes climáticos en conflicto con las complejidades de la toma de decisiones en las democracias occidentales.

​ El filósofo francés Raphaël Enthoven afirmó que muchas personas «compran virtud» con su apoyo a Thunberg, pero en realidad no hacen nada para ayudar.

En julio de 2019, Agence France-Presse informó que el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) Mohammed Barkindo «se quejó de lo que llamó ataques 'no científicos' contra la industria petrolera por parte de activistas del cambio climático, calificándolos de 'quizás la mayor amenaza a nuestra industria en el futuro'», y dijo que aparentemente se refería «a la reciente ola de huelgas escolares inspiradas por el movimiento de 'Viernes para el futuro' de la adolescente sueca Greta Thunberg».

Thunberg y otros activistas climáticos respondieron llamando a sus comentarios una insignia de honor.

En los Estados Unidos, la escritora de opinión Tiana Lowe, de The Washington Examiner, declaró que los «padres de escena» «buscadores de fama» de Thunberg, particularmente su «madre estrella de ópera cuya fama se desvaneció», la estaban «prostituyendo» y «echando a perder». sin tener en cuenta supuestos problemas mentales de Thunberg alegados por Lowe, por la cual Greta y su hermana fueron declaradas «discapacitadas». Al hacerlo, escribió Lowe, la estaban sometiendo a «abuso infantil».

Thunberg también ha sido criticado por el negador del cambio climático australiano Andrew Bolt (en), ​ después de que Thunberg anunciara que viajaría a los Estados Unidos en un yate que realizara cero emisiones de carbono. Bolt dijo que sus seguidores eran un culto, llamándola «extrañamente influyente» ​ para una «niña tan joven y con tantos trastornos mentales».

Tras la presentación de una demanda por parte de Thunberg contra Francia, Alemania y otros países por no estar en camino de cumplir con los objetivos de reducción de emisiones con los que se comprometieron en sus compromisos del Acuerdo de París, el presidente de FranciaEmmanuel Macron la criticó, diciendo que «tales posiciones radicales (según lo sostenido por Thunberg) antagonizan nuestras sociedades». Agregó que «ella debería enfocarse en aquellos que están bloqueando, los que están más lejos», y que «él no siente que ni el gobierno francés ni el alemán están tratando de bloquear [los objetivos]». La ministra francesa para la transición ecológica e inclusivaBrune Poirson (en), también la criticó, diciendo que «ella no sabe qué soluciones está presentando», y agregó que «no se puede movilizar con desesperación, ni siquiera odio».

Argumentos en contra de las críticas a Thunberg

Para agosto de 2019, Scientific American informaba que los detractores de Thunberg habían «lanzado ataques personales» y «cada vez más se basan en ataques ad hominem para mitigar su influencia».

​ La escritora de opinión sueca Paulina Neuding (sv) y artículo de The Spectator Australia habían invocado problemas de salud mentales para cuestionar la idea de que Thunberg debería liderar el activismo del cambio climático.

Al escribir en The Guardian, Aditya Chakrabortty dijo que columnistas como Brendan O'Neill, Toby Young, el blog Guido Fawkes, así como Helen Dale y Rod Liddle en The Spectator y The Sunday Times habían estado haciendo «feos ataques personales» en Thunberg. ​ Como parte de su negación del cambio climático, el partido de derecha de Alemania Alternativa para Alemania ha atacado a Thunberg «de manera bastante cruel», según Jakob Guhl, investigador del Instituto para el Diálogo Estratégico.

El empresario británico Arron Banks (en) realizó una publicación en Twitter que parecía desear daño a Thunberg cuando comenzó su viaje transatlántico en agosto de 2019, advirtiendo «Freak yachting accidents do happen in August» («Los accidentes de yates anormales ocurren en agosto»). ​ Los comentarios de Banks indignaron a varios parlamentarios y académicos británicos. Tanja Bueltmann (en), fundadora de EU Citizens' Champion («Campeón de Ciudadanos de la UE»), dijo que Banks había «invocado el ahogamiento de una niña» para su propia diversión, y señaló que la mayoría de los que atacan a Thunberg «son hombres blancos de mediana edad de la derecha del espectro político».

Escribiendo en The Guardian, Gaby Hinsliff (en) dijo que Thunberg se ha convertido en «el nuevo frente en la guerra cultural brexit», argumentando que la indignación generada por los ataques personales contra Thunberg por parte de partidarios del brexit «les da el bienvenido oxígeno de la publicidad».

​ El filósofo británico Julian Baggini (en) dijo que las críticas personales «groseras» contra Thunberg son indicativas de «una bancarrota moral e intelectual».

El ensayista Steve Silberman (en), escribiendo en Vox, señaló que estar en el espectro del autismo permite a Thunberg ser valiente en su retórica. ​ En una entrevista con Suyin Haynes en la revista Time, Thunberg abordó las críticas que recibió en línea, diciendo: «Es bastante gracioso cuando lo único que la gente puede hacer es burlarse de ti o hablar sobre tu apariencia o personalidad, ya que significa que no tienen discusión o nada más que decir».

Mal uso de su nombre

A finales de 2018, Ingmar Rentzhog, quien afirma ser uno de los primeros en publicitar las huelgas por el clima de Thunberg, le pidió que se convirtiera en asesora juvenil no remunerada de su empresa startup climática. Luego usó su nombre e imagen sin su conocimiento o permiso para recaudar millones para una subsidiaria con fines de lucro de WDHT, We Don't Have Time AB, de la cual Rentzhog es el director ejecutivo. ​ Thunberg no recibió dinero de la compañía. ​ Thunberg terminó su papel de asesora voluntaria con WDHT una vez que se dio cuenta de que estaban ganando dinero con su nombre, declarando «[No soy] parte de ninguna organización ... soy absolutamente independiente ... [y] hago lo que hago completamente gratis».

Greta Thunberg logra la mayor

protesta climática en la historia mundial

¿Qué tan grande fue la protesta climática global? 4 millones de personas, estiman los activistas.

El viernes fue un día verdaderamente histórico para el nuevo y potente movimiento social comprometido a hacer sonar una alarma global sobre la crisis climática. Las huelgas climáticas mundiales, inspiradas por la activista climática sueca Greta Thunberg, de 16 años, pueden terminar siendo la mayor protesta masiva por la acción sobre el calentamiento global en la historia.

La cantidad exacta de participantes en todo el mundo será difícil de obtener. Pero el evento fue verdaderamente global y sorprendentemente bien organizado: hubo 2.500 eventos programados en más de 150 países en los siete continentes.

Y según 350.org, un importante grupo de defensa del medio ambiente y coorganizador de los eventos de hoy, participaron más de 4 millones de personas en todo el mundo.

Greta Thunberg exigió al Congreso de EE.UU.

acciones concretas contra el cambio climático

La ambientalista sueca fue una de los varios que habló en un grupo de trabajo sobre la crisis climática.

En una reunión del grupo de trabajo sobre la crisis climática del Senado el martes, los legisladores elogiaron a un grupo de jóvenes activistas por su liderazgo, su sentido común y su muestra de sabiduría mucho más allá de sus años. Luego pidieron consejo a los adolescentes sobre cómo el Congreso podría combatir una de las amenazas más urgentes y políticamente polémicas que enfrentan los líderes mundiales: el cambio climático.

Greta Thunberg, la activista sueca de 16 años que ha impulsado a los jóvenes de todo el mundo a luchar por más acciones para combatir el impacto del calentamiento global, les recordó cortésmente que era una estudiante, no una científica, o una senadora.

“Por favor guarda tus elogios. No lo queremos “, dijo. “No nos inviten aquí para decirnos cuán inspiradores somos sin hacer nada al respecto porque no conduce a nada”.

“Si desea asesoramiento sobre lo que debe hacer, invite a los científicos, solicíteles su experiencia. No queremos que nos escuchen. Queremos que la ciencia se escuche”.



En comentarios destinados al Congreso en su conjunto, dijo: “Sé que lo están intentando pero no lo suficiente. Lo siento.”

El público se echó a reír. Los partidarios rompieron en aplausos. El senador Ed Markey, el demócrata de Massachusetts que copatrocinó el Green New Deal y dirige la fuerza de tarea del Senado, tal vez se sorprendió por su franqueza, pero sonrió.

Sentados a la mesa con los adolescentes se encontraban algunos de los partidarios más simpatizantes y vocales de la acción audaz sobre el cambio climático en el Congreso. Pero ante un Senado controlado por los republicanos y una Casa Blanca hostil, la perspectiva de promulgar reformas a la escala y al alcance que solicitan los activistas, y muchos científicos, es sombría.

“Necesitamos su liderazgo”, dijo Markey a Thunberg. “Los jóvenes son el ejército políticamente, que ha llegado a los Estados Unidos. Pones de relieve este tema de una manera que nunca antes había estado. Y eso está creando un nuevo factor X”.

Aún así, prometió intentar. “Te escuchamos. Escuchamos lo que dices y redoblaremos nuestros esfuerzos”, dijo el funcionario.

Thunberg fue una de varios activistas juveniles invitados a dirigirse a la fuerza de tarea durante dos días de acción y discursos destinados a instar a los legisladores a apoyar la “acción climática transformadora”. A ella se unieron activistas de todo Estados Unidos y Sudamérica, parte de un esfuerzo “multirracial e intergeneracional” para combatir el cambio climático.

 

Greta Thunberg en la Naciones Unidas: «¿Cómo se atreven?»

«Mi mensaje es que los estaremos vigilando.

Todo esto está mal. Yo no debería estar aquí arriba. Debería estar de vuelta en la escuela, al otro lado del océano. Sin embargo, ¿ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza? ¿Cómo se atreven?

Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Y sin embargo, soy de los afortunados. La gente está sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos en el comienzo de una extinción masiva. Y de lo único que pueden hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?

Por más de 30 años, la ciencia ha sido clarísima. ¿Cómo se atreven a seguir mirando hacia otro lado y venir aquí diciendo que están haciendo lo suficiente, cuando la política y las soluciones necesarias aún no están a la vista?

Dicen que nos «escuchan» y que entienden la urgencia. Pero no importa cuán triste y enojada esté, no quiero creer eso. Porque si realmente entendieran la situación y de todas formas no actuaran, entonces serían malvados. Y eso me niego a creerlo.

La idea de reducir nuestras emisiones a la mitad en 10 años solo nos da un 50% de posibilidades de mantenernos por debajo de los 1,5 grados y el riesgo de desencadenar reacciones irreversibles en cadena más allá del control humano.

Quizá 50% sea aceptable para ustedes. Pero esos números no incluyen puntos de inflexión, la mayoría de los círculos de retroalimentación, calentamiento adicional oculto por la polución tóxica del aire o aspectos de equidad y justicia climática. También se basan en que mi generación absorba cientos de miles de millones de toneladas de su CO2 del aire con tecnologías que apenas existen.

Así que un riesgo del 50% simplemente no es aceptable para nosotros, que tenemos que vivir con las consecuencias.

Para tener un 67% de posibilidades de mantenernos por debajo de un aumento de la temperatura global de 1,5 grados, las mejores probabilidades dadas por el IPCC (el Panel Intergubernamental de Cambio Climático), el mundo tenía 420 gigatoneladas de CO2 para emitir el 1º de enero de 2018.

Hoy esa cifra ya se ha reducido a menos de 350 gigatoneladas. ¿Cómo se atreven a fingir que esto se pueda resolver actuando como de costumbre y con algunas soluciones técnicas?

Con los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto restante de CO2 desaparecerá por completo en menos de 8 años y medio.

Hoy no se presentarán soluciones o planes en consonancia con estas cifras. Porque estos números son demasiado incómodos. Y todavía no son suficientemente maduros como para decir las cosas como son.

Nos están fallando.Pero los jóvenes están empezando a entender su traición. Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos.

No dejaremos que sigan con esto. Justo aquí, ahora es donde trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y se viene el cambio, les guste o no.

Gracias».

http://piensachile.com/2019/09/greta-thunberg-en-la-naciones-unidas-como-se-atreven/

https://www.facebook.com/brut.tierra/videos/909708899408520/

 

La irónica respuesta de Greta Thunberg a Donald Trump

La activista medioambiental Greta Thunberg, una adolescente sueca de 16 años que se ha convertido en icono mundial de la lucha contra el cambio climático, ha respondido al irónico comentario publicado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre ella, haciendo suyas las palabras del magnate neoyorquino.

Thunberg fue uno de los mayores atractivos de la Cumbre del Clima celebrada el lunes en Nueva York, como antesala de la 74ª Asamblea General de la ONU, que reúne cada año a los líderes mundiales.

Un intercambio en Twitter cargado de ironía

“Estamos al inicio de una extinción masiva y de lo único que podéis hablar es de dinero (...) ¡Cómo os atrevéis!”, dijo, con los ojos llorosos. “Habéis robado mis sueños y mi infancia con vuestras palabras vacías”, remachó.

Trump, que no declinó la invitación para asistir a este foro climático como presidente de Estados Unidos pero en un movimiento sorprendente decidió participar como público, contestó a las palabras de Thunberg vía Twitter.

“Parece una joven niña muy feliz que anhela un futuro maravilloso y brillante. ¡Muy agradable de ver!”, escribió adjuntando un vídeo de la intervención de Thunberg en la que aparece enfadada.

La adolescente sueca ha contraatacado este martes usando las palabras de Trump como descripción personal en su cuenta de Twitter. “Una joven niña muy feliz que anhela un futuro maravilloso y brillante”, reza.

Thunberg adquirió fama mundial con el movimiento reivindicativo ‘Fridays for future’ manifestándose cada viernes frente al Parlamento de Suecia para exigir a las autoridades políticas medidas eficaces contra el cambio climático. Miles de jóvenes de otros países, incluida España, han seguido su ejemplo.

Greta Thunberg no se la puede sola

Hoy lunes 23 de septiembre, comenzó la Cumbre de Acción Climática en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, con la participación de distintos actores internacionales.

La cumbre se inicia con la advertencia de la comunidad científica que elaboró el informe “Unidos en la Ciencia“, donde subrayan la creciente brecha entre los objetivos acordados para abordar el Cambio Climático y la situación global real.

“La temperatura promedio mundial de 2015 a 2019 está en camino a ser la más cálida de cualquier período equivalente jamás registrado. Actualmente se estima en 1,1 °C (± 0.1 ° C) por encima de la era preindustrial (1850–1900).

Olas de calor generalizadas y duraderas, incendios récord y otros eventos devastadores como ciclones tropicales, inundaciones y sequías han tenido un gran impacto en el desarrollo socioeconómico y en el medio ambiente”, señala el informe, ya publicado por ONU Medio Ambiente, entre otros puntos.

La joven Greta Thunberg (16), hoy dirigiéndose a líderes mundiales con un discurso menos coloquial que de lo de costumbre se refirió a la crisis climática y en especial a la falta de acuerdos para ejecutar los compromisos acordados para disminuir el CO2 y evitar la profundización del Cambio climático:

“La gente está sufriendo, la gente está muriendo y nuestros ecosistemas están colapsando. Estamos al comienzo de una extinción masiva y ustedes sólo hablan de dinero, cuentos de hadas y crecimiento económico” .

En efecto, el cambio climático nos está adentrado a una sexta extinción masiva de especies, las personas, los adultos mayores con el aumento de la temperatura son los más afectados e indefensos frente a ataques cardíacos y enfermedades naturales por una edad avanzada.

Por otro lado, el gran enemigo de la ejecución de medidas de mitigación del cambio climático no es otro que el modelo económico internacional, el cual responde a las necesidades ilimitadas de las personas respecto de bienes y servicios, es sabido que implementar una política medio ambiental a nivel global indica costos para todos, tanto para el sector empresarial como para los consumidores finales.

Greta no puede sola, en la cumbre los líderes mundiales la aplauden, pueden sentir empatía por la causa o fingir tenerla porque saben que es bien visto estar cerca de ella,  pero cuando la cumbre termina, cuando todas las personas se van a dormir en las noches, esos líderes mundiales pueden pensar en otras cosas y olvidarse de Greta, olvidarse de la gente que se está movilizando (inmigrando) por el Cambio Climático o que está muriendo,  pueden olvidar esas especies que se están extinguiendo o en la falta de agua potable para el consumo, ellos creen que no les afecta.

Al final del día Greta es la voz de una gran comunidad de personas en el mundo que quieren un cambio, no podemos ser indiferentes. Greta no tiene poder político o la experiencia técnica para implementar medidas de mitigación, ella es una niña y nosotros no podemos ser irresponsables y abandonarla en esta lucha que está dando por todos.

Estamos en un momento crítico de la humanidad, donde existen dos caminos, uno que es seguir por el camino lleno de piedras donde nuestro vehículo se está averiado o bien podemos virar a la pista de al lado con un camino que nos garantice un retorno a casa.

“El mundo se está despertando y el cambio va a venir les guste o no” Greta Thunberg.

ClariNet