Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

QUINTERO8

Durante inicios de esta semana
Greenpeace realizó una acción
directa en protesta para alertar
sobre el daño generado en la
zona de Quintero-Puchuncaví,
la planta termoeléctrica a
carbón que ha causado y sigue
afectando la salud de miles de
chilenos que viven
en las zonas de sacrificio.

Esta acción busca sensibilizar sobre la necesidad de descarbonizar el país, especialmente con miras a la COP25, la mayor cumbre sobre cambio climático que se desarrollará en Chile.

En ese contexto, Greenpeace destacó el papel “cómplice” que ha tenido el Estado con la norteamericana AES Gener, responsable de las cuatro termoeléctricas que están en Quintero-Puchuncaví, y exigió al gobierno el cierre inmediato de estas instalaciones.

“La situación es dramática: hay metales pesados en la tierra, plomo en la sangre de los vecinos, derrames de carbón, intoxicaciones masivas, pérdida de biodiversidad y destrucción de recursos marinos. La situación es tan grave que la Corte Suprema ya ha advertido que si vuelven a generar intoxicaciones masivas se deberá generar una evacuación general de la zona. De hecho, hace unas horas la zona ha enfrentado una nueva emergencia ambiental debido a la alta presencia de dióxido de azufre”, alertó Matías Asun, director nacional de Greenpeace en Chile.

En efecto, mientras la Organización Mundial de la Salud señala un máximo de 500 unidades de dióxido de azufre por metro cúbico en un lapso de 10 minutos, la última alerta del gobierno consiga que hubo 1.411 unidades por metro cúbico durante 60 minutos.

La acción de Greenpeace implicó la proyección digital de varias imágenes de 45 por 45 metros pasadas las 5 de la mañana, las cuales mostraron varios mensajes alusivos a la realidad que enfrentan distintas zonas de sacrificio en el país, en especial el área de Quintero-Puchuncaví, con alusiones directas al presidente Piñera para que apure el cierre de las centrales.

En el lugar también estuvieron representantes de la comunidad local, quienes expusieron la compleja situación que viven como vecinos de estas zonas de sacrificio.

“Durante muchos años y de manera sistemática se han vulnerado nuestro derecho constitucional de vivir en un medioambiente libre de contaminación. Lo que sufrimos acá de manera diaria es que estamos siendo envenenados.

Suena duro, durísimo, pero es la triste realidad. Se va a cumplir un año desde las masivas intoxicaciones del año pasado y lo que resulta insólito es que todavía no hay ni responsables ni claridad respecto de lo que pasó y qué fue lo que llevó a cientos de nuestros hijos a los hospitales. Lo peor de todo es que esto sigue pasando a diario con índices de contaminación que sobrepasan todas las normas, con derrames de carbón y una calidad vida que no se merece ningún chileno”, dijo Katta Alonso, vocera de la organización Mujeres en Zonas de Sacrificio y Resistencia de Quintero-Puchuncaví.

De acuerdo con Greenpeace, el plan para el cierre de las termoeléctricas en el país anunciado por el presidente Piñera está lejos de tener un carácter ambicioso. Matías Asun agrega que “en la práctica, lo que hace es alargar la vida de las termoeléctricas hasta el 2050. Es decir, condena a miles de chilenos a seguir siendo envenenados por 30 años más. Si fuera un plan realmente ambicioso, el cierre de las termoeléctricas debiera producirse el 2030 y así aprovechar el enorme potencial de energías renovables que posee Chile”.

Exigen renuncia de ministra de Medio Ambiente:

“Se ha burlado de Quintero y Puchuncaví”

Organizaciones sociales de la “zona de sacrificio” demandan igualmente la salida del Intendente de la Región de Valparaíso.

“Deben renunciar todas las personas que desde el año pasado hasta ahora han jugado con la población de Quintero y Puchuncaví. Y en eso no solamente viene Carolina Schmidt como ministra de Medio Ambiente, sino que también el Intendente (de la Región de Valparaíso) Jorge Martínez, que han hecho mofa y burla de la grave situación que vivimos como comunidad y de la afectación que tienen los niños y niñas de nuestras comunas”.

La anterior exigencia es realizada por Priscila Pacheco, vocera del Cabildo Abierto Quintero Puchuncaví, quien en conversación con Radio Bío Bío expresó el malestar de los pobladores de la llamada “zona de sacrificio” de la Región de Valparaíso, tras declaraciones realizadas por la aludida secretaria de Estado.

Ocurre que el pasado lunes se vivió en Quintero un nuevo peak de contaminación, luego de lo cual la Intendencia decretó “emergencia ambiental” para la comuna. Específicamente se trató de un peak de 1.411 microgramos por metro cúbico de dióxido de azufre (SO2) entre las 08:00 y las 09:00 horas de la mañana.

Ante esto, la ministra Schmidt realizó una serie de declaraciones bajándole el perfil a lo ocurrido. “Cuando se supera la norma se piensa que es una infracción, pero no es así. Porque dentro de la norma se establecen 133 horas en que se puede exceder este límite, dado su gradualidad en la aplicación (del Plan de Descontaminación para la bahía)”, aseguró a La Tercera la secretaria de Estado.

Además, la titular de Medio Ambiente recordó que el Plan de Descontaminación, que rige desde marzo de este año, establece un período de transición de tres años para que las empresas puedan adecuar sus operaciones según las normas de emisiones máximas de contaminantes.

Basándose en ello, Schmidt advirtió que hechos como el ocurrido el lunes en Quintero continuarán sucediendo, declarando que si bien el aludido Plan “permite reducir las emisiones de manera preventiva e inmediata (…) en un lugar que se está descontaminando habrá periodos de episodios críticos”.

En este contexto, a la exigencia de la vocera del Cabildo Abierto Quintero Puchuncaví se sumó la de María Araya, presidenta del Consejo Consultivo del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, quien declaró a Bío Bío que “las organizaciones de la comuna estamos pidiendo la renuncia (de Schmidt) porque ha cometido muchos errores en los episodios de contaminación”. “De una vez por todas esta señora debería irse, porque lo único que ha hecho es un daño a la comunidad de Quintero y Puchuncaví, al medio ambiente y a las personas que pueden salir perjudicadas por este tipo de intoxicaciones que tuvimos el lunes”, espetó la dirigenta.

Una declaración que va en la línea de lo que el mismo lunes planteó el diputado de Convergencia Social, Diego Ibáñez, quien sostuvo que “aquí hay alguien que no quiere colocarle el cascabel al gato y regular la fuente contaminante con nuevas normas ajustadas al estándar internacional”.

En ese sentido, el parlamentario añadió que “hay una complicidad por parte del Intendente (Jorge) Martínez y de parte de la ministra Carolina Schmidt, quienes lamentablemente han hecho vista gorda y le han mentido a la comunidad con un Plan de Descontaminación que finalmente no está cumpliendo con su objetivo”.

“Que las cierren ya”: Vecinos y organizaciones

piden acabar con termoeléctricas en Quintero

Con enormes proyecciones al costado de la planta termoeléctrica a carbón Campiche, de la empresa norteamericana AES Gener, Greenpeace y los vecinos de la zona de Quintero-Puchuncaví hicieron un llamado al Presidente Sebastián Piñera a comprometerse con acciones concretas en las llamadas "zonas de sacrificio".

Así como la mañana de ayer la localidad de Quintero amaneció en medio de una alerta ambiental por las altas concentraciones de azufre en el aire, esta madrugada la comuna vio cómo los costados de la planta termoeléctrica a carbón Campiche, de la empresa norteamericana AES Gener, se llenaron de enormes imágenes digitales alertando respecto del daño ambiental y a la salud que durante décadas han enfrentado miles de chilenos que habitan las llamadas ‘zonas de sacrificio’ de país.

La iniciativa surgió desde Greenpeace, desde donde además destacaron el papel “cómplice” que ha tenido el Estado con la norteamericana AES Gener, quien además es responsable de las cuatro termoeléctricas que están en la zona de Quintero y Puchuncaví, exigiendo al a Gobierno el cierre inmediato de estas instalaciones.

Fue el director nacional de Greenpeace Chile, Matías Asún, quien manifestó la preocupación de la ONG debido a una situación que calificaron como “inconstitucional”. “La situación es dramática: hay metales pesados en la tierra, plomo en la sangre de los vecinos, derrames de carbón, intoxicaciones masivas, pérdida de biodiversidad y destrucción de recursos marinos. La situación es tan grave que la Corte Suprema ya ha advertido que si vuelven a generar intoxicaciones masivas se deberá generar una evacuación general de la zona”, sostuvo Asun. “De hecho, hace unas horas la zona ha enfrentado una nueva emergencia ambiental debido a la alta presencia de dióxido de azufre”, alertó el director nacional de Greenpeace en Chile”, añadió el director nacional de Greenpeace.

Esto porque, mientras la Organización Mundial de la Salud señala un máximo de 500 unidades de dióxido de azufre por metro cúbico en un lapso de 10 minutos, la última alerta del Gobierno consigna que hubo más de mil 400 unidades por metro cúbico durante 60 minutos.

En el lugar también estuvieron representantes de la comunidad local, quienes expusieron la compleja situación que viven como vecinos de estas zonas de sacrificio. Fue el caso Cristina Ruiz, una de las voceras de la agrupación Mujeres en Zona de Sacrificio y Resistencia, quien en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile exigió el cierre inmediato de las termoeléctricas.

“El objetivo es que cierren las termoeléctricas a carbón, ojalá ahora para diciembre. Ningún 2020, ni 2030 ni 2040, eso a nosotros no nos sirve. La idea es que las cierren ahora ya”, pidió la dirigenta. “No podemos seguir permitiendo que nos maten, ya vamos a cumplir un año de los envenenamientos masivos y todavía no tenemos respuesta de ninguna entidad, ni mucho menos del Estado, de saber qué fue lo que nos envenenó”, manifestó la vocera de Mujeres en Zona de Sacrificio y Resistencia.

La acción de Greenpeace implicó la proyección digital de varias imágenes de 45 por 45 metros pasadas las 5 de la mañana, las cuales mostraron varios mensajes alusivos a la realidad que enfrentan distintas zonas de sacrificio en el país, en especial el área de Quintero y Puchuncaví, con alusiones directas al presidente Piñera para que apure el cierre de las centrales.

En ese sentido, el director nacional de Greenpeace también hizo un llamado al Presidente de la República a eliminar las termoeléctricas, de cara a la cumbre de la ONU por el cambio climático o COP25 que se realizará en diciembre en nuestro país.

“En el contexto de la cumbre mundial del clima, la COP25 que se va a realizar en Chile, exigimos al Gobierno y al presidente Piñera el cierre de las termoeléctricas a carbón, las carboneras, y el fin del carbón en Chile”, sostuvo Matías Asun. “A no permitir el sinsentido de ser anfitriones de una cumbre mundial del clima mientras miles de compatriotas siguen envenenados en las zonas de sacrificio”, agregó el director de Greenpeace Chile.

ClariNet