LATROCINIO8

Piñera reduce límites del
Parque Nacional Patagonia
para permitir las
exploraciones de mineras.

El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, viajó hasta Chile Chico, en la región de Aysén, para anunciar a la comunidad que el conflicto de los límites de la futura Red de Parques Nacionales de la Patagonia, ya está solucionado.

A finales de enero de este año, la expresidenta Michelle Bachelet firmó los decretos que permiten la creación de la Red de Parques Nacional de la Patagonia para proteger el ecosistema y su conservación, así como también fomentar el turismo.

La Red de Parques Nacionales de la Patagonia, consiste en ocho parques nacionales que suman un total de 4,3 millones de hectáreas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, tras la donación de las fundaciones del fallecido empresario Douglas Tompkins.

Sin embargo esta iniciativa afectaba directamente las fuentes de trabajo de los habitantes de Chile Chico. Entre los parques se encuentra el Parque Nacional Patagonia que, en su decreto original, incluyó terrenos fiscales  donde se practican actividades ganaderas como el uso de veranadas y la minería.

De esta forma el ministro Felipe Ward, informó el día de ayer que se logró “firmar un acuerdo muy emblemático e histórico” luego de “una labor muy profunda” en la que se recorrió la provincia para ver qué familias se veían afectadas por la propuesta que se efectuó durante el gobierno de Michelle Bachelet.

Esta solución consiste en excluir de la superficie del Parque las actividades esenciales para la subsistencia de los habitantes de la zona, reemplazándolas por otras áreas. Así, de las 4.279.760 hectáreas (aprox.) de la Red de Parques de la Patagonia, el Parque Nacional Patagonia contará con una superficie total de 305.712,15 hectáreas.

El ministro aseguró quedar “muy contento” ya que “suscribimos un acuerdo donde fuimos capaces de representar como Gobierno a todas las fuerzas viva de la comuna”.

La minera australiana Equus Minig realizó exploraciones cerca del Parque Patagonia, el cual ha sido fuertemente cuestionado.

A fines de enero de este año, a menos de dos meses de dejar su cargo como Presidenta, Michelle Bachelet firmó los decretos que permiten la creación de la Red de Parques Nacionales de la Patagonia, consistente en ocho parques nacionales, que suman 4,3 millones de hectáreas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, y que son fruto de un aporte de las fundaciones del fallecido empresario Douglas Tompkins en conjunto con el Estado.

Entre ellos, se encuentra el Parque Nacional Patagonia (Aysén), que en su decreto original incluyó terrenos fiscales donde hoy existen zonas de actividades ganaderas llamadas veranadas y, además, un área aledaña a la Reserva Jeinimeni, donde una minera (la australiana Equus Minig) realizó exploraciones para un nuevo proyecto minero.

Parque Patagonia tendra nuevos límites

y podrán operar mineras.

Todo gracias al lobby de la ultraderechista UDI

La extracción minera que se ha venido realizando en la comuna de Chile chico desde 1998 es destructiva y contaminante. Ahora el lobby minero realizado a través del senador UDI David Sandoval esta detrás de una decisión del gobierno, adoptada bajo supuestos poco claros y poco solventes, como son los intereses de unos pocos y que no son precisamente para beneficiar el desarrollo sustentable de la región y de las comunidades del sur.

Por Andrés Gillmore

Hasta que finalmente el senador David Sandoval Plaza (UDI) se salió con la suya y el Parque Patagonia tendrá nuevos límites y de esa manera dejarle la vía libre a la extracción minera en la comuna de Chile chico y como no; abriéndole la puerta a otras iniciativas similares.

Intención que contó con el beneplácito de los diputados René Alinco (PRSD) y Aracely Leuquen (RN) que apoyaron al senador UDI soterradamente y como la lógica manda, viajaron a Chile chico al acto final de hace unos días con el ministro de Bienes Nacionales, para aparecer en la foto final y congraciarse con los intereses mineros.

Lo que no se ha entendido, es que el mundo del turismo, la ganadería, la fruticultura y la agricultura de la comuna de Chile chico, está en contra de la minería simplemente porque contaminan y destruyen todo lo que tocan y eso no está de acuerdo con los tiempos que corren y menos en una región de las características de Aysén en el más amplio sentido de la frase.

No tengo ninguna duda que el lobby minero realizado a través del senador UDI está detrás de esta decisión por parte del gobierno y la decisión se tomó bajo supuestos poco claros y poco solventes, como son los intereses de unos pocos en contra de -unos muchos-, que no son precisamente para beneficiar el desarrollo sustentable de la región y de las comunidades del sur como se supone debe ser sustentada una decisión de esta magnitud y más que proyectar el futuro sustentablemente de la cuenca del Carrera, lo que se está haciendo es todo lo contrario y no por la minería en si mismo y si por la forma en que estas empresas transnacionales actúan en países subdesarrollados como Chile y muy especialmente en una región como Aysén, que se proyecta al futuro a través de su calidad escénica y ambiental.

La cuenca del lago General Carrera y muy especialmente el desarrollo de la comuna de Chile chico, tiene en la actualidad una de las mayores inversiones privadas en servicios turísticos del país y cuenta con una connotación internacional de gran envergadura que ha posibilitado el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

Todas sus comunidades desde Chile chico, pasando por Fachinal, Mallin Grande, Puerto Guadal, Puerto Bertrand hasta las capillas de Mármol, en el límite norte con la comuna de Rio Ibáñez, se han ido proyectando hacia el turismo de intereses especiales y con una gran relevancia en actividades históricas como la ganadería, la fruticultura y la agricultura, entregando un gran valor agregado a sus servicios y productos, dado el sello verde con que cuentan, sumados a una denominación de origen que es único a nivel planetario. Con la decisión tomada por el gobierno, pone una vez más en veremos y en entredicho la proyección de desarrollo sustentable que tiene la comuna de Chile chico y la región como un todo, para favorecer intereses foráneos que perjudican a la región.

La extracción minera que se ha venido realizando en la comuna de Chile chico desde 1998 es destructiva y contaminante para el entorno, las comunidades, el medio ambiente y para la flora y fauna del sector. Personalmente ante la destrucción que estaba realizando la empresa minera Cerro Bayo Mining Company en el sector de Fachinal en laguna Verde; hace tres años estampe personalmente dos denuncias en Sernageomin, denunciando los malos manejos laborales y ambientales de la extracción minera. En las dos ocasiones se me contestó vía correo electrónico; que todo estaba de acuerdo con la ley, que los permisos concedidos a la minera estaban en regla y muchas gracias por la preocupación.

Posteriormente; un aluvión de gran magnitud sucedido bajo la Laguna Verde, hizo que desaparecieran para siempre dos electricistas que realizaban mantención y se develó todo lo que en su momento había denunciado. Que la empresa explotaba el recurso sin los Estudios de Impacto Ambiental correspondientes y sin la venia de Sernageomin en forma oficial y tal como denuncie en su momento, la minera utilizaba Laguna Verde como pozo de relave y que habían construido un dique de cola en la laguna, para filtrar el agua que utilizaban en la explotación, para retener los sólidos (que en el mundo minero son llamados colas, que no es más que el mineral que sale molido del interior de la mina y que no tiene ningún valor económico y son depositados por gravedad en el dique para recuperarlos posteriormente, al hacerlos re-circular por la planta concentradora para volver a reutilizarlos en el proceso de extracción nuevamente). Al final terminaron por destruir y contaminar completamente la Laguna Verde.

En la actualidad se ha aprobado la financiación de un estudio, para analizar si la contaminación generada por la minera Cerro Bayo en Fachinal y si esta se traspasó al lago General Carrera, considerando que el gran lago es la fuente natural que suministra todo el agua domiciliaria que se consume en las localidades que están ubicadas a orillas del Lago General Carrera.

Toda esta historia según mi punto de vista y lo dije en su momento pero poco se entendió, es lo que se podría decir la crónica de una decisión que estaba tomada desde hace mucho antes y que el desarrollo político que se le ha dado en estos meses por parte del actual gobierno y liderada por el senador Sandoval Plaza, genera muchas dudas en su forma y fondo y que no podemos olvidar que todo comenzó en el gobierno recién pasado de Michelle Bachelet; que a esta altura de los acontecimientos nacionales e internacionales, cuesta creer que se hizo lo mejor que se pudo y que no tenían claro que el gobierno de Sebastián Piñera de corte empresarial, pro-crecimiento, que poco y nada le interesan las comunidades y el medio ambiente del país, no iba a intentar desarticular la intención para beneficiar a las transnacionales mineras en Aysén. Que al dejar mal implementado el proyecto y sin financiación desde el vamos, estaría beneficiando a la larga los intereses de las transnacionales mineras y fue lo que finalmente sucedió.

Es muy posible que todo haya sido parte de una esmerada teatralización realizada por la Nueva Mayoría, para que Bachelet recibiera el beneplácito de sus pares y el prestigio que eso le concedió en la comunidad internacional y catapultara su llegada a un alto cargo en Naciones Unidas, pero dejando en bandeja y debajo de la mesa el territorio a las mineras.

Cuesta creer que el gobierno de la Nueva Mayoría, no tuviese claridad de lo que sucedería posteriormente ante estos temas, a sabiendas que su coalición política estaba destruida y que ganaría la contraria sin duda alguna (como sucedió).

He llegado a la conclusión después de años de estar en estos temas ambientales relacionados con Aysén y especialmente en la cuenca del Carrera; que nada es porque si o por error. Todo tiene su objetivo y muchas veces la concreción de ciertos objetivos estan camuflados en supuestos errores, escondiendo malévolas intenciones que se sustentan en esos errores para lograr objetivos y propósitos que van en contra de los intereses de las comunidades.

Nada puede ser más contradictorio por la envergadura del proyecto en si mismo de la Red de Parques Patagonia, que el gobierno de la Nueva Mayoría haya realizado la implementación a espaldas de las comunidades (Villa Cerro Castillo, Puerto Ibáñez, Chile Chico, Cochrane) y no tuviera la capacidad de hacer el trabajo como corresponde en un Gobierno que se sustentaba en el eslogan de la “democracia participativa” y que en ninguna etapa del proyecto el gobierno se haya reunido con las comunidades para explicar la intención y hacerlas partícipes de la intención. Sobre todo en una región como Aysén, que desde la década de los 90 a la fecha, lucha enconadamente en contra de los intereses creados de las grandes transnacionales internacionales, que llegan a la región para apoderarse de los territorios para extraer las riquezas naturales, pasando por encima de los intereses reales de las comunidades.

Resulta imperdonable que la Nueva Mayoría, a sabiendas de todo esto, no haya tenido la capacidad de trabajar como corresponde y mostrar los alcances de la intención y cómo las comunidades podrían acoplarse perfectamente al proyecto dadas las ventajas comparativas, la denominación de origen y el sello verde que proyecta la región como un todo y que se ven subrayadas por la creación del Parque Patagonia.

De un proyecto que está de más decir es emblemático y que en muchos y variados aspectos marca un estándar ambiental de alta calidad y transformaba al Parque Patagonia en una magnífica herramienta de trabajo para las comunidades del sur y la región como un todo.

ClariNet