ANTOFAGASTA-ENVENENADA

Antofagasta tiene el
récord mundial
en contaminación por
arsénico, cobre y zinc.

Según un estudio realizado por investigadores chilenos, con datos recopilados entre 2014 y 2016, la capital regional supera incluso a las ciudades industriales más contaminadas de China.

"Estamos gestionando una demanda contra el puerto, por la contaminación de plomo. Construyeron unos galpones inmensos para almacenar concentrados y toda esa contaminación, con el viento, nos llega a nosotros", afirma Rosa Valdés (56), presidenta de la junta de vecinos, del conjunto habitacional Aníbal Pinto, mientras extiende sus manos con un espeso sedimento oscuro, que asignan al plomo y otros minerales acopiados en la zona.

Así lo señala hoy El Mercurio, donde detallan que en este sector costero, ubicado a dos cuadras del puerto, los ciclistas o personas que salen trotar prefieren utilizar mascarillas para evitar aspirar el polvo presente en el lugar.

Frente al mismo puerto se ubica el liceo B-32, donde su directora reconoce como frecuentes las molestias ocasionadas por los cargamentos de minerales que a diario transitan por estas calles.

"Hay un alto grado de contaminación, que trae una serie de complicaciones respiratorias. La polución también afecta a los colegas con infecciones en los ojos", cuenta Mercedes Orellana, directora del establecimiento con 1.062 alumnos.

Altas concentraciones

La geóloga de la Universidad Austral y presidenta de la Sociedad Geológica de Chile, Joseline Tapia, junto a investigadores de las universidades de Antofagasta y de Chile, además del Núcleo Milenio Invasal y el Colegio Médico, acaban de publicar un estudio sobre el tema en la revista internacional Peerj, con datos de la zona recopilados entre 2014 y 2016.

"Las rocas que existen en Antofagasta, sólo pueden explicar la presencia natural de seis de los 12 elementos identificados. En cambio, no justifican la alta concentración de arsénico, cobre, cadmio, molibdeno, plomo y zinc", explica Tapia.

"El promedio mundial de arsénico en la corteza terrestre es de 4,8 mg por kilo. El del suelo del norte de Chile es cuatro veces superior, sobre 20mg de arsénico por kg de suelo, pero en el del suelo del puerto hay 200 mg por kilo de suelo e incluso más", detalla.
ClariNet