PUDU

En Región del Maule
tras incendios forestales.

El último verano, producto de los incendios forestales, fueron afectadas miles de hectáreas provocando perjuicios en habitantes y empresas, pero también en la flora y fauna local. Ante la falta de lugares donde refugiarse y la carencia de alimentos, el director del Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff), Mauricio Valiente, dijo sobre los pudús que “creemos que estamos en presencia y siendo testigos de la extinción local de la especie, al menos en la zona de Curepto y quizás más al sur”.

Según Valiente, “después de los incendios, nos llegaron reportes de pudúes con mordeduras de perros. Es decir, escapando de los incendios, se escapaban a los poblados y los perros los atacaban. Lo más terrible de todo, es que al hospital de campaña de Curepto nos llegó un pudú baleado, el que murió”, contó al diario El Centro.

Cabe recordar que en el mes de mayo, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) reportó el rescate de un ejemplar del ciervo en Colbún, el que había sido atacado por perros.

Relevancia

Valiente mencionó que la importancia radica en que el pudú es una de las especies de ciervo únicas en el mundo. Habita en Chile y Argentina y en nuestro país su límite norte por la Cordillera de la Costa es en las provincias de Talca y Curicó, en la comuna de Curepto.

“Las grandes amenazas que nosotros teníamos antes de los incendios forestales era que este animal ya tenía muy pocos lugares con vegetación nativa. Las plantaciones de pino han copado la Cordillera de la Costa y solo le quedaba para sobrevivir las zonas de quebradas y por los incendios estas zonas, casi en su totalidad, se quemaron”, explicó.

Valiente dijo que dicha situación amerita una investigación profunda y responsable, haciendo un llamado a las autoridades a preocuparse de la fauna, especialmente del pudú.

“No hace falta levantar información respecto al estado de la especie y de su hábitat, porque aunque se hayan salvado ciertos ejemplares, no sabemos cuánto va a costar regenerar la vegetación nativa que es la que va a servir de refugio y alimento”, señaló Valiente.

El pudú es la segunda especie de cérvidos más pequeña del mundo, con solo 85 centímetros de a cabeza a tronco y cuatro centímetros de cola.

Es un animal solitario, que en condiciones silvestres forma grupos de hasta tres individuos. Es altamente estresable, sensible a la manipulación, lo que provoca al animal una baja inmunológica llevándolo fácilmente a la muerte.

ClariNet