Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

CRISIS-SALMON8

Realmente parece increíble,
pero con la crisis desatada en
la Región de Los Lagos y en
especial en Chiloé  -que debería
recuperar su independencia
política y administrativa-, los
monopolios del salmón
ganaron y mucho.

Por Juan del Garrote

Mientras en la prensa mercenaria lloraban por sus pérdidas supuestas, a la hora de ponerse serios los amos del sector se felicitaban por sus logros económicos y el monopolio SalmonChile hasta pauteaba el ritmo y la intensidad de algunas de las protestas, incentivadas mediante sus agentes provocadores.

En primer lugar consolidaron su posición en el mercado de exportación, sacando del juego a las empresas más pequeñas, en segundo se metieron en el negocio de la harina de pescado, y en tercero, se están deshaciendo de sus empleados antiguos reemplazándolos por trabajadores más baratos en términos de sueldos.

   

Además, ha quedado al descubierto que los grandes monopolios han incursionado en la industria farmacéutica que surte de químicos al sector, existiendo naturales sospechas que sus productos distan y mucho de ser los más inocuos para la vida marina, pues así salen mucho más bajos sus costos al eliminarse elementos indispensables para una actividad sustentable y, que por el contrario, son altamente tóxicos.

Veamos el caso de SalmonChile que confiesa estar conformado por 49 socios pertenecientes a empresas nacionales y multinacionales, de los cuales 17 son productoras y/o exportadoras de la especie, nueve son pisciculturas y criadoras de ovas, y 22 son proveedores del sector, como laboratorios, plantas de alimentos, fármacos, servicios de logística y equipamiento, transporte, envases y veterinarios, entre otros.

Con estos antecedentes no se necesita la menor paranoia para constatar que estamos frente a un negocio con ribetes ecocidas, ávido de ganancias fáciles y absolutamente irresponsable de sus actos.

Por eso es más que justificada la alarma que existe en estos momentos en la región del Bío Bío, que se encuentra en la mira de estos depredadores en gran escala y que ya están haciendo pesar su respaldo financiero para arrasar con el litoral de Lota al sur.

Incluso los alcaldes de municipios como el de Tirúa, el de Lebu y el de Coronel, están apadrinando el rechazo de sus comunidades a más de setenta proyectos salmoneros que ponen en peligro sus aguas. Y ya veremos que se trata de un tema no exclusivamente de ecosistemas oceánicos. 

                   

Hasta el momento, la Subsecretaría de Pesca recibió 72 solicitudes para cultivo y crianza de salmones en la región del Bío Bío, y del total de proyectos presentados, las comunas de Tirúa, con 11, y Lebu, con 13 peticiones, son las que generaron mayor interés de las empresas.

La directora zonal de Pesca, Lilian Troncoso, confirmó la cifra a emisoras locales y señaló ambiguamente que los diferentes proyectos, y según las dimensiones que estos tengan, deben pasar por el Servicio de Evaluación Ambiental, ya sea con una declaración o con un estudio de impacto. Lo que es demasiado poco para mantener bajo control a estos malhechores ambientales.

La empresa Salmones Caleta Bay, con casa matriz en la región de Los Lagos, presentó en total 28 proyectos para criar salmones, de ellos ocho esperan instalarse en Lebu. Otro permiso lo solicitó Marine Harvest y Mainstream Chile otros cuatro. Estas dos empresas son de las principales culpables de lo que ocurre en Chiloé. El alcalde Cristián Peña, dijo que: “Nos preocupa esta situación. La mayoría de estas salmoneras no generan mucho empleo, sí focos de contaminación”.

Otra envenenadora ¡ojo, de aguas dulces y saladas por igual! Cultivos Marinos Lago Yelcho S.A, solicitó 24 permisos en estas costas, cinco de ellos en Coronel. El alcalde Leonidas Romero, comentó: “Yo no voy a ser partícipe de esto, no lo voy a apoyar ni avalar, respaldando el malestar y preocupación que sienten los pescadores de Coronel, los de la caleta Lo Rojas en especial”, indicó.

En Tirúa, son nueve los permisos que pidió Caleta Bay para la crianza de salmones y dos Lago Yelcho. El alcalde Adolfo Millabur, dijo que harán todo lo que esté a su alcance para evitar la llegada de estas empresas depredadoras.

“La única alternativa que nos queda es resistir a todo evento esa amenaza, que están instalando en la provincia de Arauco la industria salmonera”, aseguró.

Además, se presentaron 24 solicitudes para el cultivo de ostras, choritos y algas, de ellas 13 ya fueron otorgadas y solo tres están operativas, pero se trata de cultivos mucho más sustentables.

En tanto, en La Unión se denunció el peligro de las salmoneras para las cada vez más escasas aguas dulces, sobre sus efectos nocivos de toda clase y la proyección de la contaminación que genera la industria salmonera y se acordó instalar el debate sobre la defensa de ríos y lagos. Los denunciantes son el ecologista Adrián Duffort, el veterinario  Juan Carlos Cárdenas y Patricio Melillanca, encargado de Comunicaciones del Centro Ecoceanos.

La zona está bajo la amenaza de salmoneras y balsas jaulas en el lago Ranco y el río Bueno.

Todo esto bajo la convicción de que en las actuales condiciones es intolerable la industria salmonera y la posibilidad de nuevas crisis, de dimensiones insospechadas.

Una catástrofe no solo económica y comercial -la cual se viene arrastrando desde el 2014-, sino que se trata de una hecatombe sanitaria, ambiental y social, generada por los altos niveles de contaminación orgánica y química existente en las áreas costeras que ocupan los monocultivos industriales de salmónidos. Los cambios oceanográficos y de luminosidad, han gatillado el desarrollo de algas que ha provocado la muerte de aproximadamente 20 millones de ejemplares de esta especie carnívora.

Lo peor es que las elevadas mortalidades de salmones de cultivo, están abriendo otra oportunidad de negocio para estas empresas, al convertirlos en harina y aceite de pescado. Actualmente se han destinado ocho barcos para llevar peces desde las balsas jaulas y los especímenes muertos hacia las plantas reductoras en la región del Bio Bio, según Ecoceanos.

Como el volumen de salmones afectados supera a la capacidad de remoción masiva, el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) debió aceptar que se necesitan otro tipo de medidas más o menos absurdas como llevar a los millones de salmones muertos fuera de las 60 millas de la costa. Se desconoce si existirá un proceso de monitoreo y evaluación sanitaria y ambiental de esta medida de emergencia que transfiere el desastre de la actividad industrial al medio marino.

“Como siempre, los costos que crónicamente viene generando las crisis de la industria salmonera, serán transferidos a los trabajadores (despidos masivos que superarían los 3.000 puestos de trabajo), la salud pública (contaminación orgánica de los cuerpos de agua y áreas costeras) y al medio ambiente marino.

Todo ello con la complicidad de las autoridades”, señaló el Centro Ecoceanos.

Chile es el segundo productor mundial de salmón tras Noruega, con una participación cercana al 35% del mercado. Sin embargo, durante 2015 la producción incrementó en un 30% sus costos debidos a los malos estándares sanitario-ambientales que se practican mientras el valor internacional del pescado disminuía, principalmente el del salmón atlántico, debido a la sobreproducción de la industria local.

Sin embargo, en la prensa comercial y mercenaria, encabezada por La Tercera, se destacaron los “logros empresariales” con la crisis en marcha, citando la consolidación de los monopolios mediante compras y fusiones; el alza de precios por la disminución de la oferta y la apertura hacia nuevos negocios. 

ClariNet